Impresiones

Marvel’s Avengers: jugamos a la beta. Aprendiendo a ser héroe

Jugamos la beta del nuevo título de Crystal Dynamics tanto en su oferta individual como multijugador. Una experiencia que plantea varios interrogantes.

Adentrarse en una producción de alto presupuesto basada en una licencia de Marvel no es una empresa fácil. Son innumerables los intentos fallidos por trasladar este fenómeno cultural al videojuego, acrecentado por el Universo Cinematográfico, que se ve ahora forzado a dar respuesta a esa antología de películas. Crystal Dynamics se ha echado sobre sus hombros esta responsabilidad con un proyecto realmente ambicioso, que quiere ser muchas cosas al mismo tiempo, con los riesgos que esto conlleva si las cosas no terminan de fructificar. Es pronto para saber si Marvel’s Avengers es o no lo que muchos aficionados esperan; no obstante, después de una generosa cantidad de horas jugando a la beta ya podemos adelantar que de ideas va sobrado, aunque no todas se ejecutan de forma satisfactoria.

Para que nadie se pierda, cabe decir que Marvel’s Avengers dividirá su experiencia en la vertiente individual y la multijugador, muchas veces interconectada, un equilibrio que se antoja necesario garantizar de cara a aquellos usuarios que busquen un videojuego de acción palomitero y los que abracen la idea de juego como servicio de la que tanto nos ha hablado el estudio norteamericano. A diferencia de la demostración que probamos en la Gamescom hace ahora prácticamente un año, el resultado ha mejorado. Ya no solo los rostros, algo nimio y que no influye en la experiencia de juego, sino algunas animaciones, movimiento del personaje y la caja de daño, más precisa.

Hablemos de cómo se siente Marvel’s Avengers a los mandos

Esa demo inicial en el A-Day, cuando se produce la catástrofe del Golden Gate Bridge en una San Francisco devastada que culmina con la persecución de los Vengadores y la aparición de los inhumanos, sigue sirviendo a modo de tutorial; es ahí, de hecho, donde comienza esta beta que hemos jugado en una PlayStation 4 Pro. Las sensaciones son notables, pero no tanto como nos hubiese gustado. El control es diferente si manejamos a Iron Man, Capitán América, Hulk, Natasha o Thor, con un complejo y prometedor sistema de mejora de personajes donde el desbloqueo de habilidades es, para que nos hagamos una idea sin desmarcarnos del universo de la casa de las ideas, muy parecido al de Marvel’s Spider-Man. A medida que vayamos completando misiones, encontrando cofres o cumpliendo objetivos, el personaje subirá de nivel de forma numérica —acompañado de estadísticas como daño melee, de medio alcance, defensa y el ataque especial heroico—, un sencillo acercamiento al rol que ya hemos visto en otros referentes como Destiny o Warframe; una herencia que le sienta bien porque se sabe vigente. Es muy claro. Tan claro como ese abanico de opciones del que hablábamos. Una vez abrimos el menú, los puntos de habilidad son la moneda de cambio para desbloquear nuevos movimientos de todas las tipologías disponibles: movimiento sencillo; ataque fuerte; habilidad con el martillo de turno; especial… Es adictivo y alienta a obtener cada mejora porque no influye en parámetros estéticos sino jugables.

El problema tras esta inteligente idea de diseño se encuentra en la experiencia empírica que se ejecuta a los mandos: es un videojuego muy sistémico. No sería justo usar ahora la palabra “repetitivo” porque esto es una beta; queda un largo recorrido por delante en la obra completa que se lanzará este mes de septiembre, pero por ahora esa sensación de agotamiento puede ser palpable desde las primeras misiones, con un esquema muy basado en limpiar la zona de enemigos en entornos cerrados para ir a la siguiente, muy machacabotones, a fin de cuentas, porque la inteligencia artificial está lejos de ser perfecta. Estamos convencidos de que Crystal Dynamics está tomando nota del feedback general tanto de futuros compradores como aquellos que empiecen a jugar esta beta a partir de 7 de agosto, porque es un elemento crucial que puede arruinar la jugabilidad. El título contará con cuatro niveles de dificultad; nosotros hemos afrontado las misiones en nivel Normal para calibrar con exactitud la visión estándar del equipo de Shawn Escayg y Sctot Amos. Las sensaciones son, al menos por ahora, de un título poco desafiante por la mínima oposición de unos soldados en ocasiones deficientes, que no neutralizan, simplemente están ahí esperando ser golpeados por ese enorme monstruo verde. Pesarosa reminiscencia a lo poco malo que tenía Rise of the Tomb Raider (2015).

¿Es el combate satisfactorio? La verdad es que sí, con la salvedad de que esto no es un hack and slash y, por ende, no debe comportarse como tal. Si no, no tendría sentido ese empeño en el menú de habilidades principal y secundario, los accesorios y otros elementos que tienen la voluntad de ofrecer algo distinto, que cuando seas Thor no te sientas Hulk solo que con un martillo.

Kamala Khan, la reina de los piratas

Lo mejor hasta ahora es Kamala. La confirmación de un icono moderno del universo Marvel, la joven heroína de Nueva Jersey de la hornada de los 2010s, es una de las mejores cosas que le han podido pasar a Marvel’s Avengers. La segunda misión (Hero Mission) de historia que hemos jugado, enmarcada tiempo después del A-Day con Hulk como mentor acompañante, es una bastante típica de los juegos de acción en tercera persona. Un entorno inicial lineal donde vamos avanzando entre saltos y recovecos mientras escuchamos en voz de ambos personajes qué ha pasado y qué parece que va a suceder. Funciona, pero lo hace no por lo que se nos está diciendo —esperamos que la historia vaya a más y no se quede en lo mundano— sino por el personaje de Ms. Marvel. Muy bien caracterizado.

Esa inocencia, falta de experiencia y gracia del personaje inicialmente creado por Sana Amanat es parecido al de Tom Holland como trepamuros en los largometrajes de estos últimos años. Aprende sobre la marcha, se siente inexperta y transmite determinación por ser alguien en esa nueva generación de héroes dotados de superpoderes cuando menos surrealistas. En su caso, el polimorfismo, la capacidad de ser una suerte de Monkey D. Luffy o Elastigirl, para los duchos en One Piece o la familia de Pixar. Es seguramente el personaje más divertido de controlar al permitir que el combate de corto alcance se vea acompañado del de medio alcance casi a tiempo real; por no hablar del desplazamiento. Sus brazos, que se estiran como si tal cosa, nos llevarán de un lado a otro de los escenarios donde haya opción de engancharse. Además, estéticamente el diseño de entornos no va a decepcionar a nadie. Un enorme bosque en el Noroeste del Pacífico de América que sirve como puente para encontrar la última ubicación conocida de JARVIS.

De nuevo, somos escépticos con la forma que se lleve a cabo la estructura de las misiones de historia, porque a fin de cuentas en esta concreta (Encontrar Olympia) terminamos apretando una serie de interruptores para dar corriente a una compuerta y resolver el puzle, subimos a lo alto de un edificio para encontrar el objetivo y culmina con el enfrentamiento contra un jefe que tampoco nos dejó muy convencidos. La recurrencia a los quick time events no parece ser demasiado numerosa, pero sí existe y está ahí de forma recurrente, un procedimiento no muy original de terminar las escenas de acción acompañadas de cinemáticas.

Con estas dos misiones individuales con las que comienza la beta de Marvel’s Avengers hemos llegado a varias conclusiones. La primera, que el modo campaña no es un elemento banal sino que hay un propósito argumental real que no se está pasando por alto; aunque está por ver la duración total y cómo se amplía con las subhistorias derivadas de cada uno de los personajes adicionales (como Ojo de Halcón y Spider-Man, este último solo en el ecosistema PlayStation). La segunda, que la exploración será fundamental. El diseño de los escenarios es correcto, especialmente en interiores, con multitud de cofres y desbloqueables de diversa índole. De nuevo, esperemos que no se caiga en un diseño arcaico a estas alturas de generación, porque la idea puede dar mucho más de sí con la base planteada.

Multijugador, un desafío mayor para Crystal Dynamics

Según Crystal Dynamics, con quienes pudimos charlar hace unas semanas en una entrevista por videoconferencia, “Marvel’s Avengers va a ser una experiencia en constante crecimiento” donde la campaña será “solo el principio”. Se lo están tomando al pie de la letra.

Una vez terminada esa segunda misión tenemos ante nosotros lo que podríamos denominar una mesa de operaciones donde seleccionar las misiones y emprenderlas tanto de forma individual como en cooperativo, la HARM Room. Existe matchmaking, afortunadamente, aunque en muchas misiones nos veremos forzados a emparejarnos con el personaje concreto de la misión en ciernes, sin que se repita ninguno. La Hero Mission de Enlaces perdidos nos deja de nuevo una sensación agridulce. Entornos abiertos muy grandes… pero algo vacíos. No entendemos muy bien la necesidad de dibujar parajes tan amplios que, si bien preciosistas y especialmente vistosos a nivel contemplativo, no dejan de ser una forma de alargar en exceso el tiempo que tardamos en llegar al objetivo determinado. Estamos en Rusia, en la tundra, y tenemos que encontrar unos enlaces a través de una misión de defender la zona concreta con varias oleadas de enemigos. El que logre completar esa barra de tiempo antes gana.

Al margen de estas misiones —que insistimos son de historia pero se pueden completar con personajes acompañantes controlados por la IA o por personas reales en línea— tenemos varias Salas de desafíos de HARM, que son una suerte de zonas de entrenamiento en máquinas de realidad aumentada holográfica con oleadas de enemigos. Si lo completamos desbloquearemos una placa identificativa que se podrá usar en la versión final de Marvel’s Avengers.

Finalmente, llegamos a las misiones War Zone, cuya principal diferencia respecto a las cuatro Hero Mission disponibles en la beta es que estas se centran en la historia principal, mientras que las primeras que son espacios mucho más amplios, con énfasis en la exploración, cooperación y, en definitiva, la repetición las veces que sean necesarias hasta que consigamos los objetos más preciados. Por si alguien se lo pregunta, en la beta solo podemos repetir las misiones cooperativas War Zone, no las de historia. Por el momento, hemos participando en varios tipos de misiones de esta tipología. Una de ellas, las Drop Zone, sostienen una estructura mucho más pequeña con un solo objetivo. Ideales para subir de experiencia y desbloquear complementos, cuya cantidad es sencillamente ingente.

Mentalidad de juego como servicio

Aunque parece que el juego cruzado no será una realidad ni a corto ni a medio plazo, Marvel’s Avengers está decidido a intentar llegar para quedarse. No lo tiene fácil, ni por el momento ni por su idea. La competitividad en este tipo de experiencias multijugador es masiva y la compleja tarea de amasar una comunidad activa, fiel, es todo un reto para Square Enix. Tienen la oportunidad de hacer algo distinto y aprovechar el filón del cambio generacional. Si logran nutrirlo de contenido de forma constante y dan respuesta a las peticiones de los usuarios, que no se van a conformar con el grindeo clásico —hay muchas víctimas en el camino durante estos últimos años—, podemos estar ante un título del que seguir hablando dentro de dos o tres años. Existen elementos que nos invitan al optimismo, mientras que otros nos han dejado fríos. Queremos algo nuevo y distintivo de este título, no una amalgama de ideas ya conocidas. Toca esperar al resultado final para ver si colma o no nuestras expectativas. El potencial está ahí.

Ahora bien, cualquier fan de Marvel tiene la tarea de al menos probar Marvel’s Avengers porque el ejercicio de traslación de Crystal Dynamics respeta la licencia original. Esto es muy importante y no tiene pinta de que se vaya a fallar a ese respecto. El peligro de querer abarcar mucho y no llegar finalmente a nada es su mayor contingencia, pero las sensaciones son mucho mejores que hace unos meses. Tienen las herramientas, tienen la licencia y cuentan con un equipo sobrado de experiencia.

Marvel’s Avengers se pondrá a la venta el próximo 4 de septiembre en PS4, Xbox One, Google Stadia y PC. Próximamente se lanzará una versión de PS5 y Xbox Series X que llegará tan pronto como ambas consolas se pongan a la venta. Además, quienes compren las versiones de la actual generación de Sony y Microsoft se llevarán gratuitamente la edición digital de nueva generación.

Marvel's Avengers

Marvel's Avengers, desarrollado por Crystal Dynamics junto a Eidos Montreal y editado por Square Enix para PC, PlayStation 4, Xbox One y Stadia, es una aventura de acción basada en el popular grupo de superhéroes de Marvel. Marvel's Avengers comienza en el A-Day, en el que Captain America, Iron Man, Hulk, Black Widow y Thor están celebrando la inauguración de un cuartel general de alta tecnología de los Avengers en San Francisco, incluida la revelación de su propio helitransporte que funciona con una nueva fuente de energía experimental. La celebración se torna mortal cuando un accidente catastrófico da lugar a la destrucción masiva de la ciudad. Tras ser culpados de la tragedia, los Avengers se separan. Cinco años después, con la ilegalización de los superhéroes y el mundo en peligro, la única esperanza es reunir a los héroes más poderosos de la Tierra.

Marvel's Avengers