El erizo azul

Los 10 mejores juegos de Sonic

Repasamos los títulos más destacados a lo largo de estas décadas de la mascota de SEGA, que vuelve a estar de actualidad.

Sonic ha pasado por todo tipo de momentos. De ser uno de los iconos más importantes del mundo del videojuego a vivir en el ostracismo, en medio de juegos que no hacían justicia al nombre que se había forjado en los noventa. Pero SEGA y el Sonic Team nunca han tirado la toalla, y en los últimos años el erizo azul ha protagonizado juegos de primer nivel, demostrando que tiene mucho por ofrecer. Con la llegada de Sonic La Película a los cines, nos disponemos a repasar los mejores videojuegos del erizo más famoso del mundo.

10. Sonic Generations (2011)

Para celebrar el vigésimo aniversario del erizo azul, Sega nos sorprendió a todos con un juego que mezclaba con maestría las dos vertientes de la franquicia. Por un lado, teníamos al Sonic tradicional de los 16 bits, en divertidísimas fases de plataformas en 2D. Por el otro, teníamos al Sonic moderno, más esbelto y con secciones de velocidad frenéticas y alocadas. La mezcla funcionó muy bien en un título que homenajeaba fases clásicas, personajes e incluso melodías atemporales de los juegos anteriores. El mejor regalo de cumpleaños posible.

9. Sonic Adventure (1998)

A pesar de no ser el primer Sonic completamente en 3D (puesto que el personaje ya se había dejado ver tridimensionalmente en Sonic Jam y Sonic R), sí que se trata del primer juego en el que la mascota de Sega brilló de verdad en una nueva dimensión. Sonic Adventure se convirtió en un clásico instantáneo gracias a su sistema de juego variado (en el que cada personaje tenía su propio sistema de control y habilidades), a una trama muy interesante y a unas fases que resultaban espectaculares para la época. Los ports posteriores no hicieron justicia a esta gran aventura del erizo azul.

8. Sonic Adventure 2 (2001)

Tras el gran éxito de la primera parte, Sega tenía muy difícil subir el listón. No obstante, consiguieron que Sonic volviese a estar en boca de todos apenas un par de años después, gracias a una aventura aún más grande en la que se nos presentaban personajes que se convertirían en emblemáticos de la franquicia, como es el caso de Shadow. Seguía la línea marcada por Sonic Adventure y vivíamos la trama de varios personajes, pero todo era más grande y espectacular, además de estar más pulido. Aunque salió en el ocaso de Dreamcast, tuvo ocasión de redimirse en GameCube.

7. Sonic Advance (2002)

Fue uno de los Sonic que más expectación causó antes de su lanzamiento, ya que era el primer juego completamente original de la franquicia que se estrenaba lejos de las plataformas de Sega. Y se demostró que GameBoy Advance era la plataforma perfecta para recuperar la esencia de los juegos tradicionales del erizo azul en los 16 bits, con un título de plataformas basado en superar niveles 2D a lo largo de nueve fases fácilmente reconocibles por los amantes de la franquicia. Con cuatro personajes para elegir, era un juego que dejó grandes sensaciones y sigue siendo muy disfrutable a día de hoy.

6. Sonic & All-Stars Racing Transformed (2012)

Aunque no es un juego de Sonic al uso, porque salen numerosos personajes, escenarios y juegos de Sega, no pudimos resistirnos a incluir este spin-off en la lista. No en vano, es un título muy divertido, con infinidad de posibilidades y que da pie a partidas multijugador frenéticas, intensas y espectaculares. Todo ello, en un espectáculo técnico que es una carta de amor a todas las grandes obras que nos ha regalado Sega a lo largo de los años, aunque con Sonic como elemento central del plantel. En su momento, llegó incluso a mirar a la cara al mismísimo Mario Kart, lo cual son palabras mayores.

5. Sonic 1 (1991)

El juego que dio origen a la leyenda. Es el juego más sencillo de todos los que ha protagonizado el erizo azul hasta la fecha: recoger anillos, saltar, acabar con Robotnik y avanzar de fase en fase. No obstante, tiene matices que hacen que la experiencia sea única y muy especial, ya sea la velocidad frenética de Sonic (y lo bien que juegan con ella para combinar fases veloces con otras más pausadas en las que el propio erizo se impacienta cuando tiene que esperar a una plataforma) o la peculiaridad de que cada fase tenga varias rutas diferentes y oculte un sinfín de secretos. Casi 30 años después, sigue siendo una delicia disfrutar de este juego, que no ha envejecido nada.

4. Sonic 2 (1992)

La segunda parte de las aventuras de Sonic eran un juego más grande, más largo y mejor, con la presentación en sociedad de Tails, un salto técnico bastante notable (con algunos diseños de niveles, enemigos y personajes realmente espectaculares) y nuevos movimientos y objetos que dotaban a la experiencia de una mayor profundidad. Si la primera entrega fue un éxito, Sonic 2 fue el juego que asentó al erizo azul en la cultura popular como uno de los mayores iconos de la industria del videojuego.

3. Sonic 3 (1994)

El lanzamiento de Sonic 3 tuvo lugar por todo lo alto, tal y como se merecían tanto el personaje como una obra de este calibre. Aparte de poder jugar con Sonic o con Tails, el juego nos presentaba al emblemático Knuckles, el guardián de las esmeraldas al que Robotnik engañó para que no dejase de ponernos trabas en el camino. Sonic 3 exprimía al máximo el potencial de Mega Drive con una búsqueda constante de espectacularidad, ya sean mundos imposibles, efectos gráficos impactantes, entornos llenos de vida y de color o situaciones de lo más variopintas. Un juego que en su momento parecía imposible en 16 bits y al que el tiempo ha tratado muy bien, por lo que sigue siendo un imprescindible para los amantes de las plataformas en 2D.

2. Sonic CD (1993)

Poco se puede decir que no se haya dicho ya con ese título. A pesar de haberse visto limitado en su momento por haberse lanzado en Mega CD, esta joya atemporal ha gozado del reconocimiento que se merecía por parte de la prensa y, con el tiempo, de los usuarios, hasta el punto de que no acabó cayendo en el olvido y suele ser de los títulos favoritos de los aficionados. Un juego que explotaba Mega CD muy bien, con giros de cámara imposibles para transmitir la sensación de velocidad y mareo del erizo azul, carteles para viajar al pasado al futuro, unas impresionantes secuencias de animación obra de Toei Animation y la presentación de personajes tan carismáticos y atemporales como Amy Rose o Metal Sonic. Sin duda, un juego inolvidable.

1. Sonic Mania (2017)

Resulta cuanto menos curioso que el mejor juego de Sonic en muchos años, y posiblemente el mejor juego en general de la franquicia, nazca de un simple aficionado. Una muestra de que cuando el aficionado le tiene tanto cariño a una licencia, si cuenta con el apoyo de la compañía responsable de la misma, se pueden hacer grandes cosas. Sonic Mania nos lleva de vuelta a los tiempos de los 16 bits, con gráficos reciclados, muchos entornos conocidos, la misma jugabilidad e infinidad de homenajes a los Sonic tradicionales. Pero, al mismo tiempo, nos presenta efectos gráficos imposibles en Mega Drive, nuevos modos de juego, nuevas posibilidades jugables... De toda la historia del erizo azul, muy pocas obras destilan tanto amor por el personaje como este Sonic Mania que, sin que te des cuenta, consigue atraparte de principio a fin.

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...