Sonic & All-Stars Racing Transformed
Sonic & All-Stars Racing Transformed
Carátula de Sonic & All-Stars Racing Transformed
  • 8

    Meristation

Sonic & All-Stars Racing Transformed

Javi Andrés javi__andres

Sega vuelve a reunir a todos sus nombres propios y montarlos en karts, ahora también con transformaciones en aviones y lanchas. La jugabilidad de siempre recorre circuitos cargados de nostalgia como Golden Axe o Samba de Amigo. Tierra, mar y aire para un producto excelente pero poco innovador y algo desaprovechado en cuanto a modos y extras.

Sega tiene muchísimas IPs súper queridas y ya hoy de culto. Desde Shenmue hasta Jet Set Radio, Shinobi, Crazy Taxi, Panzer Dragoon, Skies of Arcadia o Nights. Sonic & All-Stars Racing Transformed presenta una plantilla de más de dos docenas de personajes (algunos descargables) reunidos para correr otra vez, como hace dos años, en emocionantes pistas vertiginosas que ya no solo van por carretera. Este segundo Sonic & Sega All-Stars tiene como principal novedad la transformación de los vehículos, pero también elimina la mención "Sega" de su nombre ya que en su baile de recuerdos incluye auténticas figuras del momento, como Ralph del nuevo largometraje de Disney ¡Rompe-Ralph! o una versión caricaturizada de la piloto de la NASCAR Danica Patrick, estrella que ha servido a Sega para promocionar el juego con la intención de demostrar que el mundo del motor también puede respetarlo, no es para menos, tiene a parte del equipo de Project Gotham Racing detrás. Xbox 360, PlayStation 3, 3DS y PSVita reciben hoy el que es el mejor título de karts del año, por encima de la propuesta de Little Big Planet Karting o la de Fórmula 1 Race Stars. También será un título de lanzamiento de Wii U.

La cuestión en un género como éste, con muchísimos Mario Kart dominando el mercado y propuestas de todo tipo en todas las plataformas, es saber innovar y diferenciarse lo suficiente como para no quedar en un producto de licencia que, en definitiva, sea más de lo mismo, con las armas de siempre y estilo de pistas para 12 corredores donde la sorpresa no impera. Sonic & All-Stars Racing Transformed sabe hacer precisamente lo contrario, sabe entusiasmar con sus 26 cirucitos, cada uno dedicado a una saga clásica de Sega entre las que hay nombres ya casi pretéritos, como After Burner, Golden Axe o Samba de Amigo. Y aquí residen las mejores referencias y guiños, incluidos remixes de las canciones originales o atajos que disparan una fase de bonus que nos lleva hasta el formato de aquellos juegos. Por desgracia, no hay una abundante galería de extras o desbloqueables que acompañara este repaso por toda la historia de Sega salvo más de 100 pegatinas. Se podría haber aprovechado para incluir bocetos, artes, músicas y demás material nostálgico como accesorio a ir obteniendo, y ni rastro, los recuerdos se quedan en los diseños de los circuitos y corredores.

¿Es una lancha?, ¿es un avión?

Transformed dado a que todos los vehículos se adaptan a cada terreno, mar y aire además de tierra. Mutan de forma automática, y aunque el gameplay no cambia demasiado y hay que seguir una ruta marcada con señales luminosas y otros recursos, lo cierto es que estos "saltos" a superficies más abiertas le dan un toque de distinción magnífico, por ejemplo pudiendo movernos en el aire también hacia arriba y hacia abajo, con sencillísimo manejo desde el stick izquierdo del mando o en el agua con unas físicas cambiadas que dan sensación de manejar una zódiac a toda velocidad. Hay cambio en las sensaciones, pero no es tan acusado como para hablar de 3 experiencias radicalmente diferentes. A medida que avanzamos en los circuitos y la cosa se complica, los escenarios van intrincando su arquitectura e incluyendo más tramos por mar o aire, alejándose de los karts e incluso deformando en la segunda o tercera vuelta la pista original para abrir nuevos caminos o secciones especiales. Es muy espectacular en pantalla ver cómo se derrumba una carretera y obliga a los coches a transformarse en aviones para no tocar la lava, o que una ola gigante inunde todo el circuito pasando los vehículos a su forma de lancha.

Esto crea situaciones muy interesantes, como que los que vayan primero no sean arrastrados por estas deformaciones del escenario y se puedan beneficiar, o que el último vea como se le ponen ante sí atajos que lo devuelvan a las posiciones dominantes de la carrera. Está todo absolutamente bien medido y se crea la sensación de que cada circuito en realidad es un vasto escenario con un montón de caminos y mutaciones totalmente ingame que llenan de emoción cada encuentro y nunca dejan claro quién va a ganar, pues todo puede pasar. Además, la diferenciación plena entre unos y otros corredores y las formas de sus vehículos hace que quien tiene ventaja sobre ruedas la pierda sobre agua, o quien pese poco para irse demasiado en las curvas al derrapar a cambio sea una pluma para aprovechar corrientes de aire. Y todo ello con un reparto de atributos para cada corredor muy lógico y característico de la personalidad y físico del personaje, siendo Robotnik o Ralph muy pesados mientas que el macaco Ai-Ai de Super Monkey Ball o Sonic son auténticas sabandijas ágiles y poco pesadas.

En relación al primer Sonic & Sega All Stars Racing nos encontramos también con que los circuitos son mucho más arriesgados, más vertiginosos en su concepción arquitectónica pero igual de accesibles para todo tipo de públicos, pues este juego es muy consciente de que atraerá también a usuarios ocasionales, encontrando un perfecto equilibrio para saber divertir a los asiduos a la vez que a los novatos. Loopings, curvas con peralte, saltos, lava, derrumbamientos, casillas de turbo, tirabuzones.... hay un abanico de elementos tan amplio para poner en juego por dónde transcurren las carreras que a menudo se llega a tener la sensación de estar jugando a un completo plataformas. También toda la gama de potenciadores y armas se ha visto ampliada, aunque sigue sin haber grandes sorpresas en este sentido, encontrándonos con los tradicionales disparos persecutorios y en línea recta, turbos, disparos inevitables para los primeros puestos, bombas de área o trampas que arrojar y dejar para quien venga detrás. Nada nuevo, pero ninguna ausencia ni escasez.

Desbloquear toda la gama de variados circuitos por primera vez no es una tarea especialmente duradera en Tour Mundial -su modo principal-, y más si se controla el derrape + turbo característico de los títulos de karting para las curvas o se sabe emplear bien los objetos, con los que el jugador que venga del anterior estará ya totalmente familiarizado y el nuevo tampoco tardará en interiorizar qué es y cómo se comporta cada item recogido por el escenario. Es muy importante también aquí saber encadenar los turbos que hay en el escenario, pues son realmente propulsores y casi siempre hacen ganar posiciones. Crucial también ir conociendo bien todos los secretos y caminos, para beneficiarnos de atajos o saltos que nos hagan ganar velocidad, estar en el aire es determinante para alcanzar las máximas velocidades. Hay pruebas contrarreloj, 1 conta 1, jefes finales, recogida de items.... Todo esto genera una profundidad de juego notable para quien esté acostumbrado al género, aunque en el resto de modos no se puede decir que se haga tan competitivo como Mario Kart 7, por ejemplo, aún muy presente en la escena de la conducción arcade online.

Online sobre ruedas

Halo o Call of Duty han sido algunos de los nombres tenidos en cuenta por Sumo Digital, su desarrolladora, para crear la experiencia multijugador de este título. Ahí es nada, se han cogido dos de los referentes del multiplayer en consolas, y realmente se han generado los suficientes modos y configuraciones como para que los hasta 10 jugadores que pueden darse cita en una misma competición sientan que tienen ante sí un buen modo en línea. Claro está, no se alcanza el nivel de los mencionados en personalización o modalidades de juego, pero añadidos como las batallas todos contra todos a lo Destruction Derby y Twisted Metal, o las carreras donde no solo basta con llegar primero son buenas incorporaciones para un sistema que además permite partidas a pantalla partida para hasta cuatro jugadores. Se le echan algunos puntos en falta -por ejemplo customización de los coches con perks piezas especiales- para llegar a contener un modo online sobresaliente, pero no se debe pasar por alto como ejemplo radical en esto de los karts, pues sabrá dar mucho juego durante semanas y es bastante adictivo y anima a seguir mejorando y obtener más puntos, experiencia y victorias.

Además de estos modos, existe por supuesto la posibilidad de recorrer las pistas contrarreloj en el modo Crono, practicar y explorarlas a fondo en Carrera Única o completar todas las misiones opcionales para conseguir todas las pegatinas y coches de los personajes. Quizá alguna modalidad de juego más, o algo rompedor le hubiera sentado de maravilla para hablar de un imprescindible del género o mayor sorpresa, pero se ve que Sega ha querido apostar por lo seguro y tirar de modos bastante clásicos, eso sí, muy útiles para ir familiarizándonos con las pistas antes de entrar en el concurrido y sí más exigente online, ya no tan apto para novatos.

Rápido como Sonic

La sensación de velocidad y robusta fluidez gráfica son las mejores partes de un apartado visual también notable, al que solo se le pueden criticar los altibajos en poligonado de algunos escenarios, como el menos detallado Samba de Amigo, o las animaciones tan similares entre protagonistas para según qué acciones. Tampoco destaca en físicas realistas, pero éstas no son exigibles, pues la esencia arcade y espectacularizada de todo el título se consigue precisamente con esos pocos pesos para casi todos los corredores, vehículos o cápsulas de item que se atraviesan con fuerza. A partir de aquí, el colorido o las texturas de paredes y suelos juegan muy en favor de un motor gráfico que se ha sabido llevar perceptiblemente a más desde el anterior episodio, con más fuerza en todo lo que presenta, sombas, efectos llamativos, ritmo de dibujado, ausencia de popping...

Y lo sonoro no se le queda atrás. Empezando por una BSO memorable que recorre gran parte de la historia de Sega y remezcla los temas de los juegos o añade efectos FX originales -incluso con estilo MIDI- de cada saga, también se da cabida a un doblaje al castellano digno, para nada sobresaliente, pero que se comporta muy bien si podemos equiparar el título a dibujos animados, con este tipo de voces para los corredores. Cada circuito tiene total identidad gracias a la caracterización o traslado que se hace hasta el título que lo ambienta en cuestión. También los efectos para las armas, los motores a mayor o menor velocidad, los derrapes y las frases de los protagonistas acompañan esta notable producción de audio.

LO MEJOR

  • Muchos circuitos, cada uno de una serie y totalmente llenos de referencias.
  • Colorista, rápido y sólido visualmente.
  • Las pistas mutan a cada vuelta, haciéndoles ganar variedad.
  • Total contraste entre los corredores y sus vehículos, cada uno con sus características.
  • Su precio, 39,95 euros.

LO PEOR

  • Aprovechando tal reunión de sagas memorables, podrían haberse incluido extras y coleccionables.
  • Las transformaciones no aportan tanto como podrían a la jugabilidad.
  • Se echa de menos algún modo sorprendente o nuevo.

CONCLUSIÓN

Parecía que no se iba a poder volver a hacer un título tan destacable como fue Sonic & Sega All-Stars Racing. Esta segunda parte es todavía mejor, los dos años que han pasado entre uno y otro no han relajado a la división Sumo Digital encargada de este nuevo Transformed, mucho más ambicioso y con intenciones que el original. Las carreras con transformación de los circuitos en plena marcha y los vehículos adaptándose a las situaciones son una estupenda idea para el género del karting, aunque no se pueda considerar una revolución ya que en realidad todo sigue parecido (solo con cambios físicos y ciertos controles) por aire o agua. Buen plantel de corredores y de circuitos llamando en todo momento a la nostalgia son las señas de amplitud de su propuesta, que si se viene de otros no sobresale pero contemplada de forma individual está muy bien llevada, también en lo técnico. Desde Jet Set Radio Future a Golden Axe, la historia de Sega se monta en estos transformables, preparada para correr en los recuerdos de muchos veteranos, o ser toda una sorpresa para los recién llegados a este ocio. Sonic vuelve a coronarse, rápido y divertido. Y todo por un precio que es poco más de la mitad de lo que valen normalmente los juegos, sin llegar a los 40 euros.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.