Noches en Kamurocho

Los mejores juegos Yakuza, un repaso al trabajo del Ryu Ga Gotoku Studio

Repasamos cuáles son los mejores juegos de la saga Yakuza y todo el trabajo del Ryu Ga Gotoku Studio con las entregas principales y spin offs.

Hubo una época en la que veíamos desde la lejanía la sucesión de lanzamientos del Ryu Ga Gotoku Studio. Su periplo por Occidente no fue el deseado, con dos entregas que pasaron sin pena ni gloria por nuestro país. Tras el bache en PlayStation 2, SEGA se replanteó la estrategia a seguir fuera de su mercado. Reino Unido y Estados Unidos eran los únicos bastiones que le permitían seguir creyendo en que algo se podía hacer, pero poco a poco se fue apagando la luz.

Yakuza 3 llegó en una excelente edición básica plagada de extras, aunque con él comenzaría la localización de textos íntegra en inglés (sin obviar la censura de varios de sus contenidos); Yakuza 4 siguió su estela un año después de su lanzamiento en Asia. En ese punto, la confianza se quebró. En 2012 los usuarios japoneses disfrutaron de una quinta entrega efervescente. Sin embargo, a nosotros nos llegó tres años después en formato digital. Ese marco de tiempo propició una sequía difícil de paliar para quienes seguían las andanzas del Dragón de Dojima.

Afortunadamente, en esta generación vivimos la vuelta de la marca por la puerta grande. Desde la precuela, poco a poco hemos ido recibiendo todos los nuevos trabajos, incluso aquellos fuera de la rama principal, como Fist of the North Star: Lost Paradise y Judgment (a falta de los basados en la Japón feudal). El esfuerzo por haberlo devuelto a este lado del planeta parece haber tenido su recompensa, a tenor de la The Yakuza Remastered Collection que recibiremos este febrero, que incluye la remasterización completa de Yakuza 3, Yakuza 4 y Yakuza 5, junto a una carátula de PS3 con la portada de este último, guiño directo a los fans que se mantuvieron fieles en su día.

Por ello, desde MeriStation hacemos balance de las mejores entregas de la franquicia. Lo dividiremos según nuestro criterio. Priorizaremos en los numerados y cerraremos con los destacados externos. Visitamos Kamurocho en formato texto.

7º- Yakuza 3, canciones desde Okinawa

SEGA ha tenido la costumbre de iniciar las generaciones de consolas con una entrega a modo de spin off. En el caso de PlayStation 3, Ryu Ga Gotoku: Kenzan! ocupó su lugar en 2008. Sin embargo, un año después, el Kiryu que todos conocemos desembarcaba oficialmente con una extensión del trabajo cosechado en su antecesora, aunque todavía debía mejorar en la parcela jugable, sobre todo el combate.

El salto se tradujo en un juego que hacía la navegabilidad por el escenario más accesible, tanto por el control como por lo detalladas de las zonas explorables frente a lo logrado en PS2. Ese inicio en el orfanato Sunshine es una de las fotografías más importantes de la historia de la saga. Un marco que Kazuma, al convertirse en adulto, le marcaría para siempre. Okinawa nos dejaba la posibilidad de visitar el barrio de Ryukyu, además de los atardeceres infinitos de sus playas junto a Haruka y el resto de niños.

6º- Yakuza 4, después de la tempestad…

Yakuza 4 inició la senda que continuaría el cinco. Varios personajes jugables se mezclarían en la historia de Kazuma-san para desarrollar varias tramas que desembocarían en un mismo lugar. En él podemos ver su progreso personal hacia las responsabilidades que le ha tocado tener.

Es, junto al original, el único Yakuza en el que se los hechos ocurren únicamente en Kamurocho. No existe ninguna otro mapa más allá del barrio. Para ello, la solución que se encontró fue añadirle nuevas zonas por los edificios, como aquellos tejados que más de un fan recordará. Estar entre Yakuza 3 y Yakuza 5 le hizo no tener la fuerza necesaria para trascender como producto único.

5º- Yakuza 6: The Song of Life, el adiós de un padre

El estudio cerraba la trama de Kiryu con un título con sabor a nueva generación. Sería el primero en disfrutar de las mejoras del Dragon Engine, un motor adaptado a PlayStation 4 capaz de aportar mejoras técnicas que impactaban de lleno en la jugabilidad. Nunca antes pasear por Kamurocho había sido tan estimulante por la ausencia de tiempos de carga en interiores y las transiciones de los combates.

Lo apasionante del arco argumental contrasta con un contenido secundario escaso para lo que estamos acostumbrados dentro de la corriente moderna. Ya sea por los recursos en el motor gráfico o por la introducción de doblaje completo en cada una de las tramas secundarias, la otra gran parte de la experiencia Yakuza se vio, en parte, comprometida. Pese a ello, su oferta ofrece las cotas de calidad que se le exigen. No fue la despedida soñada, pero sí un gran adiós.

4º- Yakuza | Yakuza Kiwami, contigo empezó todo

Nos vamos a los orígenes, donde todo comenzó. En 2020 se cumplen 15 años desde que un “yo contra el barrio” japonés desembarcara en nuestras consolas. Tiempo después, la versión original (que tuvo una remasterización HD en Wii U y PS3, solo en Japón) se siente hoy día difícil de digerir. Ya no solo hablamos de los trucos técnicos para desplegar un mundo abierto como aquel, sino por la forma en la que ha envejecido el esquema jugable.

Esos fantasmas se disiparon en un remake con todas las letras. Yakuza Kiwami llegó en 2018 para cambiar por completo la forma en la que le recordábamos. El registro se actualizó al motor utilizado durante la transición intergeneracional entre PS3 y PS4, lo que nos brindó 60fps y 1080p en la actual consola de Sony. Si tuviésemos que definirlo, sería “una experiencia acotada”. No es el Yakuza más largo, ni tampoco el que más contenido tiene; todo está comprimido para ofrecer diversión directa, al mismo tiempo que establece una narrativa madura. Por no hablar de las conexiones con la precuela, Yakuza 0, exclusivas de esta edición.

3º- Yakuza 2 | Yakuza Kiwami 2, la guerra entre mafias

La rivalidad con Ryuji Goda es legendaria. La Alianza Omi siempre ha sido un obstáculo para los intereses del Clan Tojo y el resto de organizaciones a este lado de Japón. Yakuza 2, quizá por su naturaleza de continuación, complementa la vida personal de Kiryu junto a la disputa contra Goda, el hijo del presidente de la primera en discordia. El ritmo vertiginoso de la aventura principal es una de sus señas de identidad.

Tras el lanzamiento de The Song of Life, el remake de Yakuza 2 se benefició de los elementos mejorados del Dragon Engine, sobre todo en cuanto a rendimiento se refiere. El combate desechó los estilos vistos en anteriores entregas para adaptarse a una mezcla entre la vertiente clásica y la modernidad. Sin olvidarnos de los minijuegos, en los que destacan el creador de clanes y la vuelta del club de anfitrionas. Una zona de Osaka se añade como contenido inédito.

2º- Yakuza 5, en la variedad está el gusto

Una de las críticas que sobrevuelan a Yakuza 4 y Yakuza 5 es la dificultad en algunas ocasiones de seguir el hilo argumental. El salto entre personajes hace que las tramas que brillan queden en pausa durante varias horas de juego, lo que lastra el conjunto narrativo. Eso sí, llega un punto en el que todas las tramas explotan a la vez, lo que deja una recta final de auténtico vértigo.

Es en la variedad donde saca su verdadero músculo. En él podemos visitar hasta cinco mapas diferentes: Sotenbori (Osaka), Kamurocho (Tokyo), Kineicho (Nagoya), Nagasugai (Fukuoka) y Tsukimino (Sapporo), cada uno con actividades dependiendo del personaje que manejemos. Por ejemplo, Kiryu podía competir en circuitos urbanos en su flamante taxi, mientras que Taiga Saejima podía verse envuelto en cazas de osos en medio de un bosque nevado. Casi nada. Es de los más completos de toda la saga.

1º- Yakuza 0, el brillo del neón ochentero

Para nosotros, Yakuza 0 es el mejor trabajo del Ryu Ga Gotoku Studio. Es más que una precuela, es una ventana en la que se humaniza a los rostros que hemos visto durante más de una década. Goro Majima, un auténtico lunático sin escrúpulos, se le dibuja como una persona que lleva consigo el peso de su pasado. Esa transición entre la lógica y la sinrazón hace que al volver a sus secuelas le veamos con otros ojos. También se hace hincapié en la amistad entre Akira “Nishiki” y Kiryu-san, una relación que va más allá de la frialdad que muestra con él en el original.

La cantidad de misiones secundarias, actividades y horas de conversación hace que para completarlo se necesiten más de cien horas. Solo la gestión del club de anfitrionas y la lucha inmobiliaria en Kamurocho nos puede tomar más de cuarenta horas. Es una auténtica locura el nivel de calidad a la que llegó el estudio con él. Un juego que entra en el top 10 de la presente generación.

Mención especial: Kenzan! | Ishin!

¿Os imagináis Kamurocho sin asfalto y con las típicas haciendas japonesas de mediados del siglo XIX? Los spin offs Ryu ga Gotoku: Kenzan! y Ryu ga Gotoku: Ishin! muestran una imagen de la saga diferente, a la par de familiar. Pese a que no han salido de Japón, en internet existen varías guías paso a paso donde conocer qué hacer en cada momento para todos aquellos menos duchos con los kanjis.

El estilo de combate es peculiar, pues fusiona el combate de katanas con el hacer de las armas de fuego, por no hablar de los puños cuando la situación lo requiere. Revólveres y fusiles de pólvora son herramientas comunes, y en ambas obras podemos ver varios de los inicios de ciertos minijuegos que luego pasarían a las entregas principales, como la pesca o el reclutamiento de guerreros en el clan.

Spin offs, entre detectives y héroes del manga

El Ryu Ga Gotoku Studio ha tenido la oportunidad de experimentar lejos de las consolas de sobremesa. Durante la época de PSP, llegaron dos proyectos externos pensados para portátil, como Kurohyō: Ryū ga Gotoku Shinshō y Kurohyō 2: Ryū ga Gotoku Ashura-hen. Desarrollos que se hicieron en colaboración con Syn Sophia. Por otro lado, en PS3 recibimos Yakuza: Dead Souls, en el que la lucha de clanes se dejaba a un lado para intentar sobrevivir al apocalipsis zombi. Los tanques asomaron por Kamurocho en aquella ocasión. No fue el mejor trabajo de la compañía.

Fist of the North Star: Lost Paradise seguía las raíces de la fórmula básica, aunque el spin off más aclamado por su público ha sido el recién llegado Judgment. La aventura detectivesca es especial por varias razones. Es el primer título del estudio tras el Yakuza original en el que los textos están localizados al castellano. Por otro lado, la creación de un nuevo elenco de protagonistas sirvió para que el mundo del crimen organizado se viera desde un punto de vista completamente diferente, lo que enriquece todavía más la percepción del universo Yakuza.

Siguiente estación, Yakuza: Like a Dragon

En el mercado asiático ya disfrutan de la nueva etapa capitaneada por Ichiban Kasuga. Pese a que está confirmada su llegada a Occidente en algún punto del 2020, todavía desconocemos la fecha exacta en la que ver qué tal le sienta el cambio de enfoque. Recordemos que deja de lado la acción cuerpo a cuerpo para basarse en un combate por turnos al más puro estilo JRPG.

A través de este enlace puedes comprobar nuestra cobertura hasta el momento. Si bien los usuarios de PS4 cuentan con toda la franquicia, los usuarios de Xbox One recibirán próximamente Yakuza 0, Yakuza Kiwami y Yakuza Kiwami 2, entregas que ya están disponibles en Steam.

Yakuza: Kiwami

Yakuza: Kiwami es un remake de la aventura de acción original Yakuza de PlayStation 2 a cargo de Sega para PlayStation 4, PC y Xbox One con notables mejoras gráficas. Conviértete en Kazuma Kiryu, un integrante de la yakuza que asume la culpa por el asesinato de un jefe del crimen organizado. 10 años después, sale de la trena y se encuentra un mundo muy distinto al que dejó.

Yakuza: Kiwami

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...