NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Barcelona

La resistencia de Piqué

El capitán sabe que parte como el quinto central, pero está seguro de que revertirá la situación y acabará siendo clave. Ni se plantea marcharse esta temporada.

Actualizado a

Gerard Piqué afronta a sus 35 años su decimosegunda temporada en el Barcelona consciente de que es la más complicada desde que regresó al club donde se formó el año 2008 tras su fichaje por el Manchester United cuando era un juvenil. A pesar de ser uno de los capitanes del equipo, el jugador es consciente de que iniciará el curso como el quinto central de la plantilla y que deberá ganarse un puesto que desde hace muchos años se le daba por seguro.

La llegada de Jules Koundé y de Andreas Christensen este curso, sumadas a la de Eric Garcia la temporada pasada y la confirmación de Ronald Araújo no desaniman al veterano futbolista que confía en su capacidad para acabar siendo una pieza importante en el equipo tal y como ha sucedido siempre. No obstante, este año, la cosa pinta más complicada.

Gerard jugó la temporada pasada 39 partidos con el Barcelona y su rendimiento estuvo marcado por las lesiones. En agosto se lesionó en el gemelo y estuvo un mes fuera de los terrenos de juego, noviembre estuvo 10 días parado por una lesión muscular, pero fue en abril cuando empezó su calvario con los aductores que le hicieron perderse los últimos partidos de Liga y que le han mermado en este inicio de pretemporada, en la que no ha estado al ritmo del resto de sus compañeros.

En esta pretemporada Piqué no jugó ni un minuto en los dos primeros partidos del Barcelona ante el Olot y el Inter de Miami y sólo disputó 28 minutos contra el Real Madrid y la Juventus. Sólo ante el NY Red Bull pudo jugar 45 minutos. Esta suma le convierte con 101 minutos jugados en uno de los jugadores menos utilizados por Xavi en esta pretemporada sólo por delante de Pablo Torre, Pjanic, Abde, Collado, Casadó y Arnau Tenas. Una situación extraña para el central.

Más allá de su lesión, Piqué ha sido centro de la polémica también por aspectos extradeportivos. El anuncio de su separación ha tenido un efecto sorprendente en los fans que han asistido a los partidos del equipo blaugrana en los Estados Unidos, donde Piqué fue abucheado por una parte del público por raro que parezca.

A esta circunstancia se une la postura del técnico, que le pidió a finales del curso pasado que se centrara más en el equipo y no se distrajera con sus múltiples proyectos empresariales o personales.

Ante esta circunstancia, Piqué está meditando dar un paso al frente antes de que empiece LaLiga que reafirme su compromiso con el equipo. Es consciente de que es uno de los jugadores que más gana a pesar de haberse rebajado el sueldo el año pasado para poder inscribir a Eric y a Memphis. Lo que está claro es que Gerard no se va a rendir fácilmente.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?