LEGANÉS

En Nesyri, un año después

La traumática salida del ariete marroquí al Sevilla se selló oficialmente el 16 de enero de 2020. Ahora, justo doce meses después, se cita con el Leganés en Copa del Rey.

En Nesyri, un año después
JUAN AGUADO DIARIO AS

El Leganés podría reencontrarse con Youssef En-Nesiry justo un año después de que se hiciera oficial su salida de Butarque rumbo al Sánchez Pizjuán. El delantero marroquí del Sevilla firmó por los hispalenses el 16 de enero de 2020. Doce meses más tarde, ha querido el destino que el Lega, ahora en Segunda, sea su rival en la Copa del Rey, aunque está por ver que el ariete tenga minutos en el duelo que se jugará mañana en el Wanda Metropolitano (20:00) a causa de las nevadas que han dejado inaccesible e inutilizable el Municipal de Butarque.

En condiciones normales Lopetegui repetirá las rotaciones mixtas (unos titulares sí, otros no) que viene utilizando en el torneo del KO. Sucede que En Nesyri, contra pronóstico, fue titular el martes también en el Metropolitano ante el Atlético de Madrid, duelo aplazado de la primera jornada de Liga.

Decía la lógica de los movimientos que suele hacer el técnico guipuzcoano que Youssef sería suplente, pero tras su hat-trick a la Real Sociedad, el técnico trató de aprovechar su racha, eso sí, no ubicándolo como nueve, sino posicionándolo como extremo, un espacio en el que ya se estrenó en el Leganés, el equipo del que partió hace un año.

Un adiós traumático

En Nesyri se marchó de Butarque el 16 de enero y provocó un movimiento telúrico al sur de la capital. Pocos se esperaban que cogiera las maletas. La sorpresa en las oficinas fue mayúscula porque, además, el club madrileño había negociado la renovación de su contrato y estaba cerca de llegar a un acuerdo. O eso creían.

El pacto, que le doblaba el salario bruto y aumentaba su cláusula hasta los 25 millones de euros (sin reducción en caso de descenso), acabó en papel mojado cuando irrumpió el Sevilla, que le pagaba casi el doble del salario actualizado que tendría en Leganés y le ofrecía un contrato de larga duración en un equipo aspirante a títulos (como sucedió con la Europa League).

Por eso su salida del Leganés fue traumática. Por eso y por el gigantesco boquete que dejó su partida justo antes de un duelo vital ante el Getafe. Aquel derbi del sur terminó en humillación pepinera (0-3) y el pálpito de que la estocada que le había dado la venta de En Nesyri era mortal. Nada sabían de lo que les vendría después con el adiós de Braithwaite fuera de mercado o el parón por la pandemia. Y aún así el Lega pudo salvarse en el último minuto de la última jornada.

El último pago, el 31 de diciembre

El caso es que En Nesyri se marchó después de que al Leganés no que quedara más remedio que aceptar el traspaso por el valor de la cláusula. El Sevilla no abonó de golpe los 20 millones que costaba su libertad, sino que lo hizo en tres plazos. Los dos primeros, de 7 millones de euros cada uno. El último, de 6 millones, se abonó a finales de diciembre.

A cambio, el Leganés obtuvo la cesión de Bryan Gil y un 10% por las plusvalías que genere una futura venta de En-Nesyri a un tercer equipo, una opción que, viendo el rendimiento que está teniendo el marroquí, podría convertirse en una vía extra de ingresos para el Leganés.

Youssef Suma 12 goles en 25 partidos oficiales disputados. Al sur de la capital logró 13 en temporada y media, lo que le convierte en el máximo realizador pepinero en su historia en la élite. Ahora los madrileños se reencontrarán con él, pero lo harán en una competición diferente y justo un año después de su salida de Butarque. El fútbol, la vida y sus casualidades.