FÚTBOL FEMENINO

"La profesionalización es viable y no se puede demorar más"

AFE ha presentado un proyecto jurídico al CSD. Desde el sindicato ven en la Liga profesional una gran oportunidad para resolver muchos problemas.

Reunión de las jugadoras con AFE en la lucha por el convenio colectivo del fútbol femenino español.
AFE

Ser o no ser profesional. Esa es la gran cuestión en el fútbol femenino español. El profesionalismo se marca como gran meta de esta categoría en España, donde la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) han luchado durante los últimos años para conseguirlo. Un esfuerzo que pronto podría encontrar su recompensa o, al menos, eso parece, después de que el Gobierno español anunciara que tiene intención de declarar Liga Profesional a la Primera Iberdrola a partir de la próxima temporada 2021-22.

Así lo apuntó Irene Lozano, presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD) en un acto en el Instituto de la Mujer en Madrid. "El Gobierno tiene un compromiso de profesionalizar la Liga de Fútbol Femenino para la temporada próxima. Me gustaría que tuviésemos una de las mejores Ligas de Fútbol Femenino de Europa y la forma de conseguirlo es haciéndola profesional. El Gobierno tiene un compromiso firme", dijo Irene Lozano en el evento.

Cabe recordar que la petición de profesionalización en la Primera Iberdrola fue presentada por la ACFF hace varios meses en el CSD, que ha recibido una gran presión por parte de un gran número de fuerzas políticas presentes en el Congreso. La lucha de las jugadoras para ser profesionales llegó hasta el Congreso de la mano de AFE que, tras sendas reuniones con grupos políticos como Podemos, PP, Ciudadanos, PSOE y PdCa, consiguió que estos partidos respaldaran la profesionalización y apoyaran la Proposición No de Ley (PNL) presentada por el PP y apoyada por todos los grupos políticos por unanimidad

AFE ha presentado al CSD un documento jurídico para la profesionalización

El sindicato con mayor representación entre las jugadoras de la Primera Iberdrola también se reunió el pasado mes de septiembre con el CSD, según pudo saber AS. Una cita en la que AFE presentó un documento con planteamientos jurídicos de cara a declarar Liga Profesional a la Primera Iberdrola. "Vamos a arrimar el hombro para conseguirlo. El convenio ha sido determinante para poner rumbo a una competición profesional porque el principal requisito para conseguirlo es tener un marco jurídico y laboral entre clubes y jugadoras", declaran a AS desde AFE.

El sindicato liderado por el exjugador David Aganzo va más allá de las necesidades de las jugadoras y quiere abordar también la seguridad económica de los clubes además de aspectos tan evidentes, pero que aún no se dan en la Primera Iberdrola que es la asignación de un campo propio, teniendo en cuenta que sus condiciones sean adecuadas (césped en buen estado, instalaciones...).

"Nos preocupa mucho la situación de las jugadoras en esta pandemia. Esto nos ha llevado a seguir trabajando en busca de la profesionalización. La idea es hacer que el armazón siga creciendo", exponen desde este sindicato, desde el que son muy claros: "La profesionalización es viable y no se puede demorar más". Cabe recordar que el profesionalismo ha marcado la diferencia durante esta pandemia. La consideración de liga "no profesional" fue determinante para suspender la Primera Iberdrola. Encorsetada como liga amateur y dependiente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), la máxima competición femenina se dio por finalizada a falta de ocho jornadas, abriendo de nuevo el debate la disparidad de criterios entre ser o no ser una liga profesional.

El problema toca de lleno a la ley española y, más concretamente, a la Ley del Deporte de 1990. Esta legislación sólo establece dos competiciones profesionales en España, ambas masculinas: la Primera y Segunda División de fútbol, correspondientes a las conocidas comercialmente como LaLiga Santander y Smartbank, y la Liga masculina de baloncesto (ACB).

AFE se reúne con los partidos políticos para hablar de la situación del fútbol femenino

En este sentido, la calificación de un deporte como profesional corresponde al Consejo Superior de Deportes, tal y como se indica en el artículo 8 de la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte que, al regular las competencias del CSD, señala: " e) calificar las competiciones oficiales de carácter profesional y ámbito estatal...". Un hecho que tendría como dos criterios principales: la existencia de vínculos laborales entre clubes y deportistas y la dimensión económica de la competición.

El Anteproyecto de Ley del Deporte (Consejo de Ministros, de fecha 1 de febrero de 2019) establece, además, que las Ligas profesionales tienen que estar caracterizadas por tres requisitos: tener una organización sólida; gozar de vínculos laborales de sus deportistas y/o entrenadores; y, ser susceptibles de una explotación económica razonable que permita diferenciarlas, en su gestión, del resto de competiciones organizadas por una federación deportiva española.

Es importante crear un "marco profesional estable"

Desde AFE indican a AS que lo importante en el fútbol femenino es la "consolidación desde el punto de vista económico" con el objetivo de evitar un paso atrás, tal y como ocurrió en el baloncesto femenino español, donde la firma del convenio fue en 2007 con un acuerdo duró poco porque la patronal se disolvió. Por ello, es importante crear un "marco profesional estable" en el que un incremento económico facilite un camino de no retorno hacia los aspectos de profesionalización a los que no llega el convenio ahora o ante la posibilidad de que este desaparezca.

Siguiendo esta línea, hay que destacar que patronal y sindicatos se seguirán reuniendo para tratar la próxima renovación del convenio, con varios aspectos sobre la mesa como la opción de eliminar la parcialidad o acabar o poner un límite en la lista de compensación, entre otros. Este documento histórico, el I Convenio del Fútbol Femenino en España, sufrió un gran retraso con la llegada de la pandemia. Pero, terminó publicándose en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 15 de agosto, varios meses después de que en febrero se efectuará su firma y presentación posterior en el Congreso. Positivo resultó el efecto retroactivo, pues en plena pandemia se aplicó las retribuciones en base al Convenio y esto propició que muchas jugadoras cobraran con la parcialidad ya marcada en el convenio colectivo.

El convenio regula por primera vez en la historia el contexto contractual de las jugadoras en la Primera Iberdrola. Con su aplicación se establece un sueldo mínimo, protocolos de maternidad, conciliación familiar o incluso acoso laboral, además de establecer unas bases legales para la gestión de las lesiones o las renovaciones y explotación de los derechos de la jugadora. Sin duda, un texto pionero que ha supuesto un salto de nivel en la Liga, abarcando a todo lo relativo a las relaciones laborales entre jugadoras y clubes.

Miembros de AFE, Futbolistas ON y la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino posan tras las firma del convenio colectivo.

Este hito costó que llegara, con una larga espera con reuniones de la mesa negociadora durante diecisiete meses. Su puesta en marcha se cumplió finalmente, siendo un colchón de seguridad para todas las jugadoras en esta situación de crisis sanitaria. Ahora, el siguiente paso para seguir creciendo será la profesionalización de la Liga femenina. Un hecho que resolvería muchas luchas de poder y daría una gran independencia de gestión a todos los clubes, que se alejarían de posibles luchas heredadas del fútbol masculino.

Luis Gómez asesorará al CSD en la profesionalización del fútbol femenino

Irene Lozano aprovechó una reciente comparecencia en el Congreso de los Diputados, en la que anunció el presupuesto destinado para el deporte para 2021, para recordar que su compromiso con el hecho de profesionalizar la Primera Iberdrola sigue firme. En esta intervención, la presidenta del CSD informó de que estará asesorada por Luis Gómez, director de marca de Iberdrola y asesor del presidente de la compañía eléctrica.

Irene Lozano, presidenta del CSD.

"Me gustaría que hiciéramos una Liga innovadora y diferente", apuntó Lozano, que añadió: "Me voy a dejar asesorar por la gente que lo conoce. Aprovechó para anunciar que estaré asesorada, de manera desinteresada, por Luis Gómez, que es asesor del presidente de Iberdrola y un defensor del deporte femenino en los últimos lustros. Es una persona que conoce las necesidades, recursos y herramientas para dotar a esa Liga femenina de fuerza, para que sea un modelo viable, sostenible a largo plazo y para que nuestras mujeres futbolistas de una vez compitan, en pie de igualdad, con sus compañeros varones", puntualizó.

En el CSD están trabajando en asentar las bases de este cambio de escenario en el fútbol femenino. Muchas jugadoras y clubes aún mantienen la cautela ante este momento que será histórico para el deporte femenino de este país. Tal y como dijo Irene Lozano en una de sus intervenciones al hablar de este asunto: "Nuestras mujeres futbolistas se lo merecen. Y, la sociedad lo demanda...".