BARCELONA

El Barça fichará un delantero antes del cierre de mercado

Lautaro Martínez es el sueño. Memphis Depay, en ascuas en Lyon esperando una llamada del club azulgrana, la opción más próxima. Pero Koeman tendrá regalo final: un punta.

El Barça firmará a un delantero en los próximos días y, a estas horas, el más cercano se llama Memphis Depay, 26 años. El holandés espera hace un par de semanas que se aclare la situación de Luis Suárez para intentar desvincularse de su actual club, el Oympique de Lyon, con quien tiene contrato hasta junio de 2021. La entidad francesa, consciente de que el año que viene saldrá gratis, podría acceder a su venta para sacar un dinero que no tendrá el próximo año si el internacional oranje sale gratis. La operación estaba pendiente de que el Barça ingresase dinero de traspasos y rebajase su límite salarial. Lo primero lo ha conseguido con la venta de Semedo (30 millones y diez en variables). Lo segundo, con las marchas de Suárez, Rakitic y Arturo Vidal.

Depay, que no estaba en las listas iniciales de Abidal y Planes, ha sido una improvisación de Koeman. El sueño del Barça era (aún es, aunque es difícil) fichar a Lautaro Martínez, delantero del Inter que a finales del año 2019 estaba tan bien encaminado que todos daban por hecho su fichaje en junio por una cantidad inferior a los 111 millones que fijaba su cláusula de rescisión, que podía ser ejecutada entre el 1 y el 15 de julio. La pandemia, sin embargo, mandó al infierno la operación porque el Barça se quedó sin ingresos y, en principio, no puede hacer frente a un traspaso que podría tener una amortización anual de más de 20 millones de euros. Aun así, el Barça lo va a intentar hasta el final y dejará abierta la opción Depay.

Koeman, al tanto de las dos operaciones, está preparado para cualquier cosa. Si llega Depay, su idea es que el equipo funcione en ataque como en los tres amistosos de pretemporada, con movilidad y rotación de los cuatro jugadores de ataque (Messi, Ansu, Coutinho y Griezmann parten como titulares). Depay entraría en ese grupo de jugadores con gol pero que también pueden volcarse a la banda sin extrañar la posición. Si llega a Lautaro, la fisonomía del equipo se parecería más a la de los últimos años. Un delantero de referencia. No tanto como Suárez, pero sí capaz de fijar y arrastrar centrales, para abrir el espacio a la línea de mediapuntas y romper al espacio para aprovechar sus balones.

Pero más allá de los nombres, la novedad es que el Barça echa el resto por firmar un nuevo delantero y Bartomeu, por complacer a Koeman y a la afición e intentar que, con los últimos fichajes (Dest, Pjanic, Trincao, Pedri), el equipo recupere cierta jerarquía e intente volver a levantar un título.