ATLÉTICO DE MADRID

Las razones por la que puede ser la Champions del Atlético

El equipo rojiblanco llega a los cuartos en un año atípico, con las eliminatorias a un partido y acabando la Liga en un gran estado de forma.

Los jugadores del Atlético celebran uno de los goles de Llorente al Liverpool.
PHIL NOBLE REUTERS

El Atlético vuelve a presentarse en unos cuartos de final de Champions, algo que antes de la llegada de Simeone era prácticamente una ilusión inalcanzable y que ahora se ha convertido en casi una rutina, con su cuarta presencia en esta ronda desde 2014. Dos veces se alcanzó la final, otra las semifinales y en 2015 se quedó en el camino en los propios cuartos.

Sin embargo el sueño de todo atlético es que este 2020 sea el año de la consagración. Un curso diferente, complicado por los temas extradeportivos conllevados por la pandemia mundial del coronavirus y en aspectos deportivos por la transición de una plantilla con galones en el vestuario (Juanfran, Godín, Filipe, Griezmann, Lucas...) a una con ocho caras nuevas, más el regreso de Carrasco en enero dos años después de su salida. Pero, desde el partido de Anfield, donde el Atlético dejó en el camino al Liverpool, vigente campeón del torneo, las ilusiones se han disparado y son varios los motivos que convierten al equipo rojiblanco en un pleno candidato a hacerse por fin con el título. 

Estado de forma

El Atlético ha vivido una temporada de altibajos. Un inicio de Liga fulgurante, con tres victorias consecutivas que le llevaron al liderato, un único gol en las cinco jornadas siguientes, múltiples empates... hasta despedirse del título definitivamente el 1 de febrero, todavía en la jornada 22. El equipo, plagado de bajas (Trippier, Arias, Giménez, Koke, João Félix, Diego Costa, Herrera...) cayó en el Santiago Bernabéu y se alejó aún más de la cabeza de LaLiga. Sin embargo, esa sería la última derrota del Atlético esta temporada. Desde entonces han llegado 11 victorias y siete empates. 18 partidos sin conocer la derrota y 18 encuentros marcando, una de las tareas que más dificultades habían provocado al Atlético. Si justo antes del parón llegó la victoria en Anfield (2-3), después se ha visto a un Atleti más rápido, vertical, peligroso y sólido atrás. El equipo aseguró la participación en la próxima Champions escalando de la sexta plaza a la tercera y mostrando solvencia en el Camp Nou, San Mamés, Coliseum Alfonso Pérez...

Lado del cuadro

"Para ganar la Champions hay que derrotar a los mejores". Es una de las grandes mentiras entre los dichos populares del fútbol. Para ganar la Champions hay que superar a los rivales que te toquen y, a priori y sin desmerecer a nadie, siempre se prefiere el lado del cuadro del Atlético que el contrario. Entre los cuatro clasificados para cuartos en el lado colchonero no hay ningún campeón de Champions, mientras que en el otro perfil, donde se tienen que decidir los octavos, están el Real Madrid, el Barcelona, la Juventus de un Cristiano que se ha establecido como la bestia negra atlética en Champions, el Bayern...

Si bien es cierto que el Atlético huye de todo favoritismo, y ha dejado eliminatorias épicas contra el propio Liverpool, Barcelona, Bayern... en principio ha tenido fortuna en el sorteo. El rival en cuartos es un Leipzig sin ninguna experiencia en esta ronda y que ha perdido a Timo Werner, su mejor jugador y máximo goleador que ha fichado por el Chelsea. El delantero de la selección alemana acabó el curso con 34 goles y verá el partido desde Londres. En el caso de superar los cuartos, en las semifinales esperaría el Atalanta, que ha sorprendido a todos por su capacidad goleadora pero que no cuenta con una plantilla tan poderosa o el PSG, que lleva sin competir con regularidad desde marzo y que cuando lo ha vuelto a hacer en las últimas semanas ha ido sufriendo percances en jugadores claves como Mbappé o Verratti, además de decir adiós a Cavani

Nombres propios

Si el Atlético llega a la cita en el mejor momento de la temporada, o así era hace dos semanas cuando la Liga echó el telón, es por el paso adelante de varios jugadores tras el parón. Los más notables, Marcos Llorente y Yannick Carrasco. El primero de una forma brutal y en una posición hasta el momento inexplorada. Firmado como pivote desde el Real Madrid, el '14' ha encontrado su sitio en la delantera. Llorente dejó su obra maestra con un doblete en Anfield, pero, lo que parecía un hecho extraordinario y puntual, se ha convertido en una tendencia arriba. Ideó con Simeone una aclimatación total al puesto y desde que volvió la competición se ha visto al delantero de moda. Ha pasado de disputar el 30,9% de los minutos en Liga antes del parón al 64,8%, descansando de vez en cuando por la acumulación de partidos. Dos goles, cuatro asistencias y un penalti provocado con un estado físico pletórico, imparable en carrera, son su bagaje en esas últimas 11 jornadas

Marcos Llorente conduce el balón contra el Mallorca.

Aunque su explosión ha sido menor, también Carrasco ha cambiado totalmente su situación desde el parón. Se ha hecho con un puesto en el once titular gracias a su desequilibrio, desborde, velocidad y trabajo. El Atlético ya trabaja para ampliar la cesión desde el Dalian Yifang chino y su mejor partido lo dejó en el Camp Nou, provocando dos penaltis y mostrándose imparable para la zaga blaugrana. Otros jugadores como Giménez, Savic, Koke o Diego Costa también regresaron del parón en un gran estado de forma. La rotación constante y la aparición de más jugadores con los minutos más repartidos conllevó buenos minutos de Arias, Herrera o Vitolo, que han demostrado que pueden tener cabida

Formato del torneo

Será una Champions completamente atípica. A un partido, en sede neutral y con los cuartos, semifinales y final concentrados en diez días. Algo que al Atlético le perjudica por no poder contar con su afición, una de las que más apoya del mundo, pero también puede ser beneficioso. Es uno de los equipos más correosos y complicados en un cara a cara, con Simeone planteando cada enfrentamiento como si fuese una guerra. Bayern, Chelsea, Barcelona, Milan e incluso el Real Madrid en Copa del Rey o Supercopa de Europa han sucumbido al Atlético. Los partidos a una carta se deciden por detalles y ahí el equipo rojiblanco es un dolor de muelas. Además, el nuevo formato tiene otro elemento clave que después del parón ha sido muy útil para el Cholo. Los cinco cambios han dado más variantes desde el banquillo para cambiar los partidos, y ahí el Atleti ha podido presumir de fondo de armario.

Si Koke, Saúl, Carrasco, Llorente y Costa parecen fijos, con un puesto a debate entre Herrera y Correa según las primeras pruebas, en el banquillo estaría el mexicano o el argentino, João Félix, Morata, Vitolo, Lemar, Thomas en el caso de llegar apto... y en defensa Trippier o Arias, Felipe y Hermoso. Variantes completamente fiables para variar el guion de un encuentro y donde el cuerpo técnico rojiblanco ha demostrado manejarse muy bien. La UEFA también ha limpiado la carga de tarjetas amarillas, por lo que Saúl, Morata y Correa ya no están apercibidos. Un año diferente, con un equipo extramotivado en la competición, ya que el deseo por conseguir la Champions es enorme y donde se sueña con que esta vez pueda ser la definitiva.