SUPERCOPA DE ESPAÑA

Patatal para entrenar

Los equipos se encontrarán en los campos de Al Ittihad y Al Ahli un césped seco y con calvas para preparar las semifinales.

Las calvas en el campo del Al-Ittihad, donde Real Madrid, Valencia y Barcelona harán sus entrenamientos para la Supercopa de España.
JAVIER GANDUL DIARIO AS

Un grupo de hombres se afanaban ayer lunes desde primera hora de la mañana. Pintando, colocando, echando semillas en las calvas del césped, que eran muchas en los dos campos de entrenamiento que utilizarán los cuatro equipos españoles en esta Supercopa en Arabia antes de jugar las semifinales: el del Ittihad Club y el del Al Ahli. Anoche llegaban los primeros equipos a Yeda, Madrid y Valencia. Los campos deben estar listos y relucientes ya hoy. Había trabajo.

Ambos centros son complejos multideportivos, con canchas de baloncesto, piscina y tenis además de campos de fútbol. Al estilo Canoe pero en saudí. El Ittihad es el club más antiguo del país (1928) mientras que el Al Ahli se fundó nueve años más tarde (1937). El aspecto de ambos son los de un campo de Tercera en España. Con gradas pequeñas, recogidas y zonas del exterior enrejadas desde las que, por fuera, puede verse parte del campo. En los dos el césped está muy seco. En el Ittihad, con un campo anexo, la hierba estaba aún peor en éste que en el principal. Con temperaturas ahora entre 25º y 30º y bordeados de desierto, esa es la razón.

Los equipos sólo entrenarán un día sobre ellos (los que pasen a la final lo harán ya en el estadio de los partidos, el King Abdullah Sports City, con capacidad para 62.000 espectadores). Para las semifinales, tres se ejercitarán en el Ittihad (Madrid y Valencia hoy, Barça mañana), mientras que el Atlético lo hará en el del Al Ahli. Ambos son de fachadas encaladas, mezclado con el amarillo en el caso del primero, donde un balón sobre cinco aros y una copa saluda a los visitantes, con azul verdoso en el caso del segundo. Un Al Ahli con gradas de cemento, en el que ayer por la mañana se estaban instalando butacas de plástico blanco. Las redes de sus porterías, un guiño: todo rojiblancas. En el Ittihad el trajín era frenético en esos hombres que se afanaban desde primera hora de la mañana (sólo hombres, por cierto, ninguna mujer). Las labores, muchas.

Los que pintaban, tres, repasaban el negro de los banquillos. El colocar era de varios. Ya armarios individuales, muchos aún por desembalar, similares a los que se utilizan en España para los vestuarios de los equipos, ya los paneles vinilados con los patrocinadores de esta Supercopa de España, listos para las fotos y entrevistas. Seis o siete personas trabajan en las hierbas de los dos campos. En el del Al Ahli, se trataba el césped con una máquina. En el del Ittihad, dos semillaban y arrojaban arena sobre las calvas y un batallón, trapo en mano, repasaban uno a uno todos los asientos con minucia. La Supercopa comienza. El mundo les mira.

El Barça cambió su campo

El Barça se ejercitará mañana sobre el césped del Ittihad aunque el plan previsto era otro: los equipos tenían repartidos los campos por semifinal. Madrid y Valencia en el Ittihad y Barça y Atleti en el Al Ahli. Pero, quizá, el césped del último, en peor estado, no soportaba el trabajo de dos equipos sobre él y se movió a uno al Ittihad. Madrid y Valencia allí ya no estarán. Mañana ya juegan.