Supercopa

CONTRACRÓNICA CULÉ

Saluda al campeón

El Barça, por cierto, ahora no tiene ni alma ni diablo. Eso no es eterno, que lo sepan los que lo matan demasiado pronto.

Juan Cruz