ACTUALIDAD

El cohete chino no es el primero: la lista de basura espacial que cayó sobre la Tierra

Se calcula que sobre nuestro planeta hay una nube de más de 9.000 toneladas de residuos, entre los que se incluyen propulsores de proyectiles gastados o satélites muertos.

El cohete chino no es el primero: la lista de basura espacial que cayó sobre La Tierra
ESA

El pasado domingo cayeron en el Océano Índico los restos del cohete chino Long March 5B. Pese a que se especuló con numerosos lugares en los que podrían acabar las partes del proyectil, hasta pocas horas antes de su reentrada en la atmósfera no se podía saber con exactitud dónde iban a terminar las piezas. 

Esta situación de alarma provocó críticas por parte de la NASA: "Está claro que China no está cumpliendo con los estándares responsables con respecto a su basura espacial", afirmó en un comunicado Bill Nelson, administrador de la agencia espacial norteamericana. 

Otras amenazas

Pero no es la primera vez que un suceso de estas características 'amenaza' a la Tierra. Sin ir más lejos, el año pasado una de las piezas más grandes de basura espacial incontrolada pasó directamente sobre Los Ángeles y Nueva York antes de aterrizar en el Océano Atlántico. 

En 1975 cayeron piezas del cohete Skylab, en 1979 lo hicieron restos de la estación espacial Skylab de la NASA, mientras que en 1991 fue el turno de la estación Salyut 7 de la Unión Soviética. Asimismo, se podría incluir en esta lista al transbordador Columbia, ya que en 2003 la NASA perdió el control en su descenso al volver a la Tierra. 

Gran cantidad de basura espacial

Pese a ello, suelen ser hechos aislados, dado que las agencias espaciales mundiales han tratado generalmente de evitar dejar grandes objetos en órbita. El motivo se debe a que tienen el potencial de volver a entrar en la atmósfera de la Tierra y pueden descontrolarse, como ha ocurrido en el caso del proyectil chino. 

Se calcula que sobre nuestro planeta hay una nube de más de 9.000 toneladas de basura espacial, el equivalente al peso de 720 autobuses escolares. Se trata de una gran cantidad de objetos girando en órbita sin control, entre los que se incluyen propulsores de cohetes gastados o satélites muertos.