CORONAVIRUS

El alimento que ha disparado sus ventas en Francia

El producto estrella del país galo durante el confinamiento inicial por la pandemia y el resto del año fue el queso. Todas sus variantes registraron altos aumentos.

El alimento que ha disparado sus ventas en Francia
Pixabay

Los primeros meses de pandemia en todo el mundo dejaron imágenes inéditas, con 'asaltos' en días concretos a los supermercados. Carros llenos de elementos básicos y no tan básicos para afrontar un periodo del que no se tenía conocimiento exacto de cuánto duraría. En España, por ejemplo, se hicieron virales las imágenes de gente cargada de rollos de papel higiénico.

Este comportamiento, el de la compra compulsiva de algún producto en concreto, es algo que se ha visto en otros países. En Francia, el producto estrella durante el confinamiento fue el queso, tal y como se indica en un artículo en la revista especializada en alimentación Les Marchés. Pero aunque el país galo cuenta con 246 tipos de queso, frase que se hizo célebre por el expresidente Charles de Gaulle, el ganador procede de Italia.

El aumento en la compra de mozarella fue significativo en el país vecino, según los datos de este informe, con un incremento del 21,2% durante el pasado 2020. Justo por detrás se encuentra el raclette (12,2%), de origen suizo y principalmente empleado junto a charcutería. Más lejos se quedan el compté (8,2% y, este sí, de origen francés) y el emmental (7,8%). Los franceses son los cuartos en Europa en consumo anual de queso, por detrás de los daneses, islandeses y finlandeses, con una media de 26,4 kilos.

Todos los quesos en auge

Mientras tanto, la agencia francesa AgriMer señala que las ventas de quesos se incrementaron en todas sus variantes: un 9,4% los quesos elaborados a base de leche de vaca, un 32,2% los quesos de cabra ecológicos y un 5,5% los quesos de oveja ecológicos.

Este fuerte incremento del consumo para el uso doméstico se contrarresta con la caída en la adquisición por parte de los restaurantes, obligados de cerrar sus puertas durante los momentos más duros del confinamiento y en posteriores olas de la pandemia. "La compra de quesos por parte de los franceses para el consumo en casa batió todos los récords en 2020 a causa de la pandemia", indica el informe.

El hecho de pasar más tiempo en casa, afirman, ha potenciado la compra de este alimento tan polivalente "especialmente durante el primer encierro". Junto con ello, también se ha producido un incremento en las ventas de máquinas raclette, que se emplean para derretir este tipo de queso. Un portavoz de la tienda de electrodomésticos Boulanger, que vende este accesorio, confirma Le Figaro que las ventas aumentaron en más del 200% en noviembre.