CORONAVIRUS

Vacunación en embarazadas: ¿se puede lograr la inmunidad de feto si se vacuna la madre?

Un nuevo estudio realizado en Estados Unidos revela que las mujeres embarazadas podrían transmitir al feto los anticuerpos de la vacuna contra la COVID-19.

Vacunación en embarazadas: ¿se puede lograr la inmunidad de feto si se vacuna la madre?
EFE

Las mujeres embarazadas pueden transmitir los anticuerpos contra la COVID-19 a su feto, según ha revelado un reciente estudio publicado en la revista científica American Journal of Obstetrics and Gynecology. Esto puede suponer un hallazgo fundamental para comenzar a vacunar a las futuras madres. “Dado que ahora podemos afirmar que los anticuerpos que fabrican las mujeres embarazadas contra la COVID-19 han demostrado transmitirse a sus bebés, sospechamos que es muy probable que también puedan transmitirse los anticuerpos que el cuerpo fabrica después de ser vacunado”, explica la líder de la investigación, Yawei Jenny Yang.

Los investigadores de Weill Cornell Medicine y NewYork-Presbyterian analizaron muestras de sangre de 88 mujeres que habían pasado la COVID-19 y dieron a luz entre marzo y mayo de 2020, cuando Nueva York era el epicentro mundial de la pandemia. Todas ellas presentaban anticuerpos contra el virus en la sangre, lo que indicaba que se habían contagiado en algún momento, aunque el 58% no presentaba síntomas. Además, aunque se detectaron anticuerpos en todas, los investigadores observaron que la concentración era significativamente mayor en las mujeres sintomáticas.

Pero lo más revelador fue que el 78% de los bebés tenía también anticuerpos detectables en la sangre del cordón umbilical. No había evidencias de que ninguno se hubiera infectado directamente con el virus y todos dieron negativo en el momento del nacimiento, lo que indica además que los anticuerpos habían atravesado la placenta hasta el torrente sanguíneo del feto. “Los niveles más altos de anticuerpos maternos se asocian con una inmunidad pasiva neonatal”, concluyen los expertos. Asimismo, los científicos observaron que los recién nacidos con madres sintomáticas también tenían niveles de anticuerpos más altos que aquellos cuyas madres no presentaban síntomas de COVID-19.

No hay datos suficientes sobre los efectos de la vacuna en embarazadas

El hallazgo implica que las mujeres embarazadas podrían transmitir los anticuerpos generados por la vacuna de la misma manera, protegiendo potencialmente tanto a la madre como al niño de futuras infecciones. “Estos datos guiarán aún más el cribado de esta población de madres y sus recién nacidos con un vínculo único y pueden ayudar a desarrollar estrategias de vacunación materna”, aseguran los autores del estudio.

Sin embargo, todavía se desconoce la eficacia y seguridad de las vacunas en este grupo de la población, por lo que ningún organismo se atreve a recomendarla o desaconsejarla. “Aunque no hay ninguna indicación de problemas de seguridad en la vacunación de embarazadas, no hay evidencia suficiente para recomendar su uso durante el embarazo”, explica el Ministerio de Sanidad en el portal de información sobre la campaña de vacunación. No obstante, de momento asegura que “debe posponerse la vacunación de embarazadas hasta el final de la gestación”, a no ser que la embarazada tenga un alto riesgo de exposición o complicaciones, en cuyo caso “puede valorarse la vacunación de manera individualizada”.

Se trata de la misma postura que mantienen algunos organismos reguladores como la Food and Drug Administration (FDA), la Agencia Europea del Medicamento (EMA) e instituciones como los CDC o la Organización Mundial de la Salud (OMS). No contraindican la vacunación, pero la limitan a aquellas embarazadas con factores de riesgo asociados, como las que tienen enfermedades de base o un elevado riesgo de exposición o contagio.

Jenssen ya planea ensayos con embarazadas

La celeridad con la que ha tenido que desarrollarse la vacuna para acabar cuanto antes con la pandemia ha provocado que las farmacéuticas no hayan incluido en sus estudios a ciertos sectores de la población, como pueden ser las embarazadas, debido, en parte, al riesgo que puede suponer para estas personas formar parte de los experimentos. Una vez han salido al mercado varios fármacos, ya hay algunas compañías que van a comenzar a probar sus vacunas en ellas.

Janssen, filial de Johnson & Johnson, ha confirmado que planea probar su vacuna contra el coronavirus incluso en niños, recién nacidos y mujeres embarazadas. También lo hará en aquellas personas con un sistema inmunológico comprometido. Un portavoz de la compañía confirmó en The New York Times que, una vez probada su vacuna monodosis en adolescentes, seguirán con los menores de 12 años, después con embarazadas y, tras ellas, con personas voluntarias con un sistema inmunodeprimido. De esta forma, realizarían los ensayos más completos hasta la fecha.