CORONAVIRUS

La ciencia explica hasta cuándo tendrán que llevar mascarilla las personas vacunadas

Expertos recuerdan a las personas inmunizadas que, pese a recibir su dosis, podrían ser transmitiendo el virus de manera asintomática.

La ciencia explica hasta cuándo tendrán que llevar mascarilla las personas vacunadas
Biel Aliño EFE

Pese a la llegada de las vacunas masivas y el inicio de las campañas de vacunación hace dos meses, la mascarilla sigue siendo un elemento indispensable para nuestra vida a día de hoy. Pronto se cumplirá un año desde el primer decreto de estado de alarma en España y este ‘cubrebocas’ seguirá siendo obligatorio para lo que resta de año, aunque incluso en 2022 tampoco podamos salir de casa sin ella. Pero, ¿los vacunados por qué deben seguir usándola si ya están inmunizados?

La ciencia tiene la respuesta a la pregunta. Según publicó el medio británico The Guardian en un reportaje reciente, estas vacunas protegen a la personas frente a la COVID-19, es correcto, pero no quita que puedan seguir contagiando a la gente, incluso siendo asintomáticos al virus. Por ello, es tan fundamental que sigan usándola, especialmente para evitar un repunte de casos mientras otros esperan su turno de vacunación.

"Ahora sabemos que las vacunas pueden proteger, pero lo que no hemos tenido tiempo suficiente para comprender realmente es: ¿protege de la propagación?" reflexiona Avery August, profesor de Inmunología en la Universidad de Cornell, en Estados Unidos.

Muchas dudas sobre las vacunas

Y es que, lo cierto, es que las incógnitas en cuanto a la vacuna todavía son muchas: no se conoce cómo pueden las dosis proteger contra la transmisión asintomática del coronavirus, ni siquiera pueden concretar cuándo tiempo pueden proteger las vacunas frente al virus.

En los últimos meses, y con la aparición de tantas cepas del coronavirus, es uno de los grandes estudios del mundo. Resulta vital conocer cómo afectan estas variantes a la efectividad de las vacunas, especialmente la sudafricana (B1351), que incluso redujo la eficacia de la vacuna de Johnson & Johnson.

Entonces, ¿de qué me sirve vacunarme? La mascarilla y el distanciamientos social siguen siendo necesarios para evitar el contacto directo de la gente y, con ello, un aumento de los contagios. Por ello, es necesario que sigan vigentes como normas hasta avanzar mucho más en el proceso de vacunación. Unas dosis que minimizan los casos graves de la COVID-19 y, por tanto, a largo plazo los sistema de salud tendrán un respiro de pacientes ingresados por el coronavirus.

La importancia de avanzar en la vacunación

Es muy difícil que una vacuna brinde una protección completa frente al virus. Lo cierto es que pocas en la historia lo han conseguido, entre ellas, la vacuna que acabó con la viruela. Pese a ello, los estudios sobre estas dosis arrojan esperanza al indicar el grado en que las vacunas protegen contra la transmisión, con resultados prometedores, aunque incompletos. Lo esencial es que reduzca la transmisión y, solo eso, supondría un gran cambio en la sociedad que vivimos actualmente.

”Probablemente lo sabremos a medida que más y más personas se vacunen, en algún lugar a mediados de septiembre", dijo August, recordando que un vacuna no tiene por qué presentar una eficacia completa para combatir la pandemia: "Si todo el mundo está vacunado, habrá menos virus”.

"Ojalá podamos vacunar a la mayoría de la población", dijo el doctor Bruce Y. Lee, profesor de política de salud en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. "Ahí es cuando podemos empezar a hablar de avanzar hacia la normalidad", añade. Será entonces cuando podremos barajar la opción de guardar las mascarillas para salir de casa.