CORONAVIRUS

El coronavirus actual es ocho veces más infeccioso que el de Wuhan

Una nueva investigación revela que es culpa de una mutación presente en la proteína de pico de las variantes de Reino Unido, Brasil y Sudáfrica.

Contagio coronavirus cepa mutación infecciones
MARIO TAMA AFP

La mutación D614G es la gran causante de que el coronavirus sea cada vez más infeccioso. Así lo cuenta una nueva investigación realizada por expertos de la Universidad de Nueva York, el Centro del Genoma de Nueva York y el hospital Monte Sinaí. Hasta ocho veces más infeccioso sería el nuevo virus con respecto al primero que fue detectado en Wuhan (China).

Esta mutación se encuentra en la proteína de pico que está en el SARS-CoV-2, pero concretamente en las variantes detectadas recientemente en todo el mundo, las de Reino Unido, Sudáfrica y Brasil. De hecho, esa fue una de las cosas que se tuvo clara desde el principio, que las variantes eran más contagiosas, pero no se aseguraba con exactitud hasta cuánto.

Neville Sanjana, profesor asistente de biología en Nueva York y uno de los investigadores del estudio, cree que el hallazgo es importante para encontrar una razón para el aumento de contagios: "Confirmar que la mutación conduce a una mayor transmisibilidad puede ayudar a explicar, en parte, por qué el virus se ha propagado tan rápidamente durante el año pasado”.

¿Cómo se ha llegado a ese dato?

Para poder determinar la verdadera incidencia de las mutaciones con respecto al primer coronavirus detectado en el año 2020 lo que se ha hecho es inyectar el virus con la mutación mencionada en células de pulmón, hígado y colon de humanos. Y una vez la mutación hacía efecto, se ha comparado con las mismas células pero de la cepa original de Wuhan.

Con ambos grupos de células, la comparación ha dado como resultado un aumento de la transmisibilidad de uno a otro de hasta ocho veces más. En aquellas células con la mutación D614G, el sistema inmunológico humano tenía muchas más dificultades para dividir el virus, debido al efecto resistente que genera la proteína de pico mutada.

“Nuestros datos experimentales fueron bastante inequívocos: la variante D614G infecta las células humanas de manera mucho más eficiente que el tipo salvaje”, explica Zharko Daniloski, becario postdoctoral en el laboratorio de Sanjana en la Universidad de Nueva York y co-primer autor del estudio.

Las incógnitas: si aumenta la mortalidad y si resiste a las vacunas

Este estudio realmente viene a confirmar algo que ya se sabía, que las cepas del coronavirus son mucho más contagiosas, y aporta la cantidad exacta por la que se multiplica la transmisibilidad. Sin embargo, hay preguntas que siguen en el aire sin encontrar una repuesta definitiva.

Por ejemplo, ¿estas mutaciones tienen una mayor letalidad? De momento, la mutación aún no se ha relacionado directamente con formas más graves del coronavirus o con un aumento de la hospitalización. Por tanto, tampoco con que la letalidad y mortalidad sean mayores.

Por otro lado, ¿pueden las vacunas parar también estas cepas? En un principio, las vacunas fueron desarrolladas cuando no había nuevas mutaciones, es decir, sobre la estructura de la proteína de pico original, lo que se encontró en Wuhan. Hay vacunas que resisten a algunas variantes, otras que a ninguna. Ya se está planteando la necesidad de un refuerzo para las mismas o de llevar a cabo programas de vacunación anuales.

De momento, la Unión Europea tiene previsto lanzar un plan para hacer frente a las nuevas variantes, llamado HERA Incubator, con el objetivo de detectar nuevas cepas y aprobar vacunas que se puedan modificar. Y en Reino Unido ya se trabaja en una nueva fórmula para desarrollar la vacuna universal que pueda contra todas las cepas.