CORONAVIRUS

Un experto en aerosoles: "Lo mejor sería utilizar mascarillas elastoméricas y abandonar las otras"

José Luis Jiménez insiste en comunicar bien cómo usar las mascarillas y se inclina por las elastoméricas frente a las demás, en una entrevista a NIUS.

mascarillas ffp2 elastoméricas José Luis Jiménez experto coronavirus

Dentro de los muchos debates que hay en torno al coronavirus, uno de los más candentes es el tema de las mascarillas. Tras casi un año con la COVID-19 en nuestras vidas, todavía no está aclarada la cuestión de qué mascarillas usar o incluso cuántas. Las mascarillas existen porque existen los aerosoles, que es frente a lo que intentamos protegernos con ellas, frente a esas partículas que pueden propagar el virus por el aire.

Y un experto en aerosoles es José Luis Jiménez, químico y profesor de la Universidad de Colorado Boulder (EE.UU.), que en una entrevista concedida al medio NIUS ha intentado resolver algunas de las dudas más básicas con respecto al uso de las mascarillas.

“En una mascarilla hacen falta dos cosas: filtración (que depende de la calidad de la tela) y ajuste. La calidad del filtro todavía sigue siendo un problema para mucha gente, sobre todo la que cuenta con menos recursos. El ajuste es un problema para todos. El mensaje de que hay que llevar mascarilla fue llegando poco a poco. Ahora, llegarle a la gente con estos mensajes cuesta más”, explica.

Su opinión sobre la doble mascarilla

“Si te pones una quirúrgica, la mascarilla filtra bien pero deja huecos. No es como una FFP2, que por la forma que tiene sella mejor. En ese caso, ponerle encima una mascarilla de tela grande y que cierre los huecos de la quirúrgica puede ayudar. Con las dos, la protección es más segura”, afirma, convencido de la combinación correcta.

No obstante, cree que todo surgió como “una estrategia de comunicación” en Estados Unidos para “llegar a la gente a la que Trump convenció de que no era necesario llevar mascarilla”. Pero se reafirma en que en caso de ponerse dos, hay que hacerlo bien.

“Hay otra combinación de doble mascarilla que parece que es muy útil: poner una quirúrgica encima de una FFP2, si tienes una orejera. Es lo recomendable. Las que sellan bien son las FFP2 con los hilos por detrás de la nuca, porque las orejeras casi todas sellan mal. La tela está muy bien, pero no sellan bien”, razona.

El debate de las FFP2, para él, radica en usarlas correctamente

“Las FFP2 están diseñadas para no dejar huecos, si las aprietas bien contra la cara. Una FFP2 que la llevas bien puesta te deja una marca en la cara, es una señal clara de que va bien ajustada”, prosigue. “El problema es que, si se hace, hay que explicarlo bien, porque si no, la gente no entiende por qué ahora te dicen una cosa y después otra. Es lo que echo de menos en la comunicación, que no se explican bien las decisiones”, añade.

En su opinión, no ayuda el uso que hacen los políticos de las mascarillas: “Me parece lamentable que sigan siendo tan ignorantes, porque tienen expertos que les pueden explicar estas cosas. Ellos deberían ser ejemplo para los demás. ¿Cómo vas a solucionar el problema del ajuste de las mascarillas, por ejemplo, si la gente que está en el gobierno no lo hace bien?”.

Las mascarillas elastoméricas, su gran solución

Aunque son desconocidas en España, Jiménez apuesta por ellas, y ya las está proponiendo a la administración de Biden. “Mi impresión es que, desde el punto de vista técnico, deberíamos adoptar estas ya y abandonar las otras. Aunque claro, el mundo real es el mundo real. Pero habría que intentarlo”, sentencia.

Razona que decidirse por ellas solo tiene ventajas: “Esto solo se activa si se convence al gobierno y se pueden fabricar de forma masiva. Y eso, además, abarataría los costes. Eso sería lo que convencería a todo el mundo para usarlas, y haría que las demás pasen a la historia. Los problemas con la filtración y el ajuste pasarían a la historia”.

“Mi impresión es que vamos a tener una cuarta ola ahora, ya veremos cómo de grande, y que, más a largo plazo, el problema va a ser la variante sudafricana. Puede pasar que llegue el verano y nos llegue esa, que se salte las vacunas, y haya que volver a adaptarlas”, concluye, dando su vaticinio de lo que ocurrirá en los próximos meses.