Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Estos alimentos juegan un papel decisivo en la prevención y recuperación de la COVID-19

Los alimentos con vitaminas A, B, C, D y E, así como aquellos ricos en minerales como el zinc, el magnesio o el hierro son fundamentales para mejorar la respuesta del sistema inmunitario y prevenir infecciones.

nutrientes, minerales, vitaminas, sistema inmunitario, salud, dieta, covid-19, sistema inmune, ejercicio físico
as.com

Mientras se sigue trabajando a marchas forzadas en la búsqueda de un tratamiento efectivo frente a la COVID-19 y se empiezan a administrar las primeras vacunas a la población, es preciso seguir haciendo un especial hincapié en aquellos factores que pueden comprometer el correcto funcionamiento del sistema inmunitario para prevenir infecciones.

En este sentido, como se ha encargado de demostrar la ciencia, la ingesta correcta de nutrientes esenciales tiene un impacto beneficioso para la defensa de nuestro organismo. “La alimentación es fundamental en la prevención de muchas enfermedades, además de ser determinante en la recuperación de los pacientes: mantener una dieta adecuada es muy importante para poder combatir la pandemia que estamos viviendo”, explica Juan Carlos Ruiz de la Roja, médico y especialista en Urología.

De este modo, la intervención sobre factores plenamente modificables que podemos controlar a través de unos hábitos determinados debe ser una de las principales herramientas, además de las medidas de higiene y distanciameinto, para tratar de salvaguardar en la medida de lo posible nuestra salud.

Dieta rica en vitaminas y minerales

El doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, uno de los autores del libro 'Coronavirus. Prevención, pandemia y contención', comparte algunas recomendaciones básicas sobre nutrición y dieta.

  • "La vitamina D está presente en pescados como el salmón, sardina y atún, así como en la leche y la yema de huevo, alimentos de vital importancia para incrementar las defensas evitando, no sólo el posible contagio por coronavirus, sino también las posibles complicaciones en el supuesto de que nos infectemos con dicho germen. Además, la exposición al sol al menos 30 minutos diarios, nos aporta vitamina D".
  • “Los alimentos ricos en vitaminas del grupo B, como la carne de cerdo, conejo y ternera, ayudan a la maduración de las células defensivas, siempre que mantengamos unos niveles adecuados en nuestro organismo. Además, ayudan a la recuperación del enfermo que se contagia con el virus, mejorando el cansancio y favoreciendo el restablecimiento del paciente”.
  • “La vitamina C, que está presente sobre todo en frutas como el kiwi, cítricos y fresas, al igual que en verduras como el brécol y el pimiento rojo, estimula las defensas evitando las infecciones principalmente a nivel del aparato respiratorio, punto de entrada del virus”.
  • “Además, mantener niveles adecuados de vitamina A, presente en la zanahoria, y la vitamina E, muy presente en el aceite de oliva, aguacate y frutos secos, favorece que los glóbulos blancos estén en perfecto estado para combatir los virus”.
  • "Los alimentos ricos en fibra como la patata, espárrago, manzana, uva y arándanos, refuerzan nuestra inmunidad, no sólo a nivel del intestino, región de nuestro cuerpo por donde transita el coronavirus, sino que también mejora nuestro sistema defensivo en el resto del organismo".
  • “El zinc, magnesio, fósforo y hierro, que podemos encontrar en alimentos como frutos secos y legumbres, son vitales para que las defensas actúen correctamente”.

Más allá de la dieta: descanso, estrés y ejercicio

A los buenos hábitos alimenticios se debe sumar la práctica diaria de ejercicio moderado, que incrementa el sistema defensivo, pero también hay que evitar exponerse a situaciones de estrés y procurarse un buen descanso.

"Hábitos de todos conocidos pero que, en muchas ocasiones no ponemos en práctica, como no vivir estresado, estado que libera una hormona llamada cortisol, hacer ejercicio físico a diario, dormir entre 7-8 horas, que permite al organismo elevar la producción de melatonina, así como evitar el consumo de tabaco, son determinantes en el aumento de nuestras defensas y por tanto nos ayudan a combatir mejor el virus", concluye el experto.