Deporte y Vida

COVID-19

Día Mundial de la Diabetes: ¿La diabetes es un factor de riesgo de la COVID-19?

Los pacientes con diabetes forman parte de uno de los colectivos más vulnerables ya que tienen más riesgo de ingreso en UCI y de padecer mayores complicaciones.

diabetes, salud, covid-19
FLAVIO LO SCALZO REUTERS

Un reciente estudio, publicado en The Lancet, resalta que la pandemia de coronavirus ha puesto en evidencia la vulnerabilidad de personas con diabetes, que, a menudo, carecen de acceso a planes de prevención y tratamiento, lo que provoca a diario en todo el mundo miles de muertes evitables en todo el mundo.

Las cifras oficiales indican que 463 millones de personas sufren esta enfermedad, que afecta más a los países de ingresos bajos y medios, en los que se concentra el 80% del total, mientras que el número de muertes en todo el mundo alcanzó los 4,2 millones en 2019.

La diabetes también reduce la expectativa de vida en adultos de mediana edad en entre cuatro y diez años y, al mismo tiempo, aumenta el riesgo de fallecimiento por enfermedades cardiovasculares, renales y por cáncer. Asimismo, el virus que provoca la COVID-19 multiplica por dos, al menos, el riesgo de muerte o de sufrir enfermedades graves en pacientes con diabetes o en aquellos que presentan complicaciones derivadas de la diabetes.

Tres dudas sobre diabetes y COVID-19

En este sentido, la Sociedad Española de Diabetes (SED) da respuesta a una serie de cuestiones básicas relacionadas con la diabetes y la posibilidad de contraer la COVID-19.

¿Las personas con diabetes tienen más probabilidades de contraer la COVID-19?

  • Las personas con diabetes no tienen más probabilidad de contraer COVID-19 que la población general. El problema que pueden tener las personas con diabetes que se contagien con el coronavirus es un problema de peores resultados, no una mayor posibilidad de contraer el virus.

¿Los diabéticos tienen una mayor probabilidad de tener complicaciones graves?

  • Las personas con diabetes se enfrentan a una mayor probabilidad de poder tener complicaciones graves por COVID-19. En general, las personas con diabetes tienen más probabilidad de tener síntomas y complicaciones graves cuando se infectan con un virus, aunque también depende del grado de control de la diabetes que tenga cada persona. Si la diabetes está bien controlada y no hay complicaciones asociadas, el riesgo de enfermar gravemente por COVID-19 es casi el mismo que el de la población general.

¿Los riesgos son diferentes entre las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2?

  • En general, no se conoce ninguna razón para pensar que COVID-19 represente un riesgo diferente entre la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. Más importante que el tipo de diabetes es la edad, la presencia de complicaciones crónicas y el grado de autocontrol de la diabetes. Es probable que las personas que tengan complicaciones crónicas de la diabetes tengan peores resultados si contraen COVID-19 que las personas con diabetes que, por lo demás, están sanas, independientemente del tipo de diabetes que tengan.

10 consejos básicos para pacientes diabéticos

Llegados a este punto, la SED comparte un decálogo de recomendaciones prácticas y básicas, incluyendo consejos e informaciones rigurosas sobre diferentes aspectos de interés para los pacientes diabéticos, entre las que destacan la importancia de realizar ejercicio una hora al día y cuidar la alimentación.

Recomendaciones para pacientes diabéticos

ACTIVIDAD FÍSICA

1) Objetivo: 1 hora al día

Levántese y muévase en casa. Cualquier actividad es mejor que ninguna. Incluso la actividad de intensidad ligera puede compensar los riesgos para la salud del sedentarismo. Para contrarrestar la falta de actividad física cotidiana por el confinamiento y cumplir con las recomendaciones internacionales para mantener un buen estado de salud, se aconseja que la persona con diabetes realice al menos 300 minutos de ejercicio aeróbico a la semana distribuidos en 5-7 días.

2) ¡Añada músculo!

Unido a su función locomotora, el músculo esquelético juega un papel fundamental en la diabetes, puesto que es el principal tejido que utiliza la glucosa como fuente de energía. Así pues, la persona con diabetes debe mantener y potenciar al máximo posible su masa muscular a través del entrenamiento de fuerza.

3) Ejercitar el cuerpo beneficia la mente

La actividad física está relacionada con un mejor sueño, memoria, equilibrio y capacidad cognitiva; además, se asocia a un menor riesgo de aumento de peso, demencia y depresión. Es una de las cosas más importantes que la persona con diabetes puede hacer por su salud y bienestar.

ALIMENTACIÓN

4) Ahora, más que nunca, cuide su alimentación

El Grupo de Trabajo de Estilo de Vida de la SED ha publicado unas recomendaciones específicas sobre alimentación durante el confinamiento (disponibles en la web de la SED). Entre ellas, destacan algunos consejos básicos:

  • Evitar compras compulsivas en los supermercados y eludir especialmente los alimentos nutricionalmente poco aconsejables.
  • Planificar y realizar únicamente una compra semanal.
  • Aunque los alimentos no son una vía de transmisión del virus, la OMS recomienda mantener una buena higiene en la cocina.
  • No comprar o empezar a consumir suplementos alimenticios sin la recomendación de un dietista-nutricionista o de un médico.
  • Las infusiones o tés no protegen frente al contagio; pueden resultar útiles en casos de deshidratación.
  • Asegurar un correcto consumo proteico diario a base de alimentos de buena calidad, evitando carnes rojas y embutido y potenciando al máximo el consumo de proteína de origen vegetal.
  • Ajustar la ingesta nutricional a la situación de confinamiento domiciliario (con menos gasto energético). Para ello, es crucial limitar el consumo de alimentos muy calóricos y evitar picoteos .
  • Si se realiza una ingesta extra de hidratos de carbono, será preciso reajustar los cálculos de dosis de insulina en personas que la utilizan.

DIABETES EN EDAD PEDIÁTRICA

5) Niño con diabetes

Las formas graves de la infección por coronavirus son muy infrecuentes en la edad pediátrica; sin embargo, los niños pueden ser una correa importante de trasmisión de la infección por SARS-CoV-2, siendo muchos de ellos asintomáticos.

Los niños y adolescentes con diabetes bien controlada no parecen tener más riesgo ante la infección por coronavirus.

Las normas de control de la diabetes son las habituales; en caso de enfermedad por coronavirus, aplicar los consejos de “día de enfermedad” con controles frecuentes de glucemia y cuerpos cetónicos.

EDUCACIÓN TERAPÉUTICA Y AJUSTE DE MEDICACIÓN

6) La diabetes no aumenta el riesgo de contraer la infección

El riesgo que tiene una persona con diabetes de contraer la infección que causa la Covid-19 es el mismo que el de la población general, aunque si se contrae la infección su gravedad y evolución puede ser diferente, según la edad, grado de control de la diabetes, presencia de complicaciones crónicas u otras patologías.

7) Más información, la mejor prevención

Seguir las recomendaciones para prevenir el contagio de esta infección (lavado de manos efectivo y frecuente, toser con un pañuelo de papel en la boca que se desechará o utilizar el codo, mantener una distancia 1,5-2 metros entre personas,) y para seguir el confinamiento y aislamiento si se indica. Es fundamental conocer bien los signos de alarma (fiebre, tos seca, dolores musculares, sensación de ahogo), así como cuándo y dónde contactar con el equipo de atención sanitaria. Asegúrese de buscar información en fuentes válidas y contratadas. Es importante evitar la sobreinformación o las noticias falsas.

8) Lo que no debe faltar en casa: la medicación y los dispositivos de control

Tener disponible todo el material relacionado con el cuidado de la diabetes, desde medicamentos y su receta, hasta el medidor de glucosa, las tiras reactivas glucosa y cetonas, y los teléfonos de contacto del equipo médico, la farmacia, el centro de Atención Primaria y emergencias médicas…

9) El control estricto de la glucosa es clave

Aumentar la frecuencia de controles de glucosa y, si procede, el de cuerpos cetónicos (si el valor de la glucosa es superior a 250mg/dl en 2 ocasiones). Extremar la alerta y conocer bien los signos de alarma de descompensación (valores altos de glucosa, cuerpos cetónicos positivos, sed, ganas de orinar…), así como la actuación a realizar en estos casos y dónde contactar con el equipo de atención sanitaria si es preciso (recomendaciones comunes frente a cualquier infección).

* En caso de infección por coronavirus:

  • Puede ser necesario ajustar la medicación.
  • Es fundamental mantener una adecuada hidratación.
  • No suspender el tratamiento con insulina, especialmente si tiene diabetes tipo 1.
  • Si presenta cifras de glucosa elevadas, puede ser necesario administrar dosis extra de insulina, y la medición de cuerpos cetónicos.
  • Si está tomando fármacos del tipo iSGLT2 o “glucosúricos”, debe suspenderlos.
  • Si presenta niveles de glucosa y cuerpos cetónicos repetidamente elevados, contacte con su equipo de profesionales sanitarios.

IMPLICACIONES PSICOLÓGICAS

10) Un buen cuidado y una actitud positiva son imprescindibles

  • Conviene ajustar la intensidad del miedo, ya que esto permite tomar medidas adecuadas; un exceso de temor, además de hacer sufrir, conduce a tomar decisiones poco acertadas.
  • Organizar el día incluyendo las rutinas de autocuidado y otras para el desarrollo físico e intelectual genera seguridad.
  • Compaginar actividades en solitario con otras de talante social/familiar.
  • Evitar abandonarse al desánimo y pensar que es una situación temporal de la que se puede salir fortalecido.