Deporte y Vida

COVID-19

Por qué la AEMPS alerta sobre el peligro de consumir dióxido de cloro

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios asegura que no existe ninguna prueba científica que avale sus supuestas propiedades para el tratamiento o la prevención de la infección por SARS-CoV-2.

covid-19, salud, enfermedades, dióxido de cloro
FRANCOIS LENOIR REUTERS

El consumo oral de soluciones de dióxido de cloro (directamente u obtenido a partir de clorito de sodio, también conocido como MMS –Miracle Mineral Solution-) ha sido promocionado durante los últimos tiempos como una alternativa para el tratamiento o la prevención de la infección por SARS-CoV-2 e incluso para muchas otras enfermedades, como malaria, autismo, cáncer, enfermedades parasitarias o degenerativas.

Sin embargo, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios AEMPS) sale al paso de estas afirmaciones asegurando que “no existe ninguna prueba científica que avale sus supuestas propiedades ya que estos productos no se han sometido a ningún tipo de evaluación o autorización por las autoridades competentes que garantice que la relación beneficio/riesgo sea positiva y así asegurar el derecho de los ciudadanos a la protección de su salud”.

Riegos para la salud

Es más, la AEMPS va más allá y asocia su consumo a un riesgo para la salud que puede ser grave en algunos pacientes y requerir hospitalización:

  • Su consumo directo puede producir dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, que pueden llevar a deshidratación, fallo renal, anuria, anemia hemolítica y metahemoglobinemia.
  • Sus vapores pueden causar irritación ocular o respiratoria, broncoespasmo o incluso edema pulmonar.

No es la primera vez que la AEMPS alerta sobre los riesgos del dióxido de cloro, pero se ha visto en la obligación de volver a la carga después de que, recientemente, el Instituto Nacional de Toxicología de España haya informado sobre varios casos de intoxicaciones causadas por su consumo.

Algunos de estos productos pueden ofrecerse al consumidor de otros modos: como desinfectantes (no destinados a la aplicación directa a personas o animales) o como productos empleados para la desinfección del agua potable, tanto para personas como para animales. También puede tener un uso industrial como blanqueante. Su uso como biocida o su uso industrial, observando estrictamente las instrucciones de uso, quedan fuera del ámbito de la presente nota informativa”, explica la AEMPS.

“Desde la AEMPS somos conscientes y comprendemos la necesidad e inquietud de enfermos y familiares por encontrar soluciones a sus padecimientos, pero el uso de estos productos no sólo no reporta beneficios, sino que pueden suponer más complicaciones. Aconsejamos seguir siempre las recomendaciones de sus profesionales de la Sanidad y tomen las medidas necesarias para evitar el contagio de manos: usar adecuado de mascarillas, mantener la distancia social y el lavado de manos regular”, concluye.