Deporte y Vida

CORONAVIRUS:

Hallan la causa por la que virus provoca la pérdida del olfato

Una investigación realizada por la Universidad de Harvard determina que es poco probable que la anosmia se mantenga de manera permanente una vez se ha superado la infección.

Hallan la causa por la que virus provoca la pérdida del olfato
MARKO DJURICA REUTERS

Entre los efectos que provoca habitualmente el coronavirus en las personas afectadas por la enfermedad están la pérdida del olfato y del gusto. Se trata se síntomas neurológicos propios de esta afección cuya aparición se ha registrado en multitud de pacientes de la COVID-19. Por ello, un equipo de científicos de la Facultad de Medicina de Harvard ha realizado una investigación cuyos resultados han sido recogidos por la revista Science Advances.

Así, según ha desvelado el estudio, la pérdida del olfato, dolencia conocida como anosmia, se produce en estos enfermos porque el virus infecta a un tipo de células nerviosas en la cavidad nasal que no son neuronas sino células de soporte (células gliales). Los investigadores alcanzaron esta conclusión tras realizar pruebas a pacientes contagiados, personas sanas y animales durante varios meses.

La pérdida del olfato no es permanente

“Nuestros hallazgos indican que el nuevo coronavirus cambia el sentido del olfato en pacientes no infectando directamente las neuronas sino afectando la función de las células de soporte”, explica el responsable principal de la investigación, Sandeep Robert Datta. Esta concreción ha permitido a los científicos determinar que es poco probable que la infección por coronavirus dañe de forma permanente los circuitos neuronales olfativos.

“Creo que son buenas noticias, porque una vez que la infección desaparece, las neuronas olfativas no parecen necesitar ser reemplazadas o reconstruidas desde cero”, afirma Sandeep Robert Datta quien, no obstante, subraya la necesidad de realizar más pruebas para confirmar los resultados del estudio. “Necesitamos más datos y una mejor comprensión de los mecanismos subyacentes para confirmar esta conclusión”, asegura.