Deporte y Vida

CORONAVIRUS

Coronavirus España: ¿por qué ha engordado la mitad de los españoles en el confinamiento?

Un estudio afirma que las principales causas del aumento de peso son la mala alimentación y el sedentarismo, unidas al nivel socioeconómico y educativo de cada persona.

Coronavirus España: ¿por qué ha engordado la mitad de los españoles en el confinamiento?

La pandemia ocasionada por el coronavirus paralizó España durante más de tres meses. Los comercios se cerraron y la población se vio obligada a quedarse en casa para frenar la propagación del virus, que ya acumula 270.116 casos registrados y 28.429 muertes, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad.

El confinamiento que se implantó en el país con el estado de alarma ha dejado secuelas que ya se empiezan a conocer y afectan especialmente a la población más vulnerable. Uno de los principales impactos ha sido a nivel físico.

El estudio “Obesidad, confinamiento y COVID-19”, realizado por la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO), ha revelado que el 44% de los españoles asegura haber engordado durante las semanas que permanecieron encerrados en sus domicilios. Este aumento de peso oscila entre uno y tres kilos y afecta principalmente a la población mayor.

Importancia de los niveles socioeconómico y educativo

Las principales causas por los que los españoles han engordado han sido el sedentarismo y la mala alimentación que han tenido durante el confinamiento. Casi la mitad de la población (un 45%) aumentó el consumo de alcohol y la bollería, mientras que un 40% indica que tuvo mucha sensación de hambre.

No obstante, estos factores van estrechamente ligados con el nivel socioeconómico y educativo de cada persona. “El 77% de las personas sin ingresos reconoce haber subido de peso frente al 43% de los encuestados con ingresos superiores a los 2.000 euros”, establece el estudio.

Esto se debe a que la cantidad de ingresos que tiene una persona determina muchos factores, como la calidad de los alimentos que puede consumir o la vivienda que se puede permitir. Con ingresos bajos el tamaño de la vivienda será menor y la práctica de ejercicio también se reduce. Así lo confirma el análisis. El 46% de los que viven en pisos de entre 50 m2 y 75 m2 había realizado ejercicio, frente al 75% de los que residen “en casas de al menos 150 m2”.

Otro punto que influyó en el estilo de vida es el nivel educativo. Sólo un 30% de personas con estudios primarios siguió “unos hábitos adecuados”, frente al 74% de encuestados con estudios universitarios.

Obesidad y COVID-19

El estudio ha detectado que las personas que más han aumentado de peso son los que ya eran obesos. Algo que puede suponer un problema más grave de lo que imaginamos porque, como ha destacado el presidente de la SEEDO, Francisco Tinahones, la obesidad es el principal factor de riesgo, junto al de la edad, para que el coronavirus se convierta en un caso grave. De hecho, el 80% de los pacientes que estaban graves “eran obesos”.

En esta línea, la doctora Susana Monereo, secretaria de la Sociedad Española de Obesidad, advirtió que si se suma “la pandemia de Covid-19, la pandemia de obesidad, y los estragos sobre el peso del confinamiento tenemos el cóctel perfecto para que exista un deterioro importante de la salud global”.

Consejos para recuperarse

En España hay un 60% de la ciudadanía con problemas de sobrepeso y un 21% con obesidad, que puede complicar muchas otras enfermedades, no solo el coronavirus. Por eso, Monereo y Tinahones insisten en la necesidad de tener rutinas saludables.

Lo más importante es realizar actividad física porque “mejora el pronóstico” en caso de enfermedad, según expone Tinahones. También es imprescindible controlar la compra para acercarse a la dieta mediterránea, evitando alimentos y bebidas dulces con gran cantidad de azúcar, así como el consumo de alcohol y alimentos procesados.