Deporte y Vida

Coronavirus

Pérdida del olfato y el gusto: ¿síntoma de COVID-19 o alergia?

Los efectos que producen habitualmente las dos patologías tienen pocos aspectos en común, aunque en ambos casos pueden surgir tos, disnea, dolor de cabeza y mucosidad nasal.

Pérdida del olfato y el gusto: ¿síntoma de COVID-19 o alergia?
RAPHAEL ALVES EFE

Los alérgicos al polen viven durante la primavera su momento más complicado del año. Durante esta época los síntomas típicos de esta patología son más acusados para las personas que lo padecen. Éstos suelen ser picor de ojos, nariz, oídos y paladar, así como estornudos frecuentes, ojos enrojecidos, sensación de lagrimeo y de arenilla en los ojos.

Los efectos del polen en estos individuos a veces pueden llevar a confusión en plena pandemia del coronavirus por el temor a haberse contagiado. No obstante, los síntomas habituales de la COVID-19 son fiebre, malestar general, diarrea y dolores musculares, reacciones a la enfermedad que no surgen cuando se trata de una alergia al polen.

Asimismo, el coronavirus puede provocar la pérdida del olfato y del gusto, secuelas que incluso es posible que permanezcan tras superar la enfermedad, según han demostrado algunos estudios. La posible disminución de ambos sentidos es uno de los síntomas que el Ministerio de Sanidad reconoce como propios de los pacientes que padecen la enfermedad y ninguno de los dos surge en las personas que tienen molestias derivadas del polen.

Síntomas comunes

Los síntomas que comparten los enfermos de coronavirus y los alérgicos son escasos. En concreto tos, disnea, dolor de cabeza y mucosidad nasal. Además, no todos ellos los soportan el conjunto de personas alérgicas. La tos puede aparecer en personas con asma, pero se diferencia de la que sufren los pacientes de la COVID-19 por la presencia de sibilancias.

Igualmente, la sensación de falta de aire es otro síntoma que comparten los individuos asmáticos por alergia a pólenes y los enfermos de coronavirus. Ambas dolencias también pueden provocar dolor de cabeza, aunque en el caso de los alérgicos sólo se produce cuando la reacción al polen tenga complicaciones y cause sinusitis.