Deporte y Vida

Coronavirus

Los fármacos para la hipertensión y la diabetes podrían ser beneficiosos ante el coronavirus

Varias investigaciones trabajan con la posibilidad de que causen efectos positivos después de que se haya descartado que supongan un riesgo añadido dutante la pandemia.

Los fármacos para la hipertensión y la diabetes podrían ser beneficiosos ante el coronavirus
EZEQUIEL BECERRA AFP

Los profesionales de la sanidad han tenido que aprender sobre la marcha muchos aspectos que se desconocían sobre el coronavirus. La aparición de esta nueva enfermedad despertó algunas dudas acerca de la conveniencia de emplear algunos tipos de fármacos por la posibilidad de que supusiesen un factor de riesgo de cara al contagio por COVID-19. Fue el caso de los medicamentos para la hipertensión arterial (IECA y ARA2) y para la diabetes (iSGLT2). Ahora se ha confirmado que son seguros y, por ello, no se contempla su retirada. 

La página web Pharma Market explica que los fármacos utilizados para controlar la hipertensión incluyen inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, que está demostrado que es receptor del coronavirus en el organismo. Este hecho provocó que surgiera controversia sobre la idoneidad de su utilización en plena pandemia.

Tratamiento seguro

No obstante, diversas investigaciones han desvelado que su consumo no implica un mayor riesgo de contagio ante la COVID-19 ni de sufrir complicaciones. Incluso podría ser al contrario y producir efectos beneficiosos. Ya hay en marcha estudios para verificar si realmente es así. En cualquier caso, y a falta de conocer los resultados de estos trabajos, lo que sí está confirmado es que el tratamiento con antihipertensivos no implicar ningún riesgo.

Los fármacos empleados para la diabetes también han estado bajo sospecha durante la pandemia, ya que según advirtieron las autoridades sanitarias del Reino Unido el coronavirus puede facilitar la cetoacidosis, una peligrosa afección que puede afectar a las personas diabéticas. Sin embargo, también existen investigaciones basadas en la creencia de posibles efectos positivos de alguno de los medicamentos que se utilizan, como la dapagliflozina.