Deporte y Vida

COVID-19

Investigadores americanos confirman como síntomas la pérdida de olfato y gusto

Una nueva investigación a cargo de expertos de la Universidad de California en San Diego (EEUU) confirma que la anosmia, que en ocasiones va acompañada de ageusia, son indicios de infección.

salud, olfato, gusto, covid-19
as.com

"Si tienes pérdida de olfato (anosmia) y de gusto (ageusia), tienes más de 10 veces más probabilidades de tener la infección de Covid-19 que otras causas de infección. El primer signo más común sigue siendo la fiebre, pero la fatiga y la pérdida del olfato y el gusto se suman a otros síntomas iniciales muy comunes”.

Quien habla es la doctra Carol Yan que junto a un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Diego (EEUU) encuestaron y sometieron a pruebas a 1.480 pacientes con síntomas similares a los de la gripe y con indicios sobre una posible infección por Covid-19. En total, 102 pacientes dieron positivo y 1.378 negativo, mientras que el estudio incluyó las respuestas de 59 de esos pacientes que habían dado positivo y de 203 pacientes negativos.

Los resultados del trabajo, publicado en la revista 'International Forum of Allergy and Rhinology', demuestran la alta prevalencia y la presentación única de ciertas deficiencias sensoriales en pacientes positivos como la pérdida de olfato y gusto, que fue profunda, aunque la tasa de recuperación del olfato y el gusto fue alta se produjo normalmente entre dos y cuatro semanas después de la infección.

“Sabemos que el SARS-CoV-2 es un virus extremadamente contagioso y nuestros hallazgos respaldan la necesidad tener en cuenta que unos signos tempranos de la enfermedad pueden ser la pérdida de olfato y del gusto”, explica Carol Yan, que confirma que el retorno sensorial coincidió con el tiempo de recuperación de la enfermedad.

De igual forma, los investigadores destacan el hecho de que las personas que informaron haber experimentado un dolor de garganta con más frecuencia dieran negativo. Otros síntomas conocidos incluyen fiebre, fatiga, tos y dificultad para respirar, aunque los encuestados en el estudio fueron personas con formas más leves de infección que no requirieron hospitalización ni intubación.

No menospreciar como medida de detección

De este modo, los hallazgos subrayan la importancia de identificar los síntomas tempranos de la infección en las personas que pueden estar en riesgo de transmitir la enfermedad a medida que se recuperan.

"Esperamos que con estos hallazgos otras instituciones sigan el ejemplo y no solo enumeren la pérdida de olores y sabores como un síntoma de COVID-19, sino que lo usen como una medida de detección del virus en todo el mundo", concluye Yan.