Deporte y Vida

Martín Fiz nos cuenta cómo es ser un runner guía

RUNNING

Martín Fiz nos cuenta cómo es ser un runner guía

Martín Fiz nos cuenta cómo es ser un runner guía

El atleta corrió la Maratón de Sevilla junto al internacional Manuel Garnica, una experiencia única y que le ha servido para ceder su mirada y aprender otra manera de correr.

La noticia es de las que llama la atención, se buscan guías aficionados la running para disputar carreras. Aficionados ciegos necesitan la mirada de otros para poder cumplir su hobby, y es lo que ha hecho el atleta Martín Fiz con el internacional paralímpico Manuel Guernica en la Maratón de Sevilla.

En tan sólo 6 meses en España ya se han apuntado más de 2.000 personas de diferentes puntos de la península y más de 100 parejas disfrutan de este deporte juntos.

Hablamos con Martín Fiz para Deporte y Vida, para conocer la experiencia de esta carrera, de los entrenamientos, los códigos, cómo entrenar, y la doble alegría de cruzar la meta.

¿Cómo surge esta iniciativa?

Comparte tu energía” es una iniciativa puesta en marcha por la energética EDP, en colaboración con la ONCE y la Federación Española de Deportes para Ciegos (FEDC), con un claro objetivo: crear un punto de encuentro, a través de esta plataforma online, en el que todas aquellas personas ciegas o con discapacidad visual grave aficionadas al running, encuentren a corredores que puedan hacer de guía para practicar juntos este deporte.

Nació con la ilusión de unir a estas personas y que pudieran salir a entrenar, pero ya son muchas las parejas que han participado en grandes carreras y maratones. Es un gran orgullo que EDP haya pensado en mí como embajador de un proyecto tan innovador como este.

Esta experiencia ha servido para dar la posibilidad a mucha gente de sentirse más humano, ceder la vista para que alguien pueda realizar su hobby (correr), y ha hecho que miles de personas “compartan su energía” y me ha dado la oportunidad de conocer a grandes corredores con discapacidad visual grave como Pablo Cantero o Manuel Garnica, con el que he participado como guía en el pasado EDP Medio Maratón de Sevilla del mes de enero.

Fiz nos cuenta las sensaciones y la complicidad de este tipo de carrera.

¿Cómo surgió correr con Manuel Garnica en la pasada EDP Medio Maratón de Sevilla?

Manuel Garnica, uno de los deportistas paralímpicos más destacados del panorama español e internacional, se encontraba en una situación complicada, ya que su guía oficial se había lesionado y no había en ese momento otra persona en la plataforma con unas marcas y una trayectoria de características similares a las suyas.

Por ello, desde EDP, me plantearon la posibilidad de correr este maratón junto a él. No lo dudé: el reto me pareció muy emocionante; enseguida supe que lo iba a vivir intensamente y que iba a aprender muchísimo. Así ha sido, y repetiría sin pensarlo.

Creo que en el video de la iniciativa probó lo que era correr sin ver. ¿Qué sintió?

Fue un reto complicado y toda una lección para mí. Primero, porque me ha permitido ponerme en el lugar del otro y apreciar, aunque sea una mínima parte, lo que siente una persona ciega cuando practica running.

El hecho de correr sin poder ver hace que agudices el resto de los sentidos, que potencies otras capacidades. Es una situación que te pone a prueba, te obliga a romper barreras, y te das cuenta de que personas como Manuel Garnica son todo un ejemplo a seguir. “Compartir nuestra energía” significa también compartir los retos a los que nos enfrentamos y la posibilidad de alcanzarlos juntos es apasionante.

¿Ser guía es un doble reto? ¿Y una doble alegría al cruzar la meta?

El cúmulo de sentimientos que se entremezclan en el momento de alcanzar la meta es indescriptible y hace que todo el esfuerzo realizado haya merecido la pena, aún más sabiendo que es un logro compartido. La palabra ‘alegría’ se queda corta: la colaboración y entrega de los dos, luchar juntos para llegar hasta el final, provoca una sensación única, más allá de conseguir hacer una buena marca o terminar en los primeros puestos. La posibilidad de vivir algo así, en mi caso con Manuel, aprender mutuamente uno del otro, te hace mejor atleta y, sobre todo, mejor persona.

¿Tienen algún código especial para comunicarse, contraseñas secretas, toques que sólo la pareja conoce?

Antes de empezar a correr es fundamental conocer a la otra persona, saber lo que quiere, lo que espera de ti y lo que tú esperas de él, así como fijar juntos los objetivos que se quieren alcanzar y los pasos a seguir para lograrlo. La sincronización y coordinación entre los dos es esencial, no podemos ir cada uno, por un lado: hay que sincronizar la zancada, la respiración, el ritmo… y poner a funcionar al máximo todos los sentidos al servicio de lo que necesita tu pareja.

Hay que cuidar y tener presente cada detalle, como el hecho de que los guías vayan atados siempre de la misma mano: si has estado entrenando atado con la mano derecha, no lo cambies el día de la carrera. Por otro lado, también hay una serie de términos clave a la hora de correr y, sobre todo, palabras de ánimo por parte del guía para motivar a su pareja hasta el final de la prueba.

Guía y corredor deben estar siempre unidos, tener códigos para la carrera y mucha complicidad.

0 Comentarios

Normas Mostrar