NBA

Termina el baile de entrenadores: 7 franquicias, 7 técnicos nuevos

Con la llegada de Wes Unseld Jr. al banquillo de Washington Wizards, todos los equipos sin técnico jefe ocupan sus cargos. Jason Kidd, Billups...

Termina el baile de entrenadores: 7 franquicias, 7 nuevos técnicos

Tras varias semanas de ajetreo en los despachos, todas las franquicias de la NBA vuelven a tener entrenador jefe. La llegada de Wes Unseld Jr. al banquillo de Washington Wizards, aún por confirmar de forma oficial, ha sido la última pieza de un puzle muy complejo. Uno que ha llevado a un baile de técnicos, prácticamente, sin parangón. Hasta siete equipos tendrán, la próxima temporada, un nuevo entrenador. Un número que aumenta si se tiene en cuenta, por ejemplo, el movimiento de los Hawks: Nate McMillan, tras alcanzar las Finales de Conferencia, seguirá cuatro temporadas más en Atlanta. Hasta la finalización del curso, en el que entró a principios de marzo, era catalogado como interino, una etiqueta que se ha quitado de golpe; pero que, de forma oficial, también le convierte en uno de los nuevos entrenadores en cargo. Más allá de dicho formalismo, las nuevas caras de cara a la próxima temporada son las siguientes. Seis de las cuales, además, son de origen afroamericano.

Boston Celtics: Ime Udoka

Dallas Mavericks: Jason Kidd

Indiana Pacers: Rick Carlisle

New Orleans Pelicans: Willie Green

Orlando Magic: Jamahl Mosley

Portland Trail Blazers: Chauncey Billups

Washington Wizards: Wes Unseld Jr.

En el caso de Unsled Jr., el último en llegar, no se trata de una incorporación cualquiera. Tras la salida de Scott Brooks, que llevaba cinco temporadas en los Wizards y que cayó en primera ronda de playoffs frente a Philadelphia 76ers, la organización ha optado por un nombre que conecta directamente con su historia. El nuevo técnico, que llevaba trabajando como asistente 16 temporadas en la NBA, es hijo de Wes Unseld, un emblema para la franquicia. Seguramente, su figura más importante. Hall of Fame, Unseld, fallecido en junio del año pasado, disputó toda su carrera con los Bullets, primero en Baltimore y, luego, en la capital de los Estados Unidos. Posteriormente, con 5 All Star, un MVP y el anillo de 1978, el único de la franquicia, también sería entrenador y ejecutivo dentro de la organización. Unsled Jr., que intentará recoger el testigo, llega tras ejercer como asistente de Denver Nuggets durante las últimas seis temporadas. En Colorado, ha formado parte de uno de los ascensos más impresionantes de la competición, ganándose una gran fama en su rol de especialista defensivo. Antes, había formado parte de los cuerpos técnicos de Golden State Warriors y Orlando Magic, organización para la que también fue entrevistado en la búsqueda de nuevo entrenador.

Jamahl Mosley, sin embargo, ha sido el elegido para los de Florida. No sin implicaciones que van más allá, como en la mayoría de los casos. Con tantos huecos a ocupar, era imposible que los escenarios no se entrelazaran. Mosley llega a Orlando tras siete temporadas como asistente en Dallas Mavericks, donde ha aterrizado Jason Kidd. Antes, pasó por Cleveland y Denver, también con roles similares. En Texas, era el favorito de Luka Doncic; en los Magic, se hará cargo de una organización que, tal y como demostró en el pasado mercado, ha pulsado el botón rojo de la reconstrucción. Una que empezará, sin ir más lejos, en el próximo Draft (29 de julio), con los picks 5, 8 y 33. Kidd, por su parte, deberá dirigir a Dallas en la urgente misión de construir el entorno perfecto para el jugador esloveno, que está para ganar desde ya. En su historial, se encuentran, a diferencia de Unsled Jr. o Mosely, experiencias como entrenador jefe. Tras iniciar su carrera en los banquillos en Brooklyn Nets, pasó tres temporadas y media en Milwaukee Bucks. En ambos casos, sin mucho éxito.

Para mayor enredo, el legendario base era una de las opciones favoritas de Damian Lillard en los Blazers, donde, finalmente, ha llegado Chauncey Billups. Otro terremoto en Portland. Si bien, al principio, el nuevo técnico estaba entre las preferencias del jugador franquicia, finalmente se ha convertido en un nuevo motivo de preocupación. Con el futuro del base más en el aire que nunca, la llegada de Billups ha supuesto una ola de críticas hacia Lillard, principalmente, debido al historial del nuevo entrenador, acusado de abuso sexual en 1997. Junto a él, han llegado Ime Udoka a Boston Celtics, Rick Carlisle a Indiana Pacers y Willie Green a New Orleans Pelicans. En todos los casos, con la obligación de dar un paso hacia adelante. Udoka fue el primero en la retahíla de incorporaciones. Tras el cambio de Brad Stevens, ahora presidente de operaciones, deberá dar el impulso definitivo a una franquicia que no consigue culminar su ascenso a la gloria. Carlisle, por su parte, que ha cedido su sitio, justamente, a Kidd, intentará romper la barrera en Indiana: antes de la presente campaña, sin playoffs, el equipo acumulaba cinco caídas en primera ronda. Willie Green, finalmente, tras la solitaria campaña de Stan Van Gundy en New Orleans, buscará conducir a Zion Williamson hacia sus primeros playoffs. El nuevo mapa de la competición. Un baile que, hasta nuevo aviso, termina.