NBA

Lesiones malditas que costaron anillos: Durant, Magic, Westbrook...

Los playoffs de 2021 están marcados por las lesiones. Anthony Davis, Kawhi, Kyrie Irving, James Harden... en la historia, los problemas físicos han roto claros asaltos al título.

0
Lesiones malditas que costaron anillos: Durant, Magic, Westbrook...
Kyle Terada USA TODAY Sports

Las lesiones han sido un debate constante durante estos playoffs. La parte coyuntural, las desgracias que suceden en el deporte, pero también cuánto hay de estructural en una temporada marcada por el poco descanso para ajustar los calendarios de pandemia, en la que los equipos han reducido partidos pero los han disputado en formato muy comprimido y en la que queda, aunque en realidad siempre es así para alguien, la gravosa sensación del what if. Qué habría pasado si…

Los Nuggets, finalistas del Oeste la temporada pasada, parecían un legítimo aspirante al anillo desde que se hicieron con Aaron Gordon hasta que Jamal Murray cayó fulminado por una grave lesión de rodilla. Los Lakers, que solo tuvieron 71 días de descanso entre el final de la pasada temporada, con titulo, y el inicio de esta, parecieron el gran favorito en las primeras semanas de competición. Después cayó Anthony Davis, cayó LeBron… y el campeón nunca tuvo salud para defender su título. En el Este emergió el gigante Brooklyn Nets, pero fue un exotismo ver juntos en pista a Kevin Durant, James Harden y Kyrie Irving. La eliminación llegó sin Irving y con Harden completamente mermado. Los Jazz también cayeron con su backcourt en cuadro: Mike Conley lesionado, Donovan Mitchell muy tocado… ahora, los Clippers pelean en la final del Oeste sin su jugador franquicia, Kawhi Leonard, y lo hacen contra unos Suns que comenzaron los playoffs con lesión de hombro de Chris Paul y han arrancado la final de Conferencia sin el base, aislado por los protocolos sanitarios.

Un año muy complicado, sin duda. Pero siempre ha habido lesiones dramáticas en el peor momento, problemas que han frenado, cortado de raíz, caminos que parecían directos al título. O como mínimo a pelearlo hasta las últimas consecuencias. Estas son, por orden cronológico, algunas de las más desgraciadas y más sonadas de la historia de los playoffs de la NBA:

1958: BILL RUSSELL (BOSTON CELTICS). La gran dinastía de los Cetlics de Red Auerbach coincidió con la llegada de Bill Russell en 1956. El pívot, el rey de los once anillos de campeón, jugó trece años en la NBA y se quedó dos sin título: 1958 y 1967. Acabó con dos (1968 y 1969) como entrenador/jugador, ya en el final de una carrera en la que pudo enlazar diez anillos. Ganó en 1957, perdió las Finales de 1958 y enlazó luego ocho títulos seguidos (1958-1966). Pudieron ser diez, porque ese intermedio del 58 acabó en derrota en la Final contra St Louis Hawks (2-4)… por culpa de un feísimo esguince de tobillo de Russell en el tercer partido, con la serie 1-1. Después, se perdió los partidos cuarto y quinto y jugó el sexto, muy mermado.

1965: ELGIN BAYLOR. El mítico Elgin Baylor, uno de los mejores aleros de la historia y una leyenda de los Lakers, vivió con amargura sus constantes derrotas contras los Celtics en Finales: siete en total, de Minneapolis a L.A., entre 1959 y 1969. Finalmente los Lakers fueron campeones en 1972, con Jerry West y Wilt Chamberlain pero sin él... que había comenzado la temporada pero se bajó del barco nada más empezar porque las lesiones le habían dejado muy mermado y no podía seguir el ritmo del equipo. En 1965 los Lakers también perdieron la Final contra los Celtics, pero su destino había quedado sellado antes. En la final de División contra Baltimore Bullets, y en el primer partido, cuando Baylor sufrió una grave lesión de rodilla. Los Lakers, que habían sido primeros del Oeste (49-31), sobrevivieron en esa eliminatoria gracias a un sobrehumano Jerry West (46 puntos de media en la serie), pero cayeron 4-1 en las Finales sin un Baylor que estaba promediando más de 27 puntos y casi 13 rebotes.

1973: JOHN HAVLICEK (BOSTON CELTICS). Los olvidados pero extraordinarios Celtics de los setenta, el equipo entre Bill Russell y Larry Bird que ganó dos anillos (1974 y 1976). El de Dave Cowens, John Havlicek, Jo Jo White… Havlicek jugó sus 16 años de NBA en los Celtics (1962-78). Leyenda de la franquicia, fue ocho veces campeón entre 1963 y 1976. De sexto hombre a líder. En 1974 fue MVP de las Finales, pero un año antes, en la 1972-73, los Celtics batieron su récord de victorias (68-14) y, con Dave Cowens como MVP, iban lanzados hacia el anillo. Pero en el tercer partido de la final del Este, contra los Knicks, Havlicek sufrió un desgarro en el trapecio derecho tras un choque contra Dave DeBusschere. No jugó el cuarto partido (derrota) y volvió después, pero muy limitado. Los Knicks se llevaron la serie en siete partidos y se proclamaron campeones.

1978: BILL WALTON (PORTLAND TRAIL BLAZERS). La terrible lesión en el pie que fue el principio del fin para Bill Walton, llamado a convertirse en uno de los grandes jugadores de la historia desde sus legendarios éxitos en UCLA. En Portland, los años de la blazermania, fue campeón y MVP de las Finales en 1977 y MVP (18,9 puntos, 13,2 rebotes y 5 asistencias) en la temporada 1977-78, en la que ya tuvo problemas físicos. Pero, embalado hacia otro título, en el segundo partido de la semifinal del Oeste contra los Sonics (la primera eliminatoria que jugaban los Blazers en esos playoffs) se fracturó un pie. Los Blazers fueron eliminados (2-1) y comenzó el via crucis para Walton: pleitos con los Blazers por la forma de tratar su lesión, salida hacia San Diego y solo 14 partidos en las siguientes cuatro temporadas, tres totalmente en blanco. En 1986 consiguió su segundo anillo, en los Celtics y como sexto hombre de lujos del súper equipo que lideraba Larry Bird.

1989: MAGIC JOHNSON Y BYRON SCOTT (LOS ANGELES LAKERS). Los ochenta fueron la gran década de los Lakers. También de los Celtics, y desde luego del impulso de la NBA hacia la edad de oro. Pero sobre todo de los Lakers y su Showtime: ocho Finales disputadas, cinco ganadas. En la segunda parte de la década, llegó la versión aplastante, más musculosa, de ese Showtime, con un Kareem Abdul-Jabbar en declive pero un nivel excelso de James Worthy y Byron Scott como flechas del arco de Magic Johnson en transiciones supersónicas. Los Lakers ganaron en 1987 y 1988 e iban en 1989 embalados hacia el soñado threepeat. 57-25, MVP de Magic Johnson (22,5 puntos, 7,9 rebotes, 1,8 asistencias) y 11-0 en el Oeste ante de repetir Final contra Detroit Pistons, el rival al que habían ganado por los pelos (y con lesión de Isiah Thomas) en las míticas Finales de 1988. Allí, en la batalla definitiva, todo salió mal a los angelinos: Byron Scott se quedó fuera por una lesión muscular en una pierna mientras preparaba el primer partido. Y en el segundo, cayó Magic Johnson, también por un problema muscular en un gemelo. Del 11-0 en el Oeste, al 0-4 contra los implacables Pistons.

1999: PATRICK EWING (NEW YORK KNICKS). Los Knicks jugaron dos Finales de la NBA en los 90. El durísimo equipo de Patrick Ewing perdió en siete partidos en 1994, contra los Rockets: Hakeem Olajuwon volteó una serie que los Knicks dominaban por 2-3 después de cinco partidos. Un lustro después, 1999 fue año de lockout. Los Knicks firmaron un discreto 27-23 en 50 partidos y pasaron a playoffs como octavos. Pero ahí comenzó un recorrido tremendo: superaron a Heat, Hawks y Pacers y perdieron las Finales contra los Spurs, un sencillo 4-1 porque la tremenda pareja Tim Duncan-David Robinson no tuvo enfrente a Ewing. El pívot jamaicano se rompió el tendón de Aquiles en el primer partido de la final del Este, contra los Pacers. La lesión llegó antes del partido, en el calentamiento. Ewing jugó pero ya no pudo estar más en pista después.

2003: CHRIS WEBBER (SACRAMENTO KINGS). La gran oportunidad de oro de los Kings pasó en 2002 y 2003. El maravilloso equipo que dirigía Rick Adelman y en el que jugaban Chris Webber, Mike Bibby, Peja Stojakovic, Vlade Divac… En 2002 cayeron en una legendaria (y polémica) final del Oeste contra los Lakers de Shaq y Kobe (4-3), una serie que nadie olvida y que oscurece la desgracia que llegó un año después. De 61 victorias y 59, el mismo nivel, y un contundente 4-1 a los Jazz antes de enfrentarse a los Mavericks en segunda ronda. En el segundo partido, Webber se rompió los ligamentos de la rodilla. Lideraba en puntos y rebotes a su equipo, que había ganado el primer partido pero acabó cayendo en siete contar los texanos.

2003: DIRK NOWITZKI (DALLAS MAVERICKS). Sirva como ejemplo de que muchas veces la suerte va de cara y en contra en cuestión de semanas. Los Mavs eliminaron a los Kings tras la lesión de Chris Webber. En la final del Oeste, se encontraron con los Spurs que acabaron siendo campeones. Los Mavs habían ganado 60 partidos (su récord por entonces) y Nowitzki había promediado 25+10 y estaba firmando unos excelentes playoffs… pero sufrió una lesión de rodilla en el tercer partido contra el gran rival texano, que avanzó en seis partidos.

2012: DERRICK ROSE (CHICAGO BULLS). La gran ocasión de los Bulls post Michael Jordan de ser campeones y el ascenso meteórico de Derrick Rose, MVP más joven de la historia (22 años y 6 meses) en 2011. En esa temporada, los Bulls llegaron a la final del Este y perdieron contra los Heat de LeBron James y Dwyane Wade. En diciembre, Rose firmó una extensión de cinco años y casi 95 millones. Y, después del lockout, los Bulls fueron a por todas: 50-16 en curso de 66 partidos. En playoffs arrancaron contra los Sixers y en el primer partido, con +12 para los Bulls y solo 82 segundos por jugar, un Rose que seguía en cancha se rompió la rodilla tras una penetración. Los Bulls perdieron la serie (2-4) y la carrera de Rose cambió drásticamente a partir de ese momento. También la trayectoria de la franquicia de Chicago.

2013: RUSSELL WESTBROOK (OKC THUNDER). Se suele considerar que los Thunder de Kevin Durant y Russell Westbrook tuvieron dos grandes oportunidades de ser campeones: en 2012, todavía con James Harden a bordo, perdieron la Finales contra los Heat. En 2016 dominaban a los Warriors 1-3 en la final del Oeste cuando colapsaron y acabaron perdiendo en siete partidos. Después Durant se fue al rival de la Bahía. Pero se suele olvidar 2013: tras ser finalistas, los Thunder ganaron 60 partidos (60-22) y llegaron embalados a playoffs. Pero en primera ronda, contra los Rockets (segundo partido), una acción gratuita e innecesaria de Patrick Beverley dejó a Russell Westbrook lesionado: rotura de menisco. Los Thunder avanzaron (4-2) pero no pudieron en segunda ronda con los Grizzlies.

2015: KYRIE IRVING Y KEVIN LOVE (CLEVELAND CAVALIERS). ¿Un anillo perdido en Cleveland? Las Finales de 2015 fueron las primeras de las cuatro seguidas que enfrentaron a Cavaliers y Warriors y dieron el primer título a Stephen Curry y su equipo, con Andre Iguodala como MVP de la lucha por el anillo. Una serie (4-2) marcada por los heroicos esfuerzos de LeBron James con unos Cavs en cuadro: en el primer partido, en la prórroga del Oracle Arena, se lesionó Kyrie Irving en una rodilla y no jugó más. Pero es que antes, en el cuarto partido de primera ronda contra los Celtics, Kevin Love se dislocó un hombro y tampoco jugó en esas Finales. Los Cavs, en el primer año tras el regreso de LeBron, habían ganado 53 partidos y al big three LeBron-Kyrie-Love habían sumado en enero a Mozgov, JR Smith y Shumpert. Las lesiones los frenaron… pero no así un año después, cuando fueron campeones en 2016.

2019: KEVIN DURANT Y KLAY THOMPSON (GOLDEN STATE WARRIORS). Los Warriors formaron uno de los mejores equipos de la historia, probablemente el mejor, cuando al equipo campeón en 2015 se sumó Kevin Durant tras las Finales perdidas en 2016. El quinteto Stephen Curry-Klay Thompson-Andre Iguodala-Kevin Durant-Draymond Green, el megaquinteto de la muerte, sembró el terror en la NBA: campeones en 2017 y 2018… pero derrota en 2019, cuando no pudieron con Toronto Raptors con todo en contra. Kevin Durant se lesionó en segunda ronda, contra los Rockets. En las Finales, con 3-1 para los Raptors, Kevin Durant trató de volver. Duró menos de 12 minutos y se fracturó el tendón de Aquiles. Sin él, los Warriors salvaron ese match ball pero no el siguiente, en su pista. Cuando mandaban en el marcador y olía a séptimo, una grave lesión de rodilla fulminó a Klay Thompson. Los Warriors, con Iguodala y Looney también mermados, entregaron la corona en ese sexto partido.

2021: JAMES HARDEN Y KYRIE IRVING (BROOKLYN NETS). Si Kyrie cayó lesionado en 2015 y Kevin Durant en 2019… en 2021 ambos iban juntos a por el título. Juntos y en un big three atómico junto a James Harden. Pero las cosas no salieron bien en ningún momento. Una lesión muscular secó a Harden, y en el cuarto partido de semifinales del Este, después de dos victorias aplastantes contra Milwaukee Bucks, falló el tobillo de Kyrie, que no jugó más. Harden volvió, pero jugó absolutamente mermado. Y Kevin Durant, casi solo, llevó a los Bucks hasta la prórroga del séptimo partido, pero no pudo hacer más y el gran favorito claudicó. Antes, en primera ronda, había sido eliminado el campeón, unos Lakers masacrados por las lesiones durante toda la temporada y que en la serie contra los Suns se quedaron sin Anthony Davis. Las lesiones abortaron cualquier opción de Finales Lakers-Nets, un choque titánico que pareció muy real durante la regular season.