NBA

Disney es el lugar favorito para la NBA: "Ya nos preparamos como si fuera a pasar"

Dos fuentes distintas confirman que el parque temático de Orlando ha ganado mucha ventaja respecto a las otras sedes: "Estamos confiados en que la NBA vendrá aquí".

Disney es el lugar favorito para la NBA: "Ya nos preparamos como si fuera a pasar"
Xavier Collin/Image Press Agency GTRES

Con un par de semanas aún por delante para tomar la decisión definitiva, según el plazo que se dio Adam Silver, pero con los rumores empujando cada vez más hacia el regreso a las pistas, el plan de la NBA de volver a jugar podría estar mucho más avanzado de lo que se piensa. Eso es lo que se desprende de las informaciones que en las últimas horas han ofrecido dos periodistas de dos medios distintos. Por un lado, Sams Charania, de The Athletic, quien afirma que tanto a él como a su compañero Sam Amick varias fuentes de la liga les han asegurado que el complejo de Disney en Orlando es "el claro líder entre todas las sedes para acabar la temporada 2019/20", y añade que "ha ganado muchas papeletas respecto a otras opciones como Las Vegas". Estos dos periodistas son de los más importantes dentro del mundo NBA y sus fuentes no suelen errar los tiros.

Por el otro lado, y con un grado de fiabilidad mayor si cabe por su conocimiento del terreno, está Keith Smith, quien trabajó 20 años para Disney y la mayoría de ellos en la sede de Orlando. Ningún periodista tiene más contactos que él dentro del parque temático y lo que le han contado apunta a que la NBA, si bien aún no tiene la decisión tomada al 100%, podría estar a punto de dar el paso definitivo en favor de la ciudad de Florida. Smith ha asegurado en un tuit que en Disney World "han comenzado las primeras etapas para adaptar algunos de sus espacios hoteleros para albergar la NBA y sus necesidades. El Wide World of Sports Complex también ha realizado algunos trabajos en previsión de albergar la NBA y posiblemente la MLS".

Es decir, que a falta de confirmación oficial ya se está trabajando sobre el terreno con la previsión de que, efectivamente, se jueguen allí partidos de baloncesto y de acoger durante semanas a toda la comitiva de la liga en la que, recordemos, también estarían incluidas las familias de los jugadores, tal y como les prometió Silver. Aunque a Smith otra fuente de la NBA le ha dicho que el acuerdo aún no está cerrado, "pero que el hecho de que sea una propiedad privada que permita controlar el acceso de la gente con mucha más facilidad que otros sitios propuestos es algo que cuenta muy a favor de Disney". Dentro de la liga consideran este punto "muy importante". Y dentro del parque temático, con los que, por supuesto ha hablado el periodista, se muestran más que confiados: "Estamos seguros de que seremos anfitriones de la NBA de alguna manera. Puede que no sea de todos los partidos que se van a jugar, pero creemos que la NBA estará aquí para terminar al menos parte de su temporada. Aún hay algún obstáculo que superar, pero nos estamos preparando como si eso es lo que fuera a pasar".

Muchas ventajas

Lo cierto es que cuando uno se para a mirar lo que ofrece cada una de las posibles opciones, ninguna puede competir con Orlando en lo que se refiere a ser una sede burbuja, ese término tan empleado en las últimas semanas. Disney, al fin y al cabo, posee ESPN y ABC, dos de los bastiones mediáticos de una liga que pasa por el mejor momento económico de su historia gracias a los casi 2.700 millones al año que cobra por sus derechos televisivos después de la histórica renovación (entró en vigor en 2016) de 24.000 millones por nueve años. Pagan Turner (TNT)... y Disney.

Keith Smith ya planteaba hace un mes lo que lo que hace tiempo dejó de mirarse como una opción exótica o extravagante. Allí, para empezar, hay espacio de sobra (casi 100 kilómetros cuadrados) y es totalmente privado, por lo que la cuarentena y el aislamiento podrían ser mucho más eficaces y reales que en cualquier ciudad o isla por mucho control que se pueda ejercer en estas. Además, están cerca las instalaciones de la Universidad de Central Florida y, claro, de Orlando Magic, la otra franquicia de Florida (junto a los más mediáticos Heat de Miami) que tiene a Disney como patrocinador en su camiseta.

También hay hospitales cerca, las opciones de ocio y restauración están garantizadas y el alojamiento también, y muy cerca de un ESPN Wide World of Sports que ejercería de epicentro de esta NBA confinada en Disneylandia: hay dos resorts con casi 5.000 habitaciones disponibles, el Art of Animation (unas 2.000) y el Pop Century (unas 2.900). Además, también está a mano el más lujoso Riviera Resort (unas 300 habitaciones), siempre a tiro de ese estratégico Wide World of Sports, un tremendo conglomerado deportivo de ESPN donde estaría garantizada la disponibilidad de espacio de entrenamiento para todos los equipos, también si van los 30 (la liga al completo), y donde hay tres lugares ideales para jugar partidos, si es necesario de forma simultánea: el HP Field, que ya acoge citas universitarias con televisión en directo, el Visa Center y el The Arena (que suele acoger los concursos nacionales de animación, cheerleaders...). Estos dos últimos pueden funcionar como canchas de partido oficial o transformarse en lugares de entrenamiento en los que se podrían ubicar hasta seis pistas. Además, y esto parece un asunto esencial, todas estas instalaciones están (garantía de ESPN) ya perfectamente adaptadas y equipadas para la retransmisión televisiva de máxima calidad.

1 de junio, fecha clave

Una horas después era Adrian Wojnarowski quien sumaba un nuevo motivo para el optimismo: "Las franquicias esperan que alrededor del 1 de junio la NBA les dé pautas para que los jugadores que se marcharon de sus ciudades durante la cuarentena vayan volviendo, en lo que se entiende como un primer paso de cara a la reanudación". Además, los equipos también creen que la liga les permitirá avanzar en el tipo de entrenamientos que ya han comenzado a realizar.

Un posible calendario que se estaría discutiendo a partir de esa fecha sería dar dos semanas a los equipos para que sus jugadores realicen una cuarentena, otras dos en las que se comenzarían los trabajos por grupos ya para todas las franquicias al mismo nivel, y unas tres semanas finales de entrenamientos a pleno rendimiento. La idea dentro de la liga apunta a comenzar los partidos antes de finales de julio, aunque la fecha sigue sin hacerse oficial.