NBA

Va en serio: Disney World es una opción para terminar la NBA

Así lo confirma Shams Charania. Aunque suena extraño, el conglomerado de Disney tiene todo lo necesario para acoger el final de la temporada 2019-20.

Va en serio: Disney World es una opción para terminar la NBA
Orlando Sentinel TNS via Getty Images

Se han cumplido ya 50 días sin NBA. La temporada 2019-20, que debería estar ahora en el clímax de los playoffs, paró en seco el 11 de marzo tras el positivo por coronavirus del pívot francés Rudy Gobert, de Utah Jazz. Desde entonces, la liga ha mantenido su deseo de retomar la temporada, nombrar un campeón y salvar todo lo posible de unas pérdidas que pueden rondar, en caso de cancelación definitiva, los 2.000 millones de dólares (la NBA ingresa unos 8.000 millones al año ahora). Los jugadores están preocupados por su salud y tendrán voz y voto en los pasos que se den, pero también son conscientes de una realidad muy cruda: desde el 15 de marzo, el 25% de sus cheques irá a un fondo común acordado como provisión para ir preparando la posible catastrofe.

Mientras, y con notable pesimismo salpicado por alguna información más optimista, la NBA trabaja en unos planes alternativos que pasan, casi sin otra opción posible, por la sede burbuja: un único lugar que acoja en cuarentena a todo el personal necesario y a los equipos, ya sea a los 30 o a los 16 de playoffs en función del formato final que se acuerde en caso de poder jugar. Una opción mastodóntica, por todo lo que habría que mover, pero que parece la única viable, si bien resultaría difícil de materializar. De hecho, ya provocó las críticas de médicos y epidemiólogos en cuanto se planteó por primera vez de forma pública.

Han sonado Las Vegas, Atlantic CIty, Bahamas... y ahora también Disney World. Parece una broma, pero no lo es. De hecho, aparece ya como posibilidad muy real. El casi siempre infalible Shams Charania (The Athletic) aseguró ayer que está sobre la mesa y Tim Reynolds (AP) confirmó que el mandamás de Disney, Bob Iger, ha tenido ya encuentros telemáticos con el comité ejecutivo de la NBA para presentar un plan entre buenas palabras por ambas partes. Disney, al fin y al cabo, posee ESPN y ABC, dos de los bastiones mediáticos de una liga que pasa por el mejor momento económico de su historia gracias a los casi 2.700 millones al año que cobra por sus derechos televisivos después de la histórica renovación (entró en vigor en 2016) de 24.000 millones por nueve años. Pagan Turner (TNT)... y Disney.

Hace un par de semanas, el periodista Keith Smith ya planteaba lo que no es para nada una opción exótica o extravagante cuando se analizan los hechos. Él lo hizo desde un punto de vista privilegiado ya que trabajó durante dos décadas para Disney, casi siempre es ese legendario Walt Disney World Resort de Orlando. Allí, para empezar, hay espacio de sobra (casi 100 kilómetros cuadrados) y este es totalmente privado, por lo que la cuarentena y el aislamiento podrían ser mucho más eficaces y reales que en cualquier ciudad o isla por mucho control que se pueda ejercer en estas. Además, están cerca las instalaciones de la Universidad de Central Florida y, claro, de Orlando Magic, la otra franquicia de Florida (junto a los más mediáticos Heat de Miami) que tiene a Disney como patrocinador en su camiseta.

También hay hospitales cerca, las opciones de ocio y restauración están garantizadas y el alojamiento también, y muy cerca de un ESPN Wide World of Sports que ejercería de epicentro de esta NBA confinada en Disneylandia: hay dos resorts con casi 5.000 habitaciones disponibles, el Art of Animation (unas 2.000) y el Pop Century (unas 2.900). Además, también está a mano el más lujoso Riviera Resort (unas 300 habitaciones), siempre a tiro de ese estratégico Wide World of Sports, un tremendo conglomerado deportivo de ESPN donde estaría garantizada la disponibilidad de espacio de entrenamiento para todos los equipos, también si van los 30 (la liga al completo), y donde hay tres lugares ideales para jugar partidos, si es necesario de forma simultánea: el HP Field, que ya acoge citas universitarias con televisión en directo, el Visa Center y el The Arena (que suele acoger los concursos nacionales de animación, cheerleaders...). Estos dos últimos pueden funcionar como canchas de partido oficial o transformarse en lugares de entrenamiento en los que se podrían ubicar hasta seis pistas. Además, y esto parece un asunto esencial, todas estas instalaciones están (garantía de ESPN) ya perfectamente adaptadas y equipadas para la retransmisión televisiva de máxima calidad.

Así que Lake Buena Vista, y el histórico complejo de Disney, son una baza real y, si se analiza su candidatura, muy sensata. Ahora está por ver qué sucede con la NBA, un camino difícil en un país además en el que el coronavirus ya tiene más de un millón de casos confirmados y en el que la pelea es desigual por las distintas legislaciones entre unos estados y otros. Florida, un asunto polémico pero que aquí ayudaría también, decretó que el deporte profesional era bien de primera necesidad, otra ventaja burocrática para este posible plan de una NBA que no dará ningún paso, de todas formas, mientras la situación no sea más clara y la opción de garantizar la seguridad de todos los implicados, más real. Se necesita una disponibilidad masiva de test, algo que ahora la liga ni se puede plantear en el cortísimmo plazo ya que sigue siendo asunto crítico la falta de pruebas entre la población. Se necesita personal médico, no solo por el coronavirus sino ante cualquier posible lesión que puedan sufrir los jugadores. Y estos han planteado un calendario mínimo de 25 días antes de poder plantearse jugar, con once de entrenamientos individuales y 14 de minipretemporada colectiva. Pero, si finalmente todo se pone de cara y la NBA 2019-20 se puede retomar y cerrar, hay una sede con muchas papeletas, una opción muy real, y un nombre que al menos pondrá una sonrisa en la cara de muchos aficionados: Disney World.