NBA |

Ganadores y perdedores con el cierre de mercado de la NBA

Ayer fue el tercer día con más cambios de la historia en un cierre de mercado. 30 jugadores están hoy en un equipo diferente. Estos son los triunfadores (y los que no) de la noche.

Ganadores y perdedores con el cierre de mercado de la NBA

Ganadores

Los Angeles Clippers

Se llevaron el premio gordo de la noche, Marcus Morris, el alero por el que todos los aspirantes suspiraban con Iguodala fuera de juego. Y lo que es mejor, se lo quitaron a su gran rival en el Oeste, los Lakers, que durante unas horas se perfilaban como los grandes candidatos. Es la segunda vez esta temporada que les roban la cartera a los vecinos (recordemos lo que pasó en verano con Kawhi) y se presentan aún más temibles de cara a unos playoffs que apunta a un duelo angelino más pronto que tarde. Los Clippers venían de conseguir el récord de triples de la franquicia ante los Heat y se han llevado al cuarto mejor tirador de tres por porcentaje en lo que va de curso. Un jugador que les va a dar más profundidad si cabe, especialmente en ataque.

Miami Heat

No hay ningún equipo que haya salido tan reforzado como ellos. Se llevaron a Andre Iguodala, el hombre que todos querían, reforzaron aún más su rotación con Jae Crowder y Solomon Hill y, no perdamos de vista esto, han conseguido espacio suficiente para un contrato máximo en la próxima agencia libre, el único equipo con aspiraciones al anillo esta temporada que estará en esa posición en verano. Pat Riley no deja escapar una oportunidad en cuanto cree que su equipo puede luchar por el anillo y se ha lanzado a por ella como un felino. Veremos si le sale bien la jugada.

Andre Iguodala

Ha conseguido lo que quería: irse a un grande a pelear por un anillo más que poner en su mano. Y no sólo no ha perdido dinero por el camino, sino que va a ganar más del que cualquiera podría esperar. Porque lo primero que hizo al llegar a Miami fue firmar una extensión de contrato por dos años (el segundo con opción de equipo) y 30 millones de dólares. Con 36 años. Ahora lo que hace falta es que demuestre en la pista que aún los vale, cosa que no ha hecho en estos meses en Memphis por voluntad propia.

Minnesota Timberwolves

La llegada de D'Angelo Russell no asegura, ni mucho menos, que la dinámica perdedora vaya a cambiar. Pero ahora mismo cualquier cosa medianamente positiva que les pase hay que celebrarla a lo grande, porque están literalmente hundidos. Así lo entendió la franquicia y la afición, que fueron a recibir al base al aeropuerto, Karl-Anthony Towns entre ellos. La buena relación personal entre las dos estrellas es un punto a favor para que los Wolves peleen por la continuidad del pívot a medio plazo. Si lo consiguen, y la llegada de Russell seguramente tendría mucho que ver en ello, sin duda este traspaso habrá sido una victoria. 

Atlanta Hawks

Los Hawks llevaban meses peinando el mercado en busca de un pívot y al fin lo han encontrado. Clint Capela llega a Georgia para completar un quinteto al que le falta la experiencia de ganar, pero que sobre el papel tiene todas las posiciones bien cubiertas. La llegada de Capela hay que entenderla como el primer paso de lo que debería empezar a ser este equipo en el futuro: uno que tenga cosas que decir en el Este. El tiempo será quien dé o quite la razón.

Clint Capela

Relegado a simple objeto decorativo en Houston, el pívot debe vivir un resurgir de su carrera en Atlanta. Estaba claro que los Rockets no le querían/necesitaban, y también está claro que los Hawks es justo lo que buscaban. Tener al lado a un base como Trae Young, al que le encanta jugar el pick-and-roll, no puede hacer más que multiplicar las prestaciones de un especialista en la materia con es Capela.

Perdedores

Los Angeles Lakers

La tarde apuntaba a que en Los Ángeles sólo podía ganar uno y que el otro iba a perder. Y este último papel le ha tocado representarlo a los Lakers. Otra vez, igual que en julio. Cierto que si lo que informan desde estados Unidos es verdad (los Knicks pedían a Kyle Kuzma y Danny Green por Morris) poco podían hacer. Tampoco iban a medio desmantelar el equipo, especialmente deshaciéndose de Green, un jugador que es clave para ellos aunque no lo haya demostrado todas las noches. Pero al final lo que queda es que ellos saben que necesitan un par de piezas para el último sprint en busca del anillo y no han sido capaces de llevarse ninguna.

Golden State Warriors

Con asterisco, porque con los Warriors nunca se sabe, pero ahora mismo suena a poco que hayan dado a D'Angello Russell por Andrew Wiggins, una primera ronda (del año que viene) y una segunda. Si esto es lo que tenían en mente cuando ficharon al base de los Nets para utilizarlo en el futuro como intercambio por una gran pieza, Wiggins tiene cara de cualquier cosa menos de eso. Aunque en realidad cualquier cosa es posible. Que vendan a Wiggins (aunque su valor es claramente inferior al de Russell), que utilicen la primera ronda de Minnesota junto a la suya en una negociación (aunque ya no son las dos para este año) e incluso que Wiggins haga honor de una vez por todas al número 1 del draft de 2014 que apenas hemos visto hasta ahora. 

Detroit Pistons

Que los Pistons querían vender a Andre Drummond era evidente. Que el pívot quizá no sea tan bueno como dicen sus estadísticas también. Pero que haya que regalarlo para evitar que ejerza su player option para la próxima temporada es más que discutible. Porque, ¿qué más les daba a los Pistons a estas alturas en las que andan tenerle que pagar un año más al pívot a razón de 28 millones? De haberlo hecho, el año que viene lo podrías traspasar igual, pero valiendo más. Y si lo que temías es que se fuese por nada, a la vista del traspaso que han hecho con los Cavs tampoco es que se haya marchado por mucho más que nada. 

Andre Drummond

Después de ocho años en Detroit le han largado de cualquier manera y él mismo se ha expresado en redes sociales quejándose por el trato recibido. Por tanto, no parece muy feliz con sus salida. Pero miremos al futuro. Ahora está en Cleveland, un equipo aún peor de donde venía. Si no acepta la player option de 28 millones será agente libre en un mercado que no va a estar trufado de estrellas como en 2019. El problema son los equipos que apuntan a tener espacio salarial para ofrecer un contrato máximo: Atlanta, que acaba de llevarse a Capela; Miami, que tiene a Adebayo; Nueva York, que tiene a Robinson y que son los Knicks; Memphis, que tiene a Valanciunas y donde también pueden jugar Jaren Jackson y Brandon Clarke; Detroit, que le acaba de traspasar; Cleveland, que es donde ya está; y Charlotte, el único donde puede encajar, pero es Charlotte y tampoco le deben recorrer mariposas en el estómago pensando en los Hornets. El futuro inmediato de Drummond no es como para celebrar nada.