NBA | CLIPPERS 124 - BUCKS 129

Anteto aprovecha el descanso de Kawhi para salirse en Los Ángeles

El MVP de la NBA encendió toda la maquinaria y funcionó a las mil maravillas en casa de los Clippers, que volvieron a reservar a Kawhi Leonard.

No hubo gran duelo, no hubo contrapartida a lo que pasó en mayo en las series por el título en la Conferencia Este. No estaba Kawhi Leonard. No hubo enfrentamiento directo entre MVPs, el de la Temporada y el de las Finales. Giannis Antetokounmpo se quedó solo y por qué no aprovecharlo. 38 puntos, 16 rebotes, 9 asistencias, 2 robos y 2 tapones fue la actuación que firmó el griego en territorio enemigo. 

Kawhi Leonard, como ya ocurrió en Utah, descansó. Se había anunciado previamente como parte de la política de descansos que se está siguiendo con el jugador. Y, como ya ocurrió en Utah, llegó la derrota: 124-129

6-14 de apertura para los visitantes con Bledsoe, ex de los Clippers, muy activo. Patrick Beverley era el que defendía a Anteto aunque empezaba a sufrirle -el segundo al primero y no de manera recíproca- desde los primeros minutos. La salida de Zubac a la cancha, desplazado de la titularidad para meter ahí a Harrell, dio un pequeño impulso a los locales para irse ganando tras el primer periodo. 

La defensa de los de 'Doc' Rivers en el centro de la zona empezaba a ser inusualmente mala y por ahí hacían un doble agujero los rivales: anotaban mucho en ese lugar y se servían del camino para abrir otros espacios. ¿Resultado? Empezaron a llover los triple. George Hill, que cuajó un muy bien partido (24 puntos) y no es flor de un día, fue el ejecutor principal en esos minutos y el que mantuvo un gran duelo con Lou Williams, el que se puso a contragolpear en el otro bando. Se abrió brecha y fue Kyle Korver, con otro triple, el que dio el estacazo final cuando sonaba la bocina con la que se marchaban a descansar: +11 para Milwaukee. 

De nuevo vendrían las luces y sombras para los Clippers en el tercer periodo: por un lado, buenas respuestas en ataque por parte de un Montrezl Harrell (34 puntos, 13 rebotes y 5 asistencias) que se encargaba de anotar pero también distribuir para tiros exteriores como los de Beverley y Williams; por otro, fallos en defensa del propio Harrell, que dejó dos veces seguidas solo a Giannis Antetokounmpo en el triple para que se luciera, que ayudaban a que los Bucks sacaran a final de cuarto la ventaja que habían perdido al principio del mismo. 

Quedaba la traca final y los Clippers, ante su afición, no lo iban a poner fácil. Volvió a salir el Anteto dominador, el que no sabes por dónde te viene, para completar su magnífica estadística. Pero los angelinos tiene mucho poder, un fondo de armario que no acaba. Tocó ver al Landry Shamet de momentos decisivos, que siendo un jugador de segundo año tiene bastante mérito; dos triples suyos, uno a tablero a falta de 24 segundos, apretaba todo (124-126). Los Bucks sobrevivieron y se llevaron una victoria más, la sexta en ocho partidos para abrir el año.