HAWKS 103-MAGIC 99

Doncic aplaude otro recital de un Trae Young desatado (39+7+9)

Otra exhibición del base, que promedia 38,5 puntos en sus dos primeros partidos y anotó los 8 últimos de los Hawks, que han arrancado 2-0 la temporada.

Los destinos de Luka Doncic y Trae Young van a ir permanente unidos. No solo como compañeros de generación y como dos jugadores que van a estar entre las principales estrellas de la próxima generación y no solo porque, uno desde el Este y el otro desde el Oeste, Trae fue el único que siguió (aunque no llegó a echarle el aliento en el cogote) a Doncic en la última carrera por el Rookie del Año, que ganó el esloveno por aplastamiento. Para colmo, y en un año en el que los dos sueñan (como techos y si todo va muy bien), con el All Star y los playoffs, todavía está fresca la operación del 21 de junio de 2018, durante la noche del draft: los Suns no eligieron a Doncic, los Kings tampoco... y los Hawks sí, pero lo mandaron a Dallas Mavericks a cambio del número 5, Trae Young, y una primera ronda de 2019 que ha acabado siendo Cam Reddish.

Para medir quién salió ganando harán falta años y perspectiva, y la operación completa en la balanza sería, en justicia, Trae y Reddish por Doncic. Pero por ahora la solución a esta cuestión es mucho más sencilla: ganan los dos. Que a veces pasa. A priori, de hecho y aunque la realidad diga lo contrario casi por norma, para eso se hacen los traspasos. Los Mavs, que tenían los cinco sentidos puestos en Doncic durante su última temporada en el Real Madrid, no cambiarían al esloveno por nada. Los Hawks, que necesitaban revitalizarse con un jugador franquicia joven, espectacular y de techo infinito, también tienen motivos para estar más que satisfechos con lo que han visto hasta ahora de Trae Young. Y no solo en este increíble arranque de temporada. En el segundo tramo de la pasada, después del All Star Weekend, el base promedió 24 puntos y 9 asistencias y dirigió a su equipo en un prometedor final de temporada... que vaya si está teniendo continuidad.

Después de superar a los Pistons (equipo de los últimos playoffs del Este) en su estreno, los Hawks han ganado a los Magic (equipo de los últimos playoffs del Este) para empezar 2-0 con un equipo con dos rookies (Reddish y De'Andre Hunter) y 22 años de media. Trae tiene 21, cumplidos en septiembre, y el mayor es el pívot ucraniano Alex Len, que tiene 26 y llegó a Atlanta rebotado desde Phoenix, donde fue un fallido número 5 de draft (2013). En Detroit Trae acabó con 38 puntos, 7 rebotes y 9 asistencias. Contra los Magic, un poquito mejor: 39+7+9. Sus medias en dos partidos, por lo tanto: 38,5 puntos, 7 rebotes y 9 asistencias. Con un 58% en tiros de campo y un 55% en triples, del inicial 6/10 a un 5/10 que mejoró el 5/31 de todos los Magic, hundidos por ese 16% desde la larga distancia a pesar de que, les pasa mucho, su defensa y su energía llegaron mucho más lejos que su talento: 10-18 en pérdidas, 9-17 en rebotes de ataque. Y un 24/26 en tiros libres del equipo visitante por el 8/15 de los Hawks, que básicamente ganaron por Trae Young, autor de los últimos ocho puntos de su equipo. Desde el 90-94 a favor de los Magic (que la temporada pasada ganaron sus cuatro partidos contra los de Georgia) a falta de 5 minutos se cerró en un parcial de 13-5. Para los Hawks anotó 3 puntos Deandre' Bembry y 10 Trae, que dejó su rastro habitual de triples lejanísimos, penetraciones imposible y ángulos de pases iluminados.

Nadie más en los Hawks superó los 10 puntos que lograron Jabari Parker (que ha empezado bien etapa en Atlanta) y Kevin Huerter, otro de la guardia joven y un excelente tirador frenado en pretemporada por unos problemas de rodilla que ya está dejando atrás. No hizo falta mucho más mientras Trae incendiaba la noche y Doncic (la relación entre ellos es excelente) celebraba en Twitter el partido del que ahora es cualquier cosa menos un enemigo: "Desátate Trae", tuitetó el esloveno entre emoticonos de llamas.

Y Trae se desató, en lo que está siendo un arranque de temporada colosal que ahora pasará examen contra la temible defensa de los Sixers, ante unos Magic en los que Fournier anotó 23 puntos, Vucevic 16 con 10 rebotes y donde el experimento Markelle Fultz envía progresivas invitaciones al optimismo. Esta vez, 24 minutos y 3 asistencias con un 4/11 en tiros pero, eso sí, 2 triples anotados (2/5).