NEGOCIOS

Los dos nuevos negocios con los que Beckham disfruta de su amor por los coches

El británico cuenta con una exclusiva colección pero ahora ha decidido invertir tiempo y dinero en dos proyectos que ya están dando que hablar.

Los dos nuevos negocios con los que Beckham disfruta de su amor por los coches

David Beckham es un apasionado de los coches de lujo y uno de los deportistas con un garaje más exclusivo, pero ahora ha conseguido convertir su pasión en un negocio y sus dos últimos proyectos así lo demuestran. El exfutbolista de Real Madrid y Manchester United entre otros ha firmado un acuerdo con la firma automovilística Maserati para utilizar su imagen como promoción del último deportivo de la casa italiana.

Se trata del modelo MC20, un vehículo de 630 CV con el que Maserati quiere conseguir un exitoso regreso al sector de los superdeportivos tras un periodo en el que centró sus esfuerzos en las berlinas. Este coche tratará de competir con modelos de la talla del Audi R8 o del Porsche 911 Turbo y motivos no le sobran, pues cuenta con una excepcional tecnología y capacidad para ponerse de 0 a 100 kilómetros por hora en menos de tres segundos.

Beckham ha posado exultante frente al coche demostrando que los coches de lujo crean en su interior una hermosa sensación, y es que cabe recordar que en el pasado ya se ha dejado ver conduciendo vehículos como el Ferrari 360 Spider o el Lamborghini Gallardo, además de otras muchas joyas que descansan en su garaje.

Comprometido con el medioambiente

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de LUNAZ (@lunazdesign)

Este proyecto publicitario se ha unido al negocio automovilístico por el que ha apostado Beckham a principios de mes. Tal y como publicó Reuters, el exjugador se ha hecho, a través de DB Ventures, con el 10% de Lunaz, una empresa británica que electrifica coches clásicos de Rolls-Royce, Jaguar o Range Rover. Según apuntó The Guardian, el de Reino Unido se habría enamorado de la firma después de probar uno de los coches junto al circuito de Silverstone. Lo que no se ha conocido es la cifra que ha desembolsado Beckham por una empresa que está en plena expansión y con el firme convencimiento de aprovechar los vehículos sin necesidad de combustibles fósiles.