TELEVISIÓN

Jimmy Giménez-Arnau y su experiencia caníbal: "Me comí los muslos de un alemán"

El periodista ha narrado en 'Sálvame Deluxe', a donde acudió para presentar su nuevo libro, la historia de cómo probó la carne humana en un viaje a Sudán.

Jimmy Giménez-Arnau y su experiencia caníbal: "Me comí los muslos de un alemán"

El tertuliano y periodista Jimmy Giménez-Arnau, que colabora regularmente con 'Sálvame Deluxe', acudió ayer en calidad de invitado al plató del programa de Telecinco para presentar su nueva autobiografía, 'La vida jugada', en la que recopila algunas de las anécdotas y experiencias más apasionantes de su pintoresco recorrido vital.

Durante su entrevista con Jorge Javier Vázquez, Giménez-Arnau no dudó en revelar cuál había sido el episodio que más reparo y vergüenza le había producido compartir en las páginas del libro. Y como era de esperar, su confesión y la historia completa asociada a ella, no tienen desperdicio. "Cuando me comí el muslo del alemán", manifestó muy seguro, desencadenando las risas del presentador y de alguno de los colaboradores.

"Yo no sabía que era eso", se excusó, antes de pasar a contextualizar el suceso: "Estábamos al sur de Sudán. Estaban en guerra los musulmanes contra los cristianos y había toque de queda. Cuando fuimos a traspasar una aldea, nos dijeron que no podíamos pasarla", rememoró. A continuación, según ha narrado, él y sus compañeros descubrieron que la mayoría de habitantes del lugar se encontraban reunidos junto a una choza. "Había un alemán dando botes sobre una tabla de madera, atado con tiras de gacela, que estaba en coma etílico", desveló Giménez-Arnau, ante la incredulidad de la audiencia.

La segunda parte de la historia, acontecida tres días después de aquella primera visita a la aldea, contiene el clímax verdaderamente escabroso de todo el relato. El periodista regresó a la tribu durante la celebración de una fiesta, y fue invitado a disfrutar de un banquete con ellos. "Vimos que los de la tribu se reían mientras comíamos", recordó. Lo peor estaba por llegar: y es que, según ha contado, cuando terminaron de comer, los lugareños "se cachondean de nosotros y nos dicen: 'Os habéis comido los muslos del alemán'".

La información llevó a Giménez-Arnau a reaccionar de manera visceral: "Inmediatamente me produje el vómito, me metí los dedos hasta los cojones para vomitar aquello". Además, el tertuliano ha confesado también que todavía hay noches en las que se despierta recordando aquel acontecimiento tan traumático. Por otro lado, tratando de describir el sabor del 'plato', confesó a Jorge Javier que era muy similar al del ragout (guiso de carne, popular en la cocina italiana y la francesa).