OBITUARIO

Muere sir Ian Holm, el actor que dio vida a Bilbo Bolsón en 'El señor de los anillos"

El popular intérprete ha fallecido a los 88 años de edad después de varios años con párkinson y tras aparecer en otras cintas como 'Carros de fuego'

Muere sir Ian Holm, el actor que dio vida a Bilbo Bolsón en 'El señor de los anillos"

El actor británico Ian Holm ha fallecido en la mañana de este viernes a los 88 años de edad, un hombre que se ganó una enorme popularidad tras dar vida a Bilbo Bolsón en la exitosa trilogía de 'El señor de los anillos'. "Con gran tristeza anunciamos que el actor sir Ian Holm falleció a la edad de 88 años. Murió pacíficamente en el hospital, rodeado de su familia", expresó su agente en un comunicado difundido por el diario británico The Guardian.

Según el mismo medio, el conocido intérprete habría fallecido por dolencias provocadas por el párkinson que padecía desde hacía varios años, y el mundo del cine se ha volcado para despedir a uno de los actores más carismáticos de la industria. "Era encantador, amable y ferozmente talentoso, lo extrañaremos enormemente", comentaron en la nota de la familia.

Ian Holm, en una de sus últimas apariciones públicas el pasado año.

Holm participó en más de cien películas, entre las que no solo destacan las tres partes de 'El señor de los anillos'. Además de esta saga de fantasía, el actor trabajó en populares cintas como 'El quinto elemento', 'Alien, el octavo pasajero', 'El aviador' o 'Brazil', aunque su mayor éxito lo consiguió en 1981 con la nominación al Premio Oscar como mejor actor de reparto por 'Carros de fuego'.

Ese mismo título le sirvió para hacerse con el Premio BAFTA, el segundo que conseguiría tras su papel en 'El cañón Bofors' en un total de seis candidaturas. Por si fuera poco, logró un galardón del Sindicato de Actores por la última cinta de 'El señor de los anillos', otro trofeo en el Festival de Cannes, un Premio Annie como mejor actor de doblaje en animación por 'Ratatouille', un Tony y un Premio Laurence Olivier, el galardón más importante del teatro británico.

El talento que siempre demostró sobre las tablas y ante las cámaras, así como su conocimiento de la Literatura inglesa y las continuas aportaciones que realizó sobre ella, le sirvieron para ganarse el reconocimiento de la reina Isabel II como comendador de la Orden del Imperio Británico en 1990. Ocho años después sería nombrado Sir. En el plano personal, deja atrás cinco hijos fruto de sus cuatro matrimonios.