ARTES MARCIALES MIXTAS

McGregor cuenta que bebió whisky toda la semana anterior a su última pelea

El irlandés, que volverá a la UFC este mes, ha desvelado ahora su problemática 'preparación' previa a su combate de 2018 contra Nurmagomedov.

McGregor cuenta que bebió whisky toda la semana anterior a su última pelea

Los fans de la UFC están de enhorabuena, y es que el mes de enero les traerá de vuelta a la acción uno de los nombres más famosos del circuito de las artes marciales mixtas en los últimos años, Conor McGregor. The Notorious se verá las caras con Donald Cerrone el próximo 18 de enero en la UFC Legacy Series 246 que tendrá lugar en Nevada, quince meses después de su último combate.

Y dada la alta expectación que está cosechando su retorno, y del estratosférico pellizco que va a llevarse por la pelea, parece que el irlandés tiene todas las miras puestas en el triunfo y se ha estado tomando muy en serio su entrenamiento físico. Algo, sin embargo, que no llevó a cabo como era debido la última vez que pisó el octágono y cayó derrotado en el cuarto asalto bajo los puños del ruso Khabib Nurmagomedov.

Ver esta publicación en Instagram

First one to shoot’s a cowbitch 🤠

Una publicación compartida de Conor McGregor Official (@thenotoriousmma) el

Ver esta publicación en Instagram

To infinity and beyond!

Una publicación compartida de Conor McGregor Official (@thenotoriousmma) el

Y es que, según ha confesado ahora el irlandés en una entrevista con ESPN, su preparación fue todo "un desastre". Al parecer, McGregor se dedicó a "beber whisky toda la jodida semana" antes de tener que enfrentarse a su oponente, algo que, evidentemente, no ayudó a que llegara en la mejor de las formas. "Tenía veneno dentro de mí, o algo así", ha manifestado el luchador, que asegura que durante su tiempo apartado de la competición ha dejado definitivamente de beber.

Recordando sus experiencias durante aquella semana previa a su cara a cara con Nurmagomedov, McGregor no ha escatimado en detalles a la hora de dejar claro su desequilibrio emocional de entonces: "Tenía a gente en mi hotel y yo llamaba y organizaba luchas, y ellos venían al gimnasio y mantenían una pelea a puño limpio conmigo sin árbitros. Yo me metía en la guerra, ganaba y dejaba KO al tío y me marchaba para celebrarlo, volviendo a los tres días".

Pese a reconocer así públicamente que aquel octubre de 2018 no se comportó como era debido, el irlandés asegura que ha hecho introspección y es capaz de reconocer sus faltas pasadas: "No estaba haciendo lo que debía haber estado haciendo. He cometido errores y he sido lo suficientemente hombre para admitirlo".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Conor McGregor Official (@thenotoriousmma) el

No es la primera vez que los excesos extraprofesionales de The Notorious copan las portadas. El alcohol le llevó a protagonizar un importante escándalo el pasado verano cuando se filtró un vídeo en el que aparecía en un bar propinándole un puñetazo a un anciano que se negó a compartir con él un vaso de su propio whiskey. McGregor pidió perdón después y asegura estar ya rehabilitado. En pocos días tendrá que demostrar que su regreso a la UFC no ha sido en balde.