Festival de Eurovision

Hungría rechaza participar en Eurovision al considerarlo 'demasiado gay'

El gobierno del país magiar apuesta por un modelo de familia tradicional y se opone al matrimonio de parejas del mismo sexo.

Hungría rechaza participar en Eurovision al considerarlo 'demasiado gay'

El próximo 2020, el festival de Eurovisión cumple 65 años desde su primera celebración. Este aniversario ha propiciado que el logo la próxima edición sea un homenaje al certamen de música. El logo en cuestión, creado por la agencia CLEVER°FRANKE, es una representación abstracta de los colores de las banderas de los 41 países que viajarán hasta Róterdam para competir. Entre esas banderas no se encuentra la de Hungría, que este año ha decidido no participar en el concurso musical.

Ver esta publicación en Instagram

#OpenUp to our theme art for #ESC2020😍. . Tap the link in bio for more on the design👆.

Una publicación compartida de Eurovision Song Contest (@eurovision) el

De momento no se han conocido las razones oficiales sobre dicha retirada, pero fuentes de la televisión pública magiar, MTVA, y citadas por el diario británico, the Guardian, señalan que la decisión está tomada a raíz de la vinculación del festival con la cultura LGTB.

A todo este habría que sumarle que Andarás Bencsik, comentarista qué televisión progubernamental, se refirió a Eurovisión como una "flotilla homosexual" y añadió que el no participar en el certamen beneficiaría la salud mental de la nación.

Ver esta publicación en Instagram

24/10/19🇳🇱 #Eurovision | #ESC2020

Una publicación compartida de Eurovision Song Contest (@eurovision) el

Además, las mismas fuentes citadas por the Guardian, aseguran que la mayoría de los medios húngaros están de parte del gobierno magiar y que es escasa la cobertura que hacen sobre el movimiento LGTB, así como de los derechos de este colectivo. De esta manera, los medios progubernamentales han servido de herramienta para propagar los ideales de Fidesc, partido que gobierna en el país.

Asimismo, el gobierno húngaro comandado por el ultraderechista Viktor Orban, considera que el certamen eurovisivo tiene un excesivo tinte homosexual, y este además, apuesta solo por las familias tradicionales y se opone al matrimonio de parejas del mismo sexo.

Más polémicas

Esta no ha sido la única polémica en Hungría con un tema parecido, y es que uno de los parlamentarios del partido Fidesz de Orban, pidió boicotear a Coca-Cola, después de que estos lanzarán una campaña publicitaria donde aparecían besándose una pareja gay. Además, hace poco el presidente del parlamento húngaro, László Kövér, comparó a todas las personas que defienden el matrimonio homosexual con pedófilos: "Moralmente, no hay diferencia entre el comportamiento de un pedófilo y el comportamiento de alguien que exige tales cosas".