TELEVISIÓN

Navratilova, la legendaria tenista, pareja de Gwyneth Paltrow en una serie de Netflix

La tenista escandinava, ganadora de 18 Grand Slam y considerada una de las mejores de la historia, será la pareja de Gwyneth Paltrow en Netflix

Navratilova, la legendaria tenista, pareja de Gwyneth Paltrow en una serie de Netflix

Cada vez es más frecuente ver cómo los deportistas de élite deciden probar suerte en el mundo del cine y la televisión. Los hay que aprovechan su retirada para hacer unos 'cameos' en alguna serie y también los hay que durante su carrera graban documentales aprovechando la exclusividad que puede tener un jugador, como es el ejemplo de Sergio Ramos. La última en sumarse a esta nueva moda entre los deportistas ha sido la legendaria tenista Martina Navratilova.

El salto a la televisión

Esta tenista en la actualidad no es conocida entre el público más joven por sus 18 Grand Slams, algo que le hace merecedora de un sitio exclusivo en la historia del tenis, sino por su próxima participación en la serie estadounidense The Politician, donde actuará como pareja de la actriz Gwyneth Paltrow.

Sin embargo, este no será su primera presencia en una serie de televisión, puesto que la extenista también ha realizado una serie de 'cameos' en otras producciones como por ejemplo Will & Grace.

Una carrera con presiones

Profesional desde que tenía prácticamente 18 años, edad con la que ya fue considerada una de las tres mejores tenistas del mundo, Martina Navratilova tuvo una carrera marcada por las críticas y presiones hacia su homosexualidad, algo que le hizo perder numerosos contratos de patrocinadores y también le valió las críticas de muchas compañeras de profesión, como las de Margaret Court, que llegó a afirmar que "el lesbianismo de Navratilova fomenta que las jóvenes sigan su mismo estilo de vida, dándoles un mal ejemplo".

Martina Navratilova durante un partido de su carrera

Su petición de asilo político

Además de convivir con las críticas hacia su homosexualidad, Martina Navratilova se vio obligada a pedir asilo político en Estados Unidos, huyendo del gobierno checoslovaco que le reclamaba un 20% de sus ingresos y un importante seguimiento en su calendario, por lo que la tenista decidió hacer caso a su padre y alejarse de su país natal. 

Ya en Estados Unidos tuvo que refugiarse en un hotel protegida por el FBI durante su participación en el US Open. Ello motivó que le retirasen la nacionalidad de su país, que no recuperaría hasta 30 años después, siendo considerada incluso como una traidora.

La Megan Rapinoe de los 80

Sin embargo, las críticas y presiones hacia su condición sexual no le hicieron más que motivarle para llevar la bandera del feminismo y la arcoíris allá donde hiciera falta y donde le llevase su espíritu reivindicativo. De hecho, en los últimos años denunció públicamente que la BBC Le pagase la mitad que al también tenista John McEnroe por comentar partidos de tenis. Muchos comparan la figura actual de Megan Rapinoe a la de la extenista, con quien comparte críticas al presidente norteamericano Donald Trump.