ADIÓS A LA SAUDADE

Madonna abandona Lisboa con las miras puestas de nuevo en América

Madonna abandona Lisboa con las miras puestas de nuevo en América

La cantante ha vivido en la ciudad lusa casi dos años para impulsar la carrera futbolística de su hijo Dave Banda, que juega en el club Benfica.

Parece que la aventura extranjera de Madonna tiene sus días contados. La artista se mudó a la capital portuguesa durante el verano del 2017 con la intención de adquirir una vivienda en la localidad de Sintra, operación que al final no tuvo resultados y derivó en que la estancia de la cantante en el país vecino haya tenido lugar en distintos emplazamientos. Desde varios hoteles de lujo al palacio Ramalhete, un exclusivo edificio en la zona diplomática de Lapa, Madonna ha pasado sus días lisboetos rodeada de ambientes exquisitos. En este último enclave, de hecho, ha vivido durante el último año, y tenía hasta reservada la posibilidad de compra, algo que finalmente tampoco va a llevarse a cabo.

Y es que, según informa la revista Vidas, la estrella tendría pensado marcharse de Lisboa a partir de septiembre. Su decisión de venirse a Europa estuvo motivada por dos factores: en primer lugar, el triunfo en las elecciones norteamericanas de Donald Trump, antes de lo cual Madonna aseguró que si el republicano vencía se marcharía del país, y en segundo, y con mayor relevancia, la educación y las aspiraciones deportivas de uno de los cuatro hijos que adoptó en Malaui, Dave, que ha estado jugando en las categorías inferiores del club de fútbol Benfica, en Seixal, periferia de Lisboa.

El chico ha estado formándose en la Academia de este equipo desde la llegada de Madonna y su familia a Portugal y tras haber conseguido pasar la prueba inicial para acceder al club. Supuestamente, Dave también habría adquirido gran protagonismo en el centro por conseguir atraer mucho público a los partidos gracias a su célebre madre. Pero esta parece haber agotado todas las ofertas culturales y de placer que le posibilitaban la ciudad, y habría empezado a sentir nostalgia de América. Madonna habría decidido por tanto volver a Nueva York tras el verano.

En cualquier caso, los dos años que la reina del pop habrá disfrutado de los encantos de Lisboa han sido provechosos en todos los sentidos. Por un lado, porque han servido a la ambición rubia para entrar en contacto con nuevas influencias y ritmos musicales: ha sido partícipe de las míticas 'Lisbon Living Room sessions', veladas con gran influjo de la música de Cabo Verde, y su próximo disco, que llevará el título 'Magic', comprenderá temas con aproximaciones al fado y colaboraciones de músicos portugueses como Dino D’Santiago o o Ricardo Toscano.

Pero también en lo sentimental Madonna ha sabido rentabilizar su estancia. Si al principio mantuvo una relación con el modelo Kevin Sampaio, el pasado año se la vinculó al entrenador físico Rodrigo Gama dos Santos, junto al cual se le vio muy acaramelada durante un partido de la selección portugesa. Ahora, los días de fados y fútbol de la gran diva del pop estarían entrando en su recta final.