NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Valverde ha enseñado el camino

Actualizado a

Convertirse con solo veinticinco años en sello madridista no es fácil, porque para serlo hay que haber transmitido mucho a la grada. Siendo tan jóvenes, los hay que no han tenido tiempo de consolidarse o aún no han mostrado el jugador que serán, no han ‘roto’, pero Valverde lo ha hecho de sobra. Llegar tan pronto como él lo hizo, diecisiete años, no te convierte directamente en uno de la casa, pero lo facilita. Luego tienes que demostrar impulso, coraje, ganas y ambición para meterte y mantenerte en el primer equipo. Primero toca agachar la cabeza y aprovechar los minutos que te da el míster dejando el depósito de gasolina vacío cada vez que sales al Bernabéu.

Ni postureos ni pantomimas, hay que ir a tope en cada balón y trabajar como el meritorio que eres, corriendo más que otros y haciendo lo que se te pida. Con esa actitud, el uruguayo ha ido cogiendo vuelo en el campo y en el imaginario de la afición hasta convertirse en indispensable. Su segunda renovación le señala ya, a pesar de su juventud, como un veterano llamado a ser uno de los jefes del vestuario en poco tiempo. Ese recorrido que ha tenido Valverde señala el camino del futuro, o más bien del presente. Tener jóvenes de veinte años en el primer equipo te asegura un proyecto de éxito, por físico, por ambición, por humildad y por conexión con la grada.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.