Historia por hacer

Pasan las horas y va tomando mayor dimensión la gesta conseguida por esta plantilla ganando cinco Champions en nueve años. El registro, ciencia ficción para el resto de equipos, dice mucho de la longevidad competitiva de un núcleo de jugadores que son ya históricos y pasan a formar parte de olimpo madridista. Benzema, Modric, Casemiro, Kroos y Carvajal se han convertido en eternos, manteniéndose titulares cada año como la bandera del grupo. Pero en el mérito de este último triunfo está también la renovación que se ha ido introduciendo en el vestuario.

La revitalización no ha sido fácil porque los fichajes de futbolistas jóvenes siempre son arriesgados y las llegadas de chicos como Vinicius, Rodrygo o Militao tuvieron bastantes críticas, más si cabe cuando el entrenador no les daba posibilidades de crecer. Indudablemente la salida de algunas leyendas favoreció el panorama de la regeneración, Ronaldo dejó un vacío muy grande y Karim lo aprovechó para convertirse en referencia de los jóvenes del equipo. La capacidad de magisterio del francés, que el portugués no tenía, ha hecho crecer a sus compañeros jóvenes.

También ha resultado beneficioso el relevo de los centrales, algo que muchos auguraban traumático y que contrariamente ha apuntalado la defensa. El fichaje de Alaba ha sido estratégico y el austriaco ha demostrado que cuadra perfectamente con los valores del club. Hasta el cambio en la portería fue impecable, con la llegada de un portero como Courtois que asegura años de ausencia de ruido en este puesto. Todas estas buenas noticias no pueden hacer que alguien se duerma en los laureles porque la exigencia sigue y Ancelotti tendrá que seguir haciendo crecer a los jóvenes y el club buscar buenos jugadores que sustituyan a los que se van. Es la historia de este club.