Doncic guía el camino

La competición de baloncesto está en una fase caliente, si bien es cierto que algunos equipos ni siquiera llegaron a tomar temperatura, y otros ya se han chamuscado completamente. Entre los que continúan en el horno, hay cuatro franquicias de la NBA que pelearán por el anillo. Los Milwaukee Bucks, vigentes campeones, no se encuentran entre los elegidos, tras caer ante los míticos Boston Celtics, que hoy iniciarán la final de la Conferencia Este ante Miami Heat. El griego Giannis Antetokounmpo no podrá conducir su nave hacia el éxito del año pasado. El honor europeo lo hereda el esloveno Luka Doncic, que ha liderado a los Dallas Mavericks frente al mejor equipo de la fase regular, los Phoenix Suns. Su figura recuerda a la de otro icono de los Mavs, el alemán Dirk Nowitzki, que dirigió a los suyos hacia el título en 2011. Todos ellos son ejemplo del jugador europeo sin complejos en la liga más grande del mundo, que ha coronado como MVP al serbio Nikola Jokic por segunda temporada consecutiva. Doncic chocará ahora ante los siempre temibles Golden State Warriors.

Doncic, indisimulado seguidor del Real Madrid, ha marcado el camino a su exequipo en la decisiva semana de la Final Four, que el jueves acoge el Clásico. El Barça parte favorito por los precedentes, pero Jasikevicius no se fía, y hace bien, porque el Madrid está en el mejor momento de su dubitativo curso. La presencia de dos equipos españoles en Belgrado ofrece una idea del potencial ACB, aunque esta foto es borrosa, porque en ambos casos la fiesta la paga el fútbol. Hay dos ejemplos recientes que muestran una imagen más nítida de la fortaleza continental de la Liga: sus dos descendidos. El Burgos ganó dos Champions y una Intercontinental en las tres últimas campañas, mientras que el Andorra fue semifinalista de la Eurocup y se quedó a dos victorias de jugar la Euroliga.