Davide: adjunto, no segundo

El pasado jueves estuve en directo en After Foot, el programa de fútbol más escuchado de la radio francesa que se emite en RMC desde hace 16 años. Tengo la suerte de ser una de las voces de dicho programa desde el primer día. Por ahí pasan los actores más importantes del balompié mundial y la visita de David Bettoni fue todo un acontecimiento. Porque el exentrenador adjunto de Zidane en el Real Madrid se prodiga muy poco en los medios y porque escucharle es una maravilla. Una vez más entendí porqué es tan decisivo que un técnico se rodee de personas de confianza y de nivel. Ser entrenador no es una aventura solitaria.

En el Madrid de hoy, el adjunto al míster (decir segundo me parece un menosprecio) se llama Davide Ancelotti. Nadie lo esconde: es el hijo de su padre. Sé que los mal pensantes dirán que hay algo de nepotismo en esto, pero no tienen idea de quién es Carlo y de quien es Davide. Carletto, un profesional de alta competitividad, nunca tendría a su lado una persona que no fuera preparada para el puesto. Y menos en el Madrid. Y os puedo asegurar que Davide ya es un maestro en el arte de dirigir los entrenamientos y de asesorar durante los partidos. Tuve la suerte de asistir en privado a una sesión cuando los Ancelotti estaban en Nápoles y éste chico posee algo muy especial. Verle trabajar con los jugadores fue todo un descubrimiento para mí.