Pareja de hechos y alegrías

Hay detalles que lo dicen todo. El pasado sábado, día del partido decisivo contra Kazajistán que debía sellar la clasificación de Francia para el mundial, el diario L’Equipe ponía en su portada las fotos de Kylian Mbappé y de Karim Benzema. En los dos delanteros se centraba la esperanza en ataque y dicha esperanza se hizo realidad por la noche con el póker de goles del parisino y el doblete del madridista. Lo presumíamos, pero ya es totalmente evidente que ambos se quieren, se respetan y saben jugar juntos. Claro que, en general, los grandes futbolistas se encuentran fácilmente en un campo (por una simple cuestión de talento), pero entre Kylian y Karim existe algo que lo supera todo. Ambos disfrutan como enanos cuando están sobre el césped con la misma camiseta.

Y esa alegría es la que hace pensar que esta pareja se ha convertido en la más bella y más letal (aquí están los hechos y las estadísticas para dar fe de ello) del fútbol de selecciones. No lo digo yo, sino Benzema, que fue quien usó claramente el verbo “disfrutar” en la televisión francesa después del encuentro del sábado cuando le preguntaron sobre su compatibilidad con Mbappé. No hay mejor empresa de lobbying para que Kylian se decante por el Madrid en los próximos meses que la alegría que le ofrece Karim cada que se reúne con Les Bleus.