La bestia Paulo Vitor tira la puerta abajo, pero...

Ayer frente a la UD Ibiza, el Real Valladolid no se cerró el partido ante un rival que demostró ser muy inferior, vino descaradamente a empatar el encuentro al José Zorrilla, y a perder todo el tiempo del mundo, el árbitro añadió 9 minutos más al 90, con eso está todo dicho. Le valía el empate y lo logró, ante un Pucela muy superior que en las fases de asedio mereció golear al equipo balear, pero le dejó vivo. Óscar Plano ocupó la posición de extremo izquierdo y volvió a demostrar que esa no es su demarcación en el campo. No acaba de encontrar Pacheta la pieza que encaje en la izquierda ( Toni Villa, Anuar, Kike Pérez,..). La solución está en casa y se llama: Paulo Vítor Fernandes Pereira.

Esta temporada la bestia Julio Baptista tomaba las riendas del Real Valladolid Promesas en un grupo muy complicado donde están equipos como el Deportivo de la Coruña, Cultural Leonesa, Racing de Santander... Pero la verdadera bestia está sobre el campo con el dorsal 7, su nombre es Paulo Vítor, un brasileño de 22 años que ocupa la posición de extremo izquierdo. Es un futbolista que marca las diferencias en el plano ofensivo del equipo, con cinco goles es el máximo goleador del equipo y está a tan solo dos goles del máximo goleador de la categoría que es Álvaro Romero del Algeciras CF, con siete goles. No es delantero, es un extremo, pero lleva el gol en la sangre. Todo lo que tira va siempre a puerta con muchísimo peligro, siempre entre los tres palos y acaba la mayoría de las veces en gol, poste, larguero o paradón del portero contrario.

El brasileño es un futbolista eléctrico con una potencia bestial, desborde, uno contra uno en carrera, explosivo y siempre que pasa el balón por sus botas la sensación de peligro es palpable. No le pesa la responsabilidad y en muchas fases del partido se echa el equipo a la espalda y tira del carro. El pasado domingo, en la primera victoria del Real Valladolid Promesas frente al Bilbao Athletic, su aportación fue dos goles, un pase de gol, un larguero... y eso solo en el plano ofensivo. En el plano defensivo es un futbolista que no para de correr durante todo el partido, se sacrifica muchísimo atrás y ayuda constantemente al lateral. El otro día se fue ovacionado por el público que acudió a los Anexos, los aficionados blanquivioletas se pusieron de pie para aplaudirle cuando fue sustituido por Baptista. Definitivamente, la bestia Paulo Vítor ha tirado la puerta abajo y está pidiendo a gritos una oportunidad en el primer equipo.

Pacheta ya dijo en su presentación y en otras entrevistas como entrenador del Real Valladolid que los chicos del Promesas que se lo ganen tendrán una oportunidad en el primer equipo. Algunos como Kike Ríos o Dali ya han sido convocados con el Pucela y Slavy llegó hasta debutar contra el Tenerife en el José Zorrilla. Pacheta siempre pone el ejemplo de Oscar Gil en Elche que pasó de Tercera a Segunda División y este verano jugó los Juegos Olímpicos con la Selección Española. Si alguien está tirando la puerta abajo en el Promesas es Paulo Vítor, está siendo el mejor futbolista de su equipo y uno de los mejores de la categoría. Una cosa que me gusta de Pacheta es que desde la pretemporada va a todos los partidos que puede del equipo filial y está muy pendiente de las evoluciones de los jóvenes. El objetivo de cualquier equipo filial es formar futbolistas para el primer equipo y si se lo ganan que puedan subir.

Sin embargo, nos encontramos con el tema del pasaporte comunitario para que el brasileño pueda jugar en Segunda División. Las dos plazas de futbolistas extracomunitarios están ahora mismo ocupadas por el uruguayo Lucas Olaza y el ecuatoriano Gonzalo Plata. En la categoría de plata del fútbol español sólo pueden jugar dos extranjeros y esas fichas ya están ocupadas. La solución es que Paulo Vítor sea comunitario, que posea la doble nacionalidad para que pueda tener opciones de tener minutos en el primer equipo. Si es un entrenador justo, y yo a Pacheta le tengo por tal, le dará alguna oportunidad en el primer equipo en alguna convocatoria. La posición de extremo izquierdo es la que más cojea en el Real Valladolid. Toni Villa no es extremo, Anuar lo es aún muchísimo menos y es la posición que menos clara tiene el entrenador burgalés en su once inicial. Un ataque formado por Gonzalo Plata como extremo derecha, Sergio León, Shon Weissman como delanteros y Paulo Vitor como extremo izquierda sería un auténtico dolor de cabeza para las defensas de cualquier equipo de la categoría de plata del fútbol español. El Real Valladolid y el futbolista deberían trabajar en tramitar la doble nacionalidad del extremo brasileño para no cerrarse las opciones de subir al primer equipo si fuera necesario.

Este sábado a las 18:15 horas el Real Valladolid se enfrenta al Sporting de Gijón en El Molinón, un rival que perdió el liderato ante un FC Cartagena que le derrotó con justicia. Un partido que suena a Primera División en un campo muy complicado, con un Sporting que tiene un buen equipo con un gran delantero y una afición que aprieta mucho durante todo el partido. Un duelo de hombres donde ya no valdrán las excusas de "Esto es el fútbol y su p... madre". Toca ganar contra uno de los aspirantes al ascenso en su casa, y como dice el propio Pacheta: "Este es el camino. No hay otro"