Nazário, se te va de las manos

Hoy se cumplen 141 días de silencio de Ronaldo. Su última aparición pública para hablar del Real Valladolid se produjo el pasado 24 de mayo, dos días después del descenso. Y da la sensación que lo hizo más por obligación que por deseo. Eso sí, durante todo este tiempo ha ofrecido entrevistas, pero todas ellas lejos de Valladolid y de sus medios. En la última, por cierto, en The Athletic para echarle un capotazo a Florentino con la Superliga. Parece como que Ronaldo no se sintiera cómodo con los periodistas de esta ciudad, plumillas que al fin y al cabo no dejan de ser meros transmisores de su mensaje al aficionado del Real Valladolid. Y es por ello que unas veces el director de gabinete de presidencia, David Espinar, y en otras muchas ocasiones el entrenador, se han convertido ambos en portavoces del club.

A estas alturas nadie espera que Ronaldo aparezca con la misma cercanía que lo hizo a su llegada a Valladolid. Ni está, ni se le espera. Y cuidado, que es respetable su decisión,q aunque personalmente no comparta su política de comunicación.

Solo espero que de puertas para dentro Ronaldo esté al mando, dirigiendo y gobernando con tino y destreza el club, y si hace falta también, con mano de hierro. Si en Formentera, Ibiza o Las Pitiusas no deja que su velero vaya a la deriva, espero que haga lo mismo con nuestro equipo de Leyenda en el Pisuerga. Digo esto porque a veces hay que tomar decisiones poco amistosas con las estrellas de Hollywood. Todos conocéis lo sucedido el pasado fin de semana con la salida nocturna de varios jugadores del Real Valladolid. Por supuesto que en su tiempo libre los futbolistas pueden salir, disfrutar de la noche y hacer lo que les venga en gana, pero con unos límites. Son imagen del Real Valladolid y espejo de muchos niños... y lo son 24 horas al día, más todavía en espacios públicos. Los futbolistas cobran y muy bien... y ganan mucho dinero, entre otras cosas, porque tienen que sacrificar y dejar de lado de cosas que sí pueden hacer otros chicos de su edad. Otra cosa que tampoco entiendo es que si hay jugadores que están lesionados, o son propensos a lesionarse, no cuiden de su salud. Deberían ser conscientes de que están jugando con su futuro y también con el del Real Valladolid. Y es aquí dónde insto a la responsabilidad de Ronaldo. El club, conocedor de los hechos, ha encuadrado este altercado dentro de la privacidad de los jugadores y descartando la existencia de hechos graves... efectivamente, no hubo pelea, ni contenedores quemados, ni lanzamiento de botellas, pero esos hechos que el club trata de blanquear requirieron la presencia de la policía local.

Creo que hace mal el Real Valladolid en enjabonar este tipo de actuaciones porque de seguir esta deriva... Nazário, se te va de las manos.