Olaza, Toni Villa y Marcos André, con un pie fuera

Pasan las semanas y el Real Valladolid tiene ahora mismo la friolera cantidad de 34 futbolistas en nómina; queramos o no, debe aligerar su plantilla a 25 fichas. Parece que Sergi Guardiola saldrá rumbo al Rayo Vallecano y se podrá liberar un sueldo importante, pero Fran Sánchez debe reducir aún más el coste de la plantilla blanquivioleta. El Pucela debe vender sí o sí, entre otras cosas, porque tiene muchas fichas de coste propio de Primera División, y ese es un lujo que no puede permitirse estando en Segunda.

Marcos André no quiere jugar en Segunda División con el Real Valladolid y ahora mismo es el candidato número 1 para reforzar el ataque del Valencia. La opción Rafa Mir está total y absolutamente descartada por el club ché. Su actuación estelar con la selección española en los Juegos Olímpicos ha puesto su cotización muy lejos de las arcas valencianistas. La gran novedad para que se cierre el fichaje de Marcos André será el porcentaje de una futura venta que se quedará el Real Valladolid en el caso de que el jugador sea traspasado por el Valencia posteriormente, una cantidad potencial que se añadirá a la cifra comprendida de entre cuatro y cinco millones fijos que se abonarán al club blanquivioleta. La venta de un futbolista importante como Guedes, Diakhaby o Kang In, será clave para acometer definitivamente el fichaje.

Pude conversar largo y tendido con el representante de Lucas Olaza y me dijo que las opciones que tiene de quedarse en el Real Valladolid en Segunda División son muy escasas. Esta semana ha sido el Racing de Estrasburgo de la Ligue 1 de Francia quien contactó con el Pucela y con su agente para intentar llevarse al futbolista cedido al club francés. Pero la opción más clara para salir del club blanquivioleta es el RB Leipzig FC de la Bundesliga alemana. Su lateral izquierdo, el también uruguayo Marcelo Saracchi, se rompió los ligamentos de su rodilla derecha en un partido amistoso y estará de baja entre seis y ocho meses y la primera opción para sustituirlo es Olaza. Durante los días que restan de esta semana, tras hacerlo con su representante, el club alemán se pondrá en contacto con el Real Valladolid para lanzar una oferta. Su agente me confirma que la puerta del Atlético de Madrid se cerró definitivamente porque a su director deportivo, Andrea Berta, no le gusta y no le ve al ideal para ocupar el lateral izquierdo.

"En el club saben que tarde o temprano Lucas saldrá rumbo a otro club, por eso su nombre no aparece en la página de la Liga, aunque creo que debe ser una mera formalidad, ya que aún no está el contrato de cesión definitiva registrado", me dice literalmente el agente del futbolista uruguayo.

Por otro lado, Toni Villa es el objetivo número uno de la dirección deportiva del Elche. El murciano encaja en lo que busca el club ilicitano para su estilo y, dado que en el Real Valladolid no ha contado con los partidos y los minutos suficientes, el futbolista vería bien salir, tras jugar 21 encuentros la pasada temporada, ser titular en apenas diez ocasiones y marcar dos goles. El cuadro ilicitano ya lo quiso el pasado verano, e incluso en el mercado de invierno volvió a insistir, y puede que a la tercera sea la vencida.

Desde la ciudad ilicitana se muestran muy optimistas sobre la llegada del futbolista del Pucela, y tanto medios de comunicación como su dirección deportiva me transmiten que esta vez sí se concretará la llegada. La diferencia en esta ocasión es la postura del futbolista; ahora sí está dispuesto a salir del club blanquivioleta y apostar por un club que le daría los partidos y minutos de juego de los que ha carecido en el Real Valladolid. La vida del futbolista de élite dura muy pocos años y Toni sabe que esta tiene que ser su temporada, ya sea en el Pucela o en el Elche.