Se nos sigue escapando la victoria

Otra vez se escapó la victoria. En la octava etapa fue Ion Izagirre el que quedó segundo. Este jueves le tocó el sinsabor a Imanol Erviti. El de Movistar lo intentó, pero no pudo ser. España lleva sin ganar en el Tour desde 2018, mucho tiempo. En esta edición las oportunidades se van pasando y han sido ya dos las que se han escapado. Una pena. Viendo este tiempo de sequía, está claro que pasamos una mala racha. Ya llevamos unos años igual. Son épocas. Necesitamos alguien que pueda luchar por generales y también por etapas. Los tenemos, sobre todo en el segundo caso, pero necesitamos que los Juan Ayuso o Carlos Rodríguez, que vienen empujando muy fuerte en las categorías inferiores, nos puedan volver a poner en lo mas alto en las principales carreras.

En cuanto al resto de la etapa, fue un tanto aburrida. Solo la lucha por la victoria de etapa, al tener a uno de los nuestros, fue emocionante. También se entiende el resultado que vimos. Después de los días tan duros que los ciclistas habían pasado, en especial la jornada del doble Mont Ventoux, era normal que los ciclistas se tomasen un pequeño descanso. Lo necesitaban los equipos de los hombres de la general, pero también los de los velocistas. Cavendish sigue en la lucha y es superior, pero todos necesitaban un día así. En la jornada de este viernes podríamos vivir una etapa similar. Todo dependerá de la escapada. Si pasa cómo este jueves y se forma con un grupo grande y de calidad, será imposible. Si por el contrario se meten pocos ciclistas, ahí la posibilidad de los velocistas gana enteros. Eso sí, no hay que olvidar que tendrán que recorrer 219 kilómetros, lo que puede hacer que el trabajo en el pelotón sea todavía más complicado.