El Madrid lucha contra Goliat

Que el PSG vaya endureciendo su postura con respecto a Mbappé era algo con lo que contaba el Madrid. Hablamos de Qatar, uno de los estados más ricos del mundo por sus reservas de gas. A la entidad de París no le temblará el pulso para llevar la situación al límite, 200 millones no importan, pero sí el orgullo de un país que quiere exportar su imagen a través del fútbol. Y 2022 es el año culmen de todo este proceso que iniciaron hace casi una década y que han cuidado con tanto mimo. No sólo con la inversión en el PSG, sino también con mucho dinero en derechos de televisión, en desarrollo de cantera y, por supuesto, con el Mundial de Qatar. Ese Mundial se jugará en invierno de 2022, y decir que Mbappé estará entonces en el PSG es casi decir una obviedad.

Pero el Madrid se agarra a esa pequeña posibilidad que le da el Fair Play Financiero y aspira a una negociación. La otra cara de este culebrón es mucho más difícil de adivinar. Si Mbappé será capaz de aguantar sin renovar para salir gratis el verano de 2022. Tiene 20 años y toda una carrera por delante. A Ramos no le importó apurar porque tiene 35. Pero para Mbappé una lesión de importancia sería fatal. No hay que descartar que termine sucumbiendo a la presión. En el fondo, él y el Madrid luchan contra Goliat.